Política

El PP fuerza a Vox a renunciar a sus propuestas de violencia de género, LGTBi y de igualdad

Uno de los puntos que se han introducido es el compromiso de sentar las bases para la "creación de empleo de calidad"

logo
El PP fuerza a Vox a renunciar a sus propuestas de violencia de género, LGTBi y de igualdad
Las delegaciones de PP y Vox firman el acuerdo que permite la investidura de Moreno

Las delegaciones de PP y Vox firman el acuerdo que permite la investidura de Moreno

Resumen:

El Partido Popular ha forzado a Vox a renunciar los que han sido los grandes caballos de batalla de la formación de Santiago Abascal. Según ha podido saber El Independiente de fuentes negociadoras, del acuerdo entre ambas formaciones se han eliminado las exigencias de derogación de las leyes andaluzas contra la violencia de género, de igualdad y de derechos del colectivo LGBTi, entre “muchas más modificaciones e incorporaciones”. Aún así, los de Abascal respaldarán a Juanma Moreno como presidente del ejecutivo andaluz, el primero no socialista incluso desde la Junta preautonómica.

Fuentes del PP indicaron que “no íbamos a pasar por derogar medidas a favor de defender a las mujeres o a los homosexuales”, pero el acuerdo en este sentido sólo ha sido posible por la tarde puesto que esta mañana el secretario general de Vox, Javier Ortega, no había cedido en este sentido. La exigencias de este partido, al poner ayer sobre la mesa un documento de 19 puntos -muchos de ellos calificados por los populares de “inasumibles” y “despropósitos”– amenazó con dinamitar un acuerdo que todos daban por seguro pero que podría haber alargado el proceso de formación de gobierno en Andalucía varias semanas.

Uno de los puntos que se han introducido, en un documento de 37 apartados, y que , sorpresivamente, el documento inicial de Vox no contemplaba, es el compromiso de sentar las bases para la “creación de empleo de calidad”. “Es la prioridad en Andalucía y no habían metido nada. Era la gran ausencia”, según explican las mismas fuentes. De hecho, era en el capítulo económico donde existían más posibilidades de acuerdo con Vox, sobre todo en fiscalidad y pymes, como puede ser la bonificación al 99 por ciento del impuesto de sucesiones o las ayudas a los autónomos. También hay un compromiso de lucha contra la corrupción, de eliminación de los organismos superfluos y para la creación de una auditoría independiente de todos los órganos de la Junta de Andalucía.

En materia educativa Vox también ha rebajado sustancialmente sus primeras exigencias como la garantía de que los centros no difundieran ninguan ideología que neigue “hechos cientñíficos indubitados, con especial atención a al biología”, que tenía mucho que ver con el rechazo a al transexualidad. El acuerdo supone punto y final a las esperanzas que todavía albergaba la socialista Susana Díaz de poder continuar en el Palacio de San Telmo así como de Adelante Andalucía de intentar un candidato alternativo que permitiera a la izquierda conservar el gobierno de la comunidad más poblada de España y con un peso nada menos de que sesenta diputados en el Congreso.

De este modo, la presidenta del Parlamento andaluz, Marta Bosquet, deberá proponer la candidatura de Moreno a la investidura una vez realice la ronda de conversaciones con los partidos representados en la Cámara autonómica. Moreno sumará a los 26 escaños del PP, los 21 de Ciudadanos y los 12 de Vox, esto es, 59 votos, cuatro por encima de la mayoría absoluta, por lo que no tendrá que ira a una segunda votación. Andalucía puede tener nuevo presidente la semana que viene.