Política Desafío separatista de Cataluña

Líderes del 'procés' piden al Supremo que Puigdemont y el Rey testifiquen en el juicio

Rull, Turull y Jordi Sánchez solicitan que el ex presidente de la Generalitat, prófugo de la Justicia española, declare en la vista oral del Tribunal Supremo.

logo
Líderes del 'procés' piden al Supremo que Puigdemont y el Rey testifiquen en el juicio
Carles Puigdemont.

Carles Puigdemont. EP

Resumen:

La defensa de los ex consellers Jordi Turull y Josep Rull y del ex líder de la ANC, Jordi Sánchez, pedirán este martes al Tribunal Supremo que cite a declarar como testigos en el juicio del ‘procés’al Rey Felipe VI y al ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, según ha podido saber El Independiente. Está previsto que el letrado de dichos acusados, el abogado Jordi Pina, presente a última hora de este martes su escrito de defensa donde solicitará dichas pruebas testificales. En concreto, los líderes independentistas pedirán a la Sala que preside el magistrado Manuel Marchena que Puigdemont- prófugo de la Justicia española- declare a en la vista oral y que el Rey comparezca como testigo.

La defensa de los ex consellers Jordi Turull y Josep Rull y del ex líder de la ANC, Jordi Sánchez, han pedido este martes al Tribunal Supremo que cite a declarar como testigos en el juicio del ‘procés’ al Rey Felipe VI y al ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, según ha podido saber El Independiente.

El letrado de dichos acusados, el abogado Jordi Pina, ha presentado a última hora de este martes sendos escritos de defensa donde solicita dichas pruebas testificales. En concreto, los líderes independentistas pedirán a la Sala que preside el magistrado Manuel Marchena que Puigdemont- prófugo de la Justicia española- declare en la vista oral y que el Rey comparezca también como testigo pudiendo acordarse esa prueba en la forma que mejor convenga al jefe del Estado.

Si Puigdemont pisa suelo español será detenido ya que contra él sigue pesando una orden nacional de busca y captura; de ahí, que sólo pueda declarar por videoconferencia

La defensa de Rull, Turull y Sánchez considera clave ambos testimonios ya que el ex president fue la persona que tuvo la responsabilidad última sobre la declaración unilateral de independencia de Cataluña de octubre aprobada en octubre 2017; de ahí que su versión de los hechos pueda ser determinante en el juicio. No obstante, a nadie se le escapa que Puigdemont -procesado por rebelión y malversación de caudales públicos- no está hoy día preso en este procedimiento porque huyó de la Justicia española cuando debía comparecer ante la Audiencia Nacional y se refugió en Bélgica. De hecho, Carles Puigdemont sólo podría declarar por videoconferencia porque en el momento en el que el ex president pise territorio nacional pesa contra él una orden de busca y captura.

Por su parte, los investigados presos solicitan la comparecencia de Felipe VI en base al discurso histórico que pronunció el 3 de octubre de 2017, 48 horas después de la celebración del referéndum ilegal del 1-O. En aquella intervención, el jefe del Estado señaló, entre otras cuestiones, “la pretensión final de la Generalitat de que sea proclamada −ilegalmente−la independencia de Cataluña” así como que “determinadas autoridades de Cataluña”-añadió- “con sus decisiones han vulnerado de manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado”.

Forn se desmarca del 1-O

La defensa explica que debido a que, por lo establecido en el artículo 410 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, el Rey no está obligado a comparecer en la vista oral, si la Sala lo estima oportuno cite en ese caso a Jaime Alfonsín, jefe de la Casa de Rey.

El Rey pronunció el 3 de octubre de 2017 un discurso histórico sobre la «pretensión de la Generalitat de proclamar ilegalmente la independencia de Cataluña»

Por otro lado, el ex conseller de Interior de la Generalitat en el 1-O, Joaquim Forn, también ha solicitado la comparecencia como testigo de Puigdemont señalando que «dado el especial estatus procesal del testigo propuesto, su declaración debería instrumentarse mediante mecanismo de cooperación judicial internacional y concretarse a través de vídeo conferencia». Además, Forn también pide la testifical en la vista oral del ex secretario de Estado de Interior, José Antonio Nieto.

Según su defensa, ejercida por el abogado Javier Melero, Forn no participó en el diseño de los operativos policiales del 1-O «ni interfirió en el mismo desde el punto de vista político, ni, aún menos, técnico». Tampoco interfirió en el dispositivo policial durante el acoso a la comitiva judicial que registró la consellería de Economía el 20 de septiembre de 2017, episodio en el que niega haber «incitado a las masas» a oponer «violenta resistencia» a la acción de la justicia.

Además, las defensas han solicitado que comparezcan en la vista oral el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, el ex presidente de la Generalita Artur Mas, la alcaldesa de Barcelona Ada Colau y el lehendakari Iñigo Urkullu. A ellos se suman el exalcalde de Barcelona Xavier Trias; el exnúmero dos de Oriol Junqueras, Josep María Jové; el actual conseller de Políticas Digitales, Jordi Puigneró; o el mayor de los Mossos d’Esquadra Josep Lluís Trapero, acusado de rebelión en la Audiencia Nacional.

El juicio, en catalán

En otro orden de asuntos, el ex presidente de la Generalitat Oriol Junqueras y el ex conseller Raul Romeva han pedido al Supremo que “les permita la utilización del idioma catalán en cualquiera de sus intervenciones” en el juicio del ‘procés’ “esto es, durante su interrogatorio, últimas palabras o careos, en el caso de que sea su intención el de expresarse en su lengua materna”.

En su escrito de defensa, el líder de ERC y el ex conseller de Asuntos Exteriores afirman que en el Supremo “deberán proveerse los sistemas de interpretación simultánea que fuesen precisos para la traducción al castellano de tal forma que se permita el desarrollo del juicio oral en términos de normalidad” ya que de conformidad con “la Carta Europea de Lenguas Minoritarias, hecha en Estrasburgo en 1992 y ratificada por España en 2001, el uso de la lengua propia cooficial (3.2 CE) debe garantizarse en el proceso penal”.

Por su parte, la defensa del líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, sostiene en su escrito que el juicio al desafío independentista en Cataluña “acabará con la condena del Estado por vulneración de derechos democráticos” y hace referencia a la sentencia de la  Sala Segunda del Supremo el 20 de julio del 2007 dictó la referente a la cárcel de Guantánamo donde hablaba del “decaimiento generalizado de garantías procesales y la desproporcionalidad de las penas”.

Tal y como publicó El Independiente, el calendario que se maneja en la Sala Segunda es el siguiente: que la vista oral arranque a finales de enero -ya se ha solicitado a Interior el traslado de los presos- y finalice antes de que comience la campaña electoral, ya que en el ánimo del Supremo está no interferir en el devenir político del país. No obstante, las mismas fuentes explican que es difícil saber “con exactitud” cuántos meses se va a prolongar el juicio ya que dependerá en gran medida de la prueba –testificales, periciales, etc- acordada y de, si a medida que se celebren sesiones, se renuncia o no a parte de la misma.

De igual manera, las fuentes informantes explican que está previsto que el juicio se celebre los martes, miércoles y jueves en sesión de mañana y tarde en el histórico Salón del Plenos del tribunal. El plazo que se baraja de duración de la vista oral ronda los tres meses.

Comentar ()