PolíticaELABORACIÓN DE 'INFORMES DE INTELIGENCIA'

El BBVA pagó más de cinco millones al comisario Villarejo entre 2012 y 2017

Dos empresas controladas por el policía emitieron 21 facturas por la prestación al banco de diversos trabajos, algunos análogos a los que investiga la Audiencia Nacional / La entidad reconoce los pagos y asegura que obligaba a su proveedor a "cumplir la ley"

logo
El BBVA pagó más de cinco millones al comisario Villarejo entre 2012 y 2017
El comisario ya retirado José Manuel Villarejo y una de las facturas por servicios al BBVA.

El comisario ya retirado José Manuel Villarejo y una de las facturas por servicios prestados al BBVA. EL INDEPENDIENTE

Resumen:

El comisario ya retirado José Manuel Villarejo facturó al BBVA a través de su entramado societario al menos cinco millones de euros entre 2012 y 2017 por la prestación de trabajos análogos a los que la Audiencia Nacional investiga en el caso Tándem, como ‘servicios de inteligencia’.

La entidad financiera ha reconocido a ‘El Independiente’ los pagos y ha asegurado que en todos los contratos firmados con las empresas del polémico policía, en prisión preventiva desde hace casi un año, se incluía de forma expresa “la obligatoriedad del cumplimiento de la legislación”.

En una de las 21 facturas emitidas en dicho periodo se alude al ‘proyecto King’, el encargo realizado por clientes ecuatoguineanos que dio origen a la investigación judicial.

El primer contrato entre empresas de Villarejo y el banco está fechado en 2010, dos años antes del periodo que investiga el juez Diego de Egea.

El comisario José Manuel Villarejo facturó al BBVA a través de su entramado societario al menos cinco millones de euros entre los años 2012 y 2017 por la prestación de trabajos análogos a los que el Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional y la Fiscalía Anticorrupción investigan en el marco del caso Tándem, como ‘servicios de inteligencia’. La entidad financiera ha reconocido a El Independiente los pagos y ha asegurado que en todos los contratos firmados con las empresas del polémico policía se incluía de forma expresa “la obligatoriedad del cumplimiento de la legislación”.

De acuerdo con la documentación que obra en poder de este diario, Club Exclusivo de Negocios y Transacciones SL (Cenyt) -la matriz del conglomerado empresarial controlado por el antiguo agente encubierto- emitió 20 facturas a Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA por importe de 5.005.299,38 euros (sin IVA) entre el 1 de febrero de 2012 y el 1 de abril de 2017. La mayoría de estos pagos se abonaron mediante transferencia a una cuenta que Cenyt tiene abierta en una sucursal del BBVA en el Paseo de la Castellana, justamente enfrente de Nuevos Ministerios y a unos 900 metros de la sede del grupo empresarial de Villarejo en Torre Picasso.

No fue la única la sociedad controlada por el comisario que facturó servicios a la segunda entidad financiera del país. Hubo otra empresa -concretamente Cenyt Consultoría Organizacional SL- que cobró 2.800 euros por una sesión de trabajo en grupo denominada ‘Wether the weather’ y que supuestamente había impartido el 12 de septiembre de 2013.

De las 21 facturas emitidas en el periodo referido, un total de 13 están fechadas cuando Villarejo se encontraba aún en activo en el Cuerpo Nacional de Policía. En concreto, el hoy preso no pasó a la situación administrativa de jubilación voluntaria hasta el 22 de junio de 2016, semanas antes de cumplir los 65 años.

El juez que instruye el caso Tándem sostiene que, al menos desde 2012, el comisario ya jubilado “había sido contratado por clientes” para elaborar “informes de inteligencia y dosieres utilizables en el ámbito de luchas personales” valiéndose de la información “confidencial” a la que podía acceder por su “condición policial”. A cambio, el funcionario-empresario recibía “grandes cuantías”, tanto en dinero en efectivo como en pagos “en especie” para él o sus familiares.

