El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, ha reconocido hoy que las denuncias por incidentes motivados por el odio político se han disparado en Cataluña en pleno procés, al llegar en 2018 a 326, casi una al día. Unos datos que coinciden con los del Ministerio del Interior que también ha señalado un aumento exponencial de las denuncias por delitos de odio, ante los que Buch ha afirmado que los Mossos d’Esquadra actuarán con «neutralidad» pero no «equidistancia».

Pese a que el independentismo ha negado reiteradamente que el proceso haya sembrado división en la sociedad catalana, Buch ha reconocido hoy que las denuncias por odio político fueron las que más crecieron el pasado año en Cataluña, al pasar de 121 en 2017 a 326 en 2018, debido a la «situación del país», en referencia a los enfrentamientos entre partidarios y detractores de la independencia y al auge de «ideologías extremistas etiquetadas como fascistas o populistas».

Buch ha advertido sobre el auge de las ideologías extremistas, con actitudes «intolerantes» y ha advertido del riesgo de usar «en balde» la expresión «fascista», porque es un fenómeno que se debe combatir policialmente, educativamente y sin banalizarlo.

Desde Cs, el diputado Jean Castel ha denunciado que su partido fue víctima de un «ataque fascista» el pasado fin de semana, cuando miembros de la formación naranja fueron atacados por independentistas en Torroella de Montgrí (Girona), ante lo que ha criticado que salieran en su defensa efectivos de la unidad ARRO de los Mossos d’Esquadra pero no de los especialistas en antidisturbios (Brimo).

Comparecencia de Cunillera

La Comisión ha acordado además la comparecencia de la delegada del Gobierno, Teresa Cunillera, para explicar las detenciones practicadas por la Policía Nacional en Girona dentro de la instrucción por la invasión de las vías del AVE el pasado 1 de octubre. La policía realizó 16 detenciones, entre ellas a dos alcaldes de la CUP y al sobrino del president Quim Torra, que según los partidos independentistas fueron ilegales, puesto que no habían sido ordenadas por el juez instructor del caso. La petición de comparecencia ha sido aprobada a propuesta de la CUP, con el apoyo de ERC, JxCat y los Comunes y la oposición de PSC, PP y Cs.

Por contra, la Comisión ha rechazado la propuesta de Ciudadanos para que compareciera el Director General de la Policía y el Responsable de la División de Asuntos Internos de los Mossos para «informar sobre el funcionamiento de esta división y la adecuación a derecho de sus actuaciones». Cs había pedido además la comparecencia del grupo Mossos por la Constitución, convencidos de que la estructura de mando de la policía autonómica actúa por motivaciones políticas.