Política EL DEBATE SOBRE LA PRISIÓN PREVENTIVA

Denegada por octava vez la libertad para el líder de Ausbanc, preso desde hace 33 meses

El juez anticipa en un auto que Luis Pineda seguirá en la cárcel para conjurar el riesgo de fuga y garantizar así que esté presente en el juicio, todavía sin fecha de inicio / El entorno del acusado niega que pueda manejar fondos en el extranjero

El líder de Ausbanc, Luis Pineda, en abril de 2016 cuando fue detenido en Madrid.

El líder de Ausbanc, Luis Pineda, el 15 de abril de 2016 cuando fue detenido en Madrid en el marco de la 'operación Nelson'. EFE

La Audiencia Nacional ha rechazado por octava vez la petición de libertad provisional planteada por Luis Pineda, el líder de la desmantelada Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) para el que la Fiscalía pide 119 años de cárcel como autor de delitos de extorsión, estafa, blanqueo de capitales, organización criminal y contra la Hacienda Pública. Pineda permanece en prisión preventiva desde hace casi tres años y, por lo que anticipa la última resolución judicial, permanecerá recluido para conjurarse el riesgo de fuga y garantizar así su asistencia al juicio.

«Las penas solicitadas por las acusaciones hacen aconsejable mantener la medida privativa de libertad, sobre todo porque nos encontramos en una fase definitiva de cierre de la instrucción, de la que únicamente restan por presentarse escritos de defensa por algunos responsables civiles; de tal manera que el sometimiento del acusado Luis Pineda Salido a las sesiones del juicio oral debe hacerse con unas mínimas garantías que aseguren su presencia ante la sala enjuiciadora», razona el juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama en el auto -fechado el pasado 4 de enero- por el que rechaza el recurso de reforma interpuesto por el procesado contra la última denegación de libertad (18 de diciembre de 2018).

El magistrado atendía así el criterio de la Fiscalía, que aprecia un «riesgo de fuga evidente» atendiendo a la gravedad de los hechos investigados y a la pena que llevan aparejados. El Ministerio Público recuerda que, en la fase de instrucción, «ha quedado acreditada la existencia de transferencias de fondos a diversos países» -como EEUU, Colombia y Venezuela- que «no han sido localizados», lo que alimenta el «riesgo cierto y concreto» de que Pineda «pueda eludir la acción de la Justicia».

El fiscal José Perals considera que al hecho de que el acusado esté integrado «en una organización criminal de carácter internacional» se suma la disposición de «patrimonio fuera de España», circunstancias que le proporcionarían «condiciones idóneas para sustraerse de la Justicia española».

El juez anticipa en un auto que Luis Pineda seguirá en la cárcel para asegurar que esté presente en el juicio, aún sin fecha de inicio

Fuentes próximas a Pineda rechazan los argumentos que la Justicia viene esgrimiendo para mantenerlo en prisión y aseguran que «no hay dinero» que aquél pueda manejar lejos de España. «Tienen localizadas las transferencias que se hicieron y a qué se destinaron (nóminas, pago a proveedores…). Las sociedades en el extranjero son propiedad de Ausbanc Empresas y no de Luis Pineda, aunque éste fuera el presidente y tuviera los poderes», defienden.

El Juzgado de lo Mercantil 7 de Madrid declaró en concurso voluntario en abril de 2017 a la Asociación de Usuarios Bancarios Ausbanc España, la Asociación de Usuarios de Servicios Financieros Ausbanc Empresas, la Asociación de Servicios Bancarios y Consumidores de Madrid Ausbanc Madrid, El Club de la Buena Vida SL, Producciones Zapallar SL y Estructuras y Servicios Inmobiliarios SL, todas controladas directa o indirectamente por Luis Pineda y hoy en fase de liquidación. También tiene bloqueadas las cuentas corrientes y productos financieros -sólo se autoriza a su esposa a disponer de 735 euros al mes- y se han trabado embargos sobre todas sus propiedades inmobiliarias.

Pineda fue detenido por agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional el 15 de abril de 2016 cuando regresaba a Madrid tras haber asistido a la Feria de Abril de Sevilla y tres días después el juez Santiago Pedraz, titular del Juzgado Central de Instrucción 1 de la Audiencia Nacional, lo mandó a prisión no eludible bajo fianza.

