PolíticaANDALUCÍA

Moreno admite que no puede bajar ya todos los impuestos por la ‘herencia’ del PSOE

El presidente andaluz pide "paciencia" a los andaluces porque es "complejo revertir inercias" y los cambios requieren tiempo

logo
Moreno admite que no puede bajar ya todos los impuestos por la ‘herencia’ del PSOE
Juanma Moreno, líder del PP de Andalucía.

Juanma Moreno en el Parlamento de Andalucía. EFE

Resumen:

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha asegurado este martes que su Gobierno ha recibido una “herencia envenenada” por parte de los socialistas, aunque ha garantizado que “darán la vuelta” a esta situación que no les permitirá, entre otras cuestiones, bajar los impuestos comprometidos a la misma vez. “Si dijera que lo voy a hacer estaría mintiendo”, ha advertido el ‘popular’, añadiendo que tendrá que hacerse de forma progresiva.

En una entrevista en la cadena Cope, recogida por Europa Press, Moreno ha dicho que esperaba tener “capacidad de gasto”, lo que se denomina como “liquidez contable” para poder hacer cosas “de manera inmediata”, pero que ésta es “muy, muy escasa”. “Todo está condicionado, limitado y sin capacidad de libre disposición”, ha explicado. Una de las medidas que Moreno Bonilla había prometido en campaña era la supresión del Impuesto de Sucesiones, unido a una bajada masiva de impuestos. Unas promesas que tendrán que esperar.

Tras apuntar que es “prácticamente imposible” realizar cualquier cuestión fuera del ámbito presupuestario prorrogado, el jefe del Ejecutivo andaluz ha considerado “muy frustrante” esta situación para un nuevo gobernante “que viene con nuevos objetivos”