Política

Villarejo vincula el encargo del BBVA a un hecho trágico que marcó la vida española

El comisario muestra al juez su "especial interés" por declarar sobre el trabajo que hizo para el banco en 2004. "Él necesita aclarar esa situación, que tiene una gran relevancia que debe ser conocida por todos los españoles", anticipa su abogado

logo
Villarejo vincula el encargo del BBVA a un hecho trágico que marcó la vida española
El comisario Villarejo, en una entrevista con 'El Independiente' meses antes de su detención.

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, en una entrevista con 'El Independiente' meses antes de su detención. GIULIO M. PIANTADOSI

Resumen:

El comisario jubilado José Manuel Villarejo ha mostrado este jueves ante el juez su “especial interés” por declarar en relación con el espionaje masivo del BBVA, al entender que las noticias que se están publicación constituyen una “interpretación muy simple” cuando los hechos son de “gran trascendencia” por “luctuosos acontecimientos acaecidos en la vida española”.

Así lo ha declarado a los periodistas el abogado del antiguo agente encubierto, Antonio José García Cabrera, tras suspenderse la declaración que su representado ha prestado durante unas dos horas ante el magistrado de la Audiencia Nacional que instruye la Operación Kitchen, Manuel García-Castellón. La comparecencia se retomará el próximo lunes.

El letrado ha eludido expresamente precisar si al hablar de “luctuosos acontecimientos” se estaba refiriendo inequívocamente a la matanza del 11-M, que tuvo lugar hace casi 15 años. “Él necesita aclarar esa situación, que nada tiene que ver con lo que se ha publicado pero que tiene una gran relevancia que debe ser conocida por todos los españoles”, ha afirmado.

El encargo formalizado por el segundo banco del país a una empresa controlada por el entonces policía en activo tuvo lugar a finales de 2004, ocho meses después de que una célula islamista atentara en cuatro trenes de cercanías en Madrid y  acabara con la vida de 193 personas. Aquella tragedia se produjo en vísperas de las elecciones generales que ganó el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, que arrebató el poder al PP tras ocho años en el Gobierno.

El comisario vincula el encargo del BBVA con hechos que tienen “una gran relevancia” y “deben ser conocidos por todos los españoles”

La documentación y las conversaciones que han trascendido hasta ahora vinculan el servicio prestado por Grupo Cenyt al BBVA con el intento de frustrar la maniobra impulsada por el presidente de Sacyr, el constructor Luis del Rivero, para tomar el control del banco y descabalgar a Francisco González de la presidencia de la entidad. El banco situaba en esa operación al industrial Juan Abelló y a Miguel Sebastián, entonces jefe de la Oficina Económica de Moncloa y posteriormente ministro de Industria.

José Manuel Villarejo ha sido conducido en la mañana de este jueves desde el centro penitenciario de Estremera (Madrid) hasta la Audiencia Nacional para declarar como imputado por su participación en la Operación Kitchen, el dispositivo puesto en marcha por la Policía Nacional en 2013 para tratar de averiguar dónde ocultaba el dinero el ex tesorero del PP Luis Bárcenas y quiénes eran sus testaferros. Las pesquisas tratan de aclarar si el operativo incluyó el robo de documentación comprometedora para la antigua cúpula de la formación conservadora tras captarse al chófer de Bárcenas como confidente, lo que incluyó el pago de fondos reservados (al menos 48.000 euros).

Participación en la ‘Operación Kitchen’

El abogado ha eludido aportar detalles del contenido de la declaración de su cliente al estar secretas, limitándose a reconocer que el interrogatorio ha girado en torno exclusivamente a detalles de la Operación Kitchen. El polémico policía, que pidió sin éxito que su declaración se hubiera realizado por videoconferencia y no físicamente al tener la tensión arterial alta, ha aprovechado su comparecencia para mostrar al instructor su voluntad de aclarar todos los hechos que se investigan en las distintas piezas separadas -ya nueve- que constituyen el caso Tándem.

El letrado García Cabrera ha vuelto a denunciar que se estén filtrando de manera “interesada” detalles de las actuaciones judiciales y del material incautado a su representado en el curso de los registros practicados en sus viviendas tras su detención el 3 de noviembre de 2017, lo que ha calificado de “inaceptable”.”Se está utilizando un sumario en guerras meramente políticas o económicas. Eso no puede permitirse en un estado de Derecho. Los casos judiciales se ventilan en los tribunales y, si el señor Villarejo tiene alguna responsabilidad, él responderá”, ha mantenido.

Los interrogatorios han comenzado este jueves con la declaración como investigado de Enrique García Castaño, El gordo, comisario principal que intervino también el dispositivo Kitchen durante su etapa como jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Nacional. Esta comparecencia no ha terminado, fijándose para mañana su continuación.

Fuentes jurídicas han informado a El Independiente de que García Castaño ha defendido ante el juez la legalidad de las pesquisas, que se informó de los datos que se iban obteniendo y que se colgaron anotaciones en el Grupo de Análisis y Tratamiento de Información (GATI), la base de datos propia de la Policía Nacional. “No existe la Operación Kitchen“, ha mantenido.

“No existe”

Ésta es la misma línea de defensa que Eugenio Pino, ex Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía, mantendrá cuando la próxima semana comparezca también como investigado en esta pieza separada del caso Villarejo. “La Operación Kitchen no existe, no existe”, ha manifestado sucintamente ante los periodistas que cubrían las comparecencias. Pino estaba citado este jueves, pero el retraso en las citas anteriores y la falta de tiempo del juez -se encuentra en labores de guardia esta semana y ha de tomar declaración a los detenidos el pasado martes en Cataluña por su relación con el terrorismo yihadista- han llevado a posponerla al próximo martes.

Enrique García Castaño, al que él juez imputa la comisión de delitos de cohecho y malversación de caudales públicos, ha asegurado que el objetivo de este dispositivo policial fue localizar el dinero que Luis Bárcenas escondía al fisco, las cuentas corrientes en las que guardaba las mordidas cobradas a adjudicatarios de contratos licitados por administraciones públicas gestionadas por el PP y quiénes eran las personas que utilizó como testaferros.