El presidente de Ausbanc fue arrestado en el marco de la Operación Nelson como líder de una trama que habría extorsionado supuestamente a los bancos a cambio de no hablar mal de ellos en sus publicaciones. Esa redada incluyó también la detención del secretario general del colectivo de funcionarios públicos Manos Limpias (Miguel Bernad). Ambos fueron enviados a prisión incondicional tres días después, si bien Bernad salió en libertad provisional en diciembre de ese mismo año tras depositar su familia una fianza de 50.000 euros.

Pineda ha coincidido en Estremera con Francisco Granados, dos presos del ‘procés’ (Rull y Romeva) y uno de los principales acusados del ‘caso Lezo’

Luis Pineda ocupa celda en el módulo 3 del centro penitenciario de Estremera (Madrid), donde coincidió durante más de un año con el ex vicepresidente de la Comunidad de Madrid Francisco Granados. El jefe de Ausbanc ya ha superado en tiempo privado de libertad al cabecilla de la trama Púnica, que permaneció en prisión preventiva durante dos años y medio (desde octubre de 2014 a junio de 2017). A la espera de que termine la instrucción de esta macrocausa de corrupción,Granados logró salir de la cárcel tras depositar una fianza de 400.000 euros.

Cuando Pineda entró en prisión, a Donald Trump le quedaban aún ocho meses para llegar a la Casa Blanca, Mariano Rajoy aún no había sido nuevamente reelegido, no se había celebrado aún el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea y Julen Lopetegui no había firmado todavía como seleccionador nacional de fútbol en sustitución de Vicente del Bosque. Sus casi tres años de reclusión avivan el debate sobre la utilización de la prisión preventiva en España, de máxima actualidad a cuenta de la negativa de la juez que instruye el caso Erial a excarcelar al ex ministro Eduardo Zaplana pese a estar éste gravemente enfermo (padece leucemia).

«Narcotraficantes colombianos salen con fianza»

El juez Santiago Pedraz dio por terminada la instrucción del caso Nelson el 29 de octubre de 2017 e inició la fase intermedia, sin que se hayan elevado todavía los autos a la Sala para su enjuiciamiento. Será la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional la encargada de juzgar los hechos investigados por el titular del Juzgado Central de Instrucción 1 durante más de dos años y medio, si bien dicho tribunal es el que está enjuiciando el caso de la salida a bolsa de Bankia y tiene fijadas sesiones al menos hasta finales de junio.

Salvo cambio radical de criterio, improbable a la vista de los argumentos expuestos en el último auto denegatorio de libertad, Pineda habrá superado ya en esa fecha los tres años de prisión preventiva pero estará aún dentro del límite máximo que la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim) -en su artículo 504- prevé para los delitos graves. «Ve que narcotraficantes colombianos salen con fianza y él sigue dentro», se lamentan fuentes cercanas al presidente de Ausbanc en conversación con este diario.

Desde Estremera, Luis Pineda sigue con atención las informaciones periodísticas sobre los millonarios encargos que el BBVA le hizo a empresas de José Manuel Villarejo cuando éste aún ejercía como policía en activo. El entorno del líder de Ausbanc defiende que la operación que se saldó con la detención de Pineda fue una maniobra de Francisco González -entonces presidente ejecutivo del banco- «para cargarse a Ausbanc», iniciándose presuntamente la investigación con un informe que habría elaborado Villarejo por encargo de la entidad financiera.

Pide que Villarejo declare en el juicio

En su escrito de defensa, Luis Pineda ha pedido que se cite al juicio como testigo al comisario ya retirado -en prisión preventiva también en Estremera- para que responda con obligación de decir verdad si fue él quien presentó la denuncia anónima en el registro de la Comisaría General de Policía Judicial el 2 de febrero de 2015 que dio pie a la investigación policial y, 22 días después, a la incoación de las diligencias judiciales.

A la espera de que llegue el juicio, Pineda consume las horas en prisión haciendo deporte -«físicamente ha mejorado mucho y ha perdido mucho peso», señalan fuentes de su entorno- y leyendo mucho, a razón de entre dos y tres libros al mes. En Estremera ha coincidido con Granados y con dos presos del procés (los ex consellers Josep Rull y Raül Romeva) e hizo amistad con Edmundo Rodríguez Sobrino, antiguo hombre fuerte del ex presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González en los negocios del Canal de Isabel II en Suramérica y detenido en el marco del caso Lezo. De los cinco, sólo él sigue entre barrotes.

Te puede interesar

Comentar ()