Guerra abierta entre el PP y Vox a cuenta del documento de máximos que la formación de Santiago Abascal ha presentado en la primera reunión de trabajo con los populares. Génova califica de «documento inaceptable» y de «auténtico despropósito». Se trata, en definitiva, de un texto que «el PP no puede respaldar» y que demuestra que Vox «no quiere un acuerdo». Según un duro comunicado hecho público por el PP, -incluso sin haber terminado la cita, que se ha celebrado en las proximidades de Génova-, los de Vox están «desperdiciando una oportunidad histórica para que haya un cambio en Andalucía después de casi 40 años de socialismo». En definitiva, que a Vox «parece importarle más Vox que los andaluces», reprochan.

Dirigentes del PP como el vasco Borja Semper han tuiteado que, ya puestos, «hubiera sido más directo exigir expulsión de Andalucía a los que no sean de Vox», mientras que el PP andaluz, fuera de esta negociación, asiste atónito al acto de «propaganda pura» que Vox se ha montado con la presentación de un documento que resume su programa electoral, y que han puesto sobre la mesa de negociación bajo el epígrafe «propuestas para la investidura del presidente de Andalucía».

En el entorno de Juanma Moreno lamentan que los socialistas «están hoy brindando con champán», tras conocer el contenido de un texto inasumible que abre la puerta a que el próximo jueves la presidenta del Parlamento Andaluz proponga la investidura de la socialista Susana Díaz, que suma 50 votos, frente a los 47 de PP y Ciudadanos. Aunque no saliera adelante por los votos en contra de PP, Ciudadanos y Vox, permitiría a la socialista llevar la iniciativa política y desarrollar su discurso. A partir de ese momento echaría a andar un periodo de dos meses tras las cuales, si no hubiera investidura se procedería a una repetición automática de las elecciones autonómicas.

Asumir la parte económica

Como mucho, las mismas fuentes del PP andaluz consultadas señalan que podría asumirse «la parte económica y poco más» de las exigencias de Vox. Ni Juanma Moreno ni ningún miembro de su equipo ha participado en la reunión de este martes por la tarde. Vox «sólo quiere negociar en Madrid» y su candidato a la Junta de Andalucia, Francisco Serrano, con el que Moreno mantenía abierta una vía de comunicación, a confesado carecer de capacidad negociadora «porque son un partido nacional».