El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha desplazó este sábado con su familia a Lanzarote, donde pasará unos días de vacaciones en la residencia oficial de «La  Mareta según han informado fuentes del Ejecutivo. Un desplazamiento que ha derivado en tormenta política. El Partido Popular se ha lanzado en tromba en las redes sociales denunciando el desplazamiento familiar en el Falcon, el avion presidencial, en el que, según los populares ha viajado hasta la perra del presidente, de nombre Turca.

El pasado mes de agosto, tal y como adelantó El Independiente, Sánchez ya utilizó el avión presidencial para sus vacaciones familiares en la finca de Las Marismillas, en Doñana, y para acudir a un concierto en el Festival de Benicassim el pasado junio, poco después de asumir como presidente del Gobierno.

Para sus vacaciones, el ejecutivo ha gastado al menos 33.436,02 euros en acondicionar la residencia real de La Mareta. Patrimonio Nacional ha sustituido una lavadora, un equipo de aire acondicionado y ha instalado cámaras de seguridad.

De acuerdo con las referencias que detalla el Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad en el Portal de la Transparencia, el consejo de administración de Patrimonio Nacional -organismo que se encarga de la gestión de las residencias reales- ha adjudicado cinco contratos menores desde el pasado 5 de julio por servicios para La Mareta, en la que trabajan tres personas.

Patrimonio Nacional ha sustituido una lavadora, un equipo de aire acondicionado y ha instalado cámaras de seguridad desde julio

El encargo de mayor cuantía (14.163,39 euros, excluidos impuestos) se aprobó el pasado 19 de julio y tenía por objeto la contratación de servicios de renovación de la red local, resultando adjudicataria la empresa madrileña ICA Informática y Comunicaciones Avanzadas SL. Se trata del grupo que gestiona la ciberseguridad en los servicios críticos asociados a internet del Ministerio de la Presidencia.

Sánchez presidió el viernes en el Palacio de la Moncloa la última reunión del año del Consejo de Ministros, después de la cual compareció ante la prensa para hacer balance de los siete meses de Gobierno.

Así, el presidente y su familia se han desplazado a Lanzarote para pasar unos días en la residencia de «La Mareta«, situada en la costa turística del municipio de Teguise, que en 2015 se puso al servicio de los intereses turísticos de España por expreso deseo del rey Felipe VI.

Mandada construir por el Rey Hussein de Jordania a finales de los años setenta, el monarca hachemita jamás se hospedó en «La Mareta«, a pesar de sus frecuentes estancias en Lanzarote, y fue uno de sus hijos el único miembro de la familia real jordana que utilizó la residencia para disfrutar de su luna de miel.

En 1989, el rey jordano cedió la residencia al rey Juan Carlos I y las instalaciones pasaron a formar parte entonces de Patrimonio Nacional.