Salvo que Vox lo impida forzando unas nuevas elecciones, Juanma Moreno será el presidente de la Junta de Andalucía, con el líder de Ciudadanos Juan Marín como vicepresidente en un gobierno de diez consejerías que PP y Cs ya han perfilado en sus negociaciones. La cartera más deseada, Hacienda, se la quedarán los populares, que sin embargo conceden al partido de Albert Rivera departamentos como Economía, Empleo, Igualdad o el destinado a la regeneración democrática y la eliminación de “chiringuitos políticos”.

Tal y como informan este lunes El Mundo El País, el acuerdo de gobierno en Andalucía ya está muy alcanzado, y deberá estar cerrado del todo antes del final de esta semana, cuando la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, proponga candidato a la investidura. A partir de ahí, el reloj echará a correr durante dos meses con los focos puestos en la posición que adopte Vox.

De acuerdo a estas informaciones, el Partido Popular centraría sus esfuerzos en las carteras de Hacienda, Sanidad o Agricultura, uno de los ejes de la campaña de Juanma Moreno y uno de los objetivos del partido durante su previsible mandato: penetrar en el campo andaluz que hasta ahora había sido propiedad casi indiscutida del PSOE.

El líder popular llegó a plantear la opción de que Agricultura y Pesca integraran una vicepresidencia, aunque ésta finalmente será sólo una, recaerá en Juan Marín y estará centrada en la Economía y la regeneración democrática, con el objetivo de reducir la llamada “administración paralela” y el elevado número de cargos públicos dependientes de la Junta de Andalucía.

Ciudadanos también se quedará en el reparto con carteras como la de Empleo y la referida a las políticas de Igualdad, asunto caliente de las negociaciones, con Vox oponiéndose a dar luz verde al acuerdo entre PP y Cs si no se modifican las actuaciones pactadas respecto a la Ley de Violencia de Género. Cs, sin embargo, sigue manteniéndose firme en este frente y asegurando que no se tocará “ni una coma” del acuerdo.

En disputa están otras áreas como Educación y Universidades, vista también como un eje central del nuevo mandato para desmontar la penetración del PSOE en las instituciones y los organismos públicos gestada durante casi 40 años.