El grave suceso ocurrido el pasado domingo al mediodía en la localidad alavesa de Amurrio se ha saldado por el momento con la identificación de un hombre, sobre el que recae la sospecha de ser el autor del disparo que se hizo contra un caserío propiedad de una familia afín a la izquierda abertzale y en el que se encontraba colgado un cartel en favor del acercamiento de los presos de ETA. Según avanza la agencia EFE, el hombre sería un ex policía nacional jubilado. Ña agencia asegura que puede ser un familiar del exlehendakari Juan José Ibarretxe, extremo que la Consejería de Interior no ha confirmado y que fuentes consultadas por este diario niegan. El identificado ha negado ante la Ertzaintza ser el autor de los hechos que han suscitado una profunda reacción en el seno de la izquierda abertzale, desde cuyo entorno han asegurado que se trataría de un hombre de 74 años que residiría en Amurrio desde hace alrededor de cinco años. Por el momento la Ertzaintza no ha efectuado ninguna detención.

Fuentes de la investigación han asegurado a la agencia que en el registro efectuado en su vivienda la Policía vasca ha encontrado munición, pero no la pistola con la que supuestamente se efectuó el disparo contra ese caserío del barrio de Lezama de Amurrio. La alcaldesa del municipio del que es natural no sólo el exlehendakari Ibarretxe sino también la familia del actual líder de Vox, Santiago Abascal, ha afirmado esta mañana que el arma con la que se efectuó el disparo no estaría registrada. Desde el entorno de la izquierda abertzale se apuntó ayer que el calibre empleado había sido 9 milímetros parabellum.

Desde la Consejería de Seguridad del Gobierno vasco se ha asegurado a ‘El Independiente’ que por el momento tan sólo se trata de una identificación y que las sospechas se basan únicamente en testimonios recabados, pero que no existen “pruebas incriminatorias”. La Ertzaintza ha inspeccionado el lugar donde se produjo el disparo y analiza ya la bala recabada en la vivienda. La investigación se está llevando a cabo con la máxima celebridad por la alarma que ha provocado en el municipio.

Condena del Ayuntamiento

El suceso, que ha sido condenado por unanimidad de los partidos del consistorio de este municipio de apenas 10.000 habitantes, ocurrió en una vivienda del barrio de Lezama de la localidad. En la fachada de la casa colgaba un cartel en el que se reclamaba el acercamiento de los presos de ETA a Euskadi y el disparo rompió el cristal de la cocina, ubicada en el primer piso, pero nadie resultó herido ya que la pareja que se encontraba en ese momento en el interior de la vivienda estaba en la planta baja.

Las mismas fuentes han indicado que este hombre, al jubilarse, entregó su pistola reglamentaria, aunque han recordado que los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad pueden tener otro arma durante el ejercicio de su profesión e incluso pueden conservarla al dejar su actividad si solicitan permiso para ello con algún tipo de justificación.

La izquierda abertzale ha cuestionado duramente la actuación de la Ertzaintza y las autoridades en lo que ha calificado una “doble vara de medir” al no haberse producido hasta ahora ningún arresto por estos hechos. La contundencia con la que ayer se pronunció el secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, también ha sido criticado hoy por  el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, quien le ha recordado que en otras agresiones a sedes de partidos y cargos políticos de otras formaciones no las han condenado de igual modo.

“No nos moverán”

Para esta tarde está convocada una manifestación en la localidad alavesa en repulsa por lo sucedido. Previamente una concentración ante el ayuntamiento ha reunido a un centenar de personas. La portavoz de la  familia que sufrió el ataque, Mertxe Azkarraga ha denunciado lo sucedido y ha recordado al autor que no se moverán del municipio ni de sus “principios”. La familia ha recordado que colocaron el cartel de apoyo a los presos de ETA después de que un familiar “faltara” desde hace 28 años.  Según ha informado la izquierda abertzale el padre de la familia atacada es militante de Sortu y una de sus hijas de las juventudes de la izquierda abertzale, Ernai. Precisamente este movimiento también ha condenado lo ocurrido y ha divulgado por las redes una campaña denunciando que “fascismo español” al que advierten que “no pasarán por Euskal Herria”

El incidente del pasado día de reyes se suma a las pintadas aparecidas a mediados de diciembre pasado cuando una pintada en la casa de una edil de Orain Amurrio con el lema “Viva España” y pintadas en varios vehículos de la familia provocaron la condena de los partidos políticos e instituciones del municipio.

En Amurrio también han sido numerosos las agresiones y ataques a la sede del PP, así como a la familia del propio Santiago Abascal, cuando junto a su padre era cargo del PP vasco. En el municipio las pintadas contra ellos y contra su establecimiento familiar, así como contra los caballos que posee la familia, fueron reiterados.