Empresas del policía emitieron 21 facturas por la prestación al banco de diversos trabajos, algunos análogos a los que investiga el juez De Egea

A la luz del montante que desvela este diario, uno de los principales clientes del entramado empresarial de Villarejo fue el BBVA, cliente para el que empezó a trabajar al menos en febrero de 2010. Hay referencia documental de que ambas partes firmaron un contrato el 16 de febrero de dicho año, desconociéndose si hubo colaboraciones anteriores a dicha fecha.

Las fuentes consultadas no tienen dudas de que las sociedades dirigidas por el controvertido policía comenzaron a prestar servicios para la entidad financiera merced a su amistad con el comisario Julio Corrochano Peña, que en septiembre de 2002 había dejado la Policía Nacional -donde ejerció como comisario general de Policía Judicial y jefe superior en Madrid, entre otras relevantes responsabilidades- para asumir la dirección de seguridad del grupo BBVA. Corrochano Peña se jubiló el pasado año.

Como agente encubierto, Villarejo prestó durante 23 años tareas operativas como funcionario adscrito a la Secretaría de Estado de Seguridad pero con dependencia funcional de diversas comisarías generales de la Policía Nacional. Una de ellas fue la de Policía Judicial, para la que desempeñó -entre otras- labores de investigación antiterrorista, contra el narcotráfico y la corrupción.

¿Vinculación con el ‘proyecto King’?

Entre las facturas emitidas por Cenyt por trabajos realizados al banco llama la atención la fechada el 1 de febrero de 2012 y registrada como número 8. Por un importe superior a los 600.000 euros (excluido el 18 % de IVA), el concepto literal es el siguiente: “Servicios profesionales de localización de bienes y estructuras patrimoniales paralelas al proyecto denominado KING. Provisión de fondos”. El importe superaba los 600.000 euros, excluido el 18 % de IVA.

Factura emitida por Cenyt el 1 de febrero de 2012 por servicios paralelos "al proyecto denominado KING".

Factura emitida por Cenyt el 1 de febrero de 2012 por servicios paralelos “al proyecto denominado KING”. EL INDEPENDIENTE

La referencia a ‘King’ en este documento es relevante por cuanto recuerda al proyecto de inteligencia financiera que Villarejo realizó para unos clientes guineanos vinculados a la petrolera estatal Gepetrol y que da nombre a una de las piezas del caso Tándem. El encargo consistía en la investigación y seguimiento de Gabriel Mbega Obiang Lima, ministro de Minas e Hidrocarburos de Guinea Ecuatorial y enfrentado a su hermano Teodorín por suceder a su padre al frente de la jefatura del Estado de este país africano.

Un portavoz del BBVA ha asegurado que dicha factura corresponde a “servicios prestados de investigación sobre la solvencia patrimonial de una empresa española deudora del banco” y rechaza que se contrataran servicios a la empresa de Villarejo en relación con el encargo que este recibió de los clientes guineanos.

El banco admite los pagos al entramado societario del comisario hoy en prisión y dice que obligaba a su proveedor a “cumplir la legislación”

Las pesquisas del caso Tándem han puesto al descubierto que los clientes ecuatoguineanos pagaron a Cenyt la suma de 5,3 millones de euros como contraprestación por la prestación de estos servicios de consultoría, que requirieron la realización de seguimientos, viajes al extranjero, grabaciones y compra de confidentes y datos bancarios. Todo ello se investiga en la pieza principal de esta macrocausa, abierta hace casi un año.

Según la Fiscalía Anticorrupción, ese dinero acabó en España tras valerse el antiguo agente encubierto de un “complejo entramado societario que le permitía oscurecer aquel origen de los fondos para integrarlo en el circuito económico legal tras la realización de diversas operaciones bancarias a través de Suiza, Reino Unido, Estados Unidos, Uruguay y Panamá”.

Cenyt también facturó al BBVA “honorarios por servicios profesionales” relativos al “análisis y vigilancia de seguridad de entorno general” y al “asesoramiento, vigilancia y asistencia ante situaciones de crisis cualesquiera en que se vean involucrados personas o activos de BBVA”; “localización de patrimonios y servicios de inteligencia comercial y corporativa y una “prima de éxito” asociada al citado contrato firmado el “16 de febrero de 2010”. Esta factura está fechada el 17 de febrero de 2014 y es la de mayor cuantía: 2.130.299 euros (más IVA), sin que haya trascendido el cometido que logró cumplir la empresa de José Manuel Villarejo para ser merecedora de tan jugoso incentivo.

Factura con la que la empresa de Villarejo cobró una "prima" de 2,13 millones de euros.

Factura con la que la empresa de Villarejo cobró una “prima” de 2,13 millones de euros.

A preguntas de El Independiente, un portavoz del BBVA ha reconocido que Cenyt “ha sido proveedor del área de seguridad del banco para servicios de asesoría en materia de seguridad y de protección de activos y personas de la entidad”, lo que no cubre el concepto que se detalla en alguna de las facturas: “servicios profesionales de localización de bienes y estructuras patrimoniales paralelas al proyecto denominado KING”.

“Pagos en España”

“Todos los contratos incluían de manera explícita la obligatoriedad del cumplimiento de la legislación. Obviamente, todos los pagos se facturaron en España”, han agregado las fuentes para justificar la legalidad de la relación profesional mantenida por el banco con las empresas del comisario ya retirado cuando éste aún se encontraba en activo.

El Ministerio Público no tiene dudas de que José Manuel Villarejo es el “propietario real” de Cenyt, sociedad que comenzó a operar el 8 de agosto de 1996 -tres años después de que el policía se reintegrara al servicio activo tras una excedencia de diez años- con un capital social de 1,5 millones de euros y bajo el siguiente objeto social: “La construcción de todo tipo de obras inmobiliarias por cuenta propia y ajena, así como el estudio y cálculo de las mismas; la prestación de servicios de organización, gestión y ejecución de eventos empresariales, sociales, culturales, recreativos o deportivos, incluyendo la puesta en marcha de ferias de muestras, comerciales e industriales”.

Pendientes de las comisiones rogatorias

La empresa tuvo como primer administrador único a Rafael Redondo, socio de Villarejo y quien ha permanecido en prisión preventiva durante casi diez meses tras su detención en la Operación Tándem. Según la información que consta en el Registro Mercantil, Redondo cesó el 26 de julio de 2001, figurando como apoderado desde febrero de 2004. Desde hace tres años, la sociedad es administrada por un hijo del comisario retirado actualmente encarcelado, también arrestado hace casi un año en el marco del mismo procedimiento judicial.

En un auto fechado el pasado 4 de octubre, el juez Diego de Egea ha vuelto a denegar la excarcelación de Villarejo, al que rechaza conceder la libertad provisional ni siquiera con fianza para conjurar el riesgo de que pueda obstruir nuevas líneas de investigación que podrían ponerse en marcha con la información que arrojen las comisiones rogatorias cursadas a casi una decena de países.

¿175.000 euros para frenar el acoso de Ausbanc?

Club Exclusivo de Negocios y Transacciones SL (Cenyt) también prestó servicios al BBVA con motivo del presunto acoso que el presidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), Luis Pineda, llevó a cabo contra el banco en sus publicaciones por negarse a anunciarse a cambio de que hablara bien de la entidad ante los consumidores. Era una suerte de ‘impuesto revolucionario’ que la entidad liderada por Pineda -en prisión preventiva desde abril de 2016 tras su detención en la Operación Nelson- cobraba a bancos y cajas, según ha puesto de manifiesto la investigación que ha llevado a cabo el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz.

El diario Público informó el pasado 27 de mayo que el jefe de seguridad del BBVA, Julio Corrochano, había contratado a la empresa de Villarejo ante el chantaje al que Ausbanc estaba sometiendo a la entidad. El Independiente tiene en su poder una factura, por importe de 175.000 euros y fechada el 15 de junio de 2015, que podría responder a la prestación de dicho servicio a tenor del concepto que se detalla: “Trabajos de investigación que se describe en anexo, realizados en los dos últimos años en España y en el extranjero, incluyendo -entre otros- estructura, financiación, intereses y actuaciones del sujeto (sic), al objeto de determinar las motivaciones y finalidades a los que puede responder su estrategia de acoso al grupo y sus directivos y a los efectos de la defensa jurídica correspondiente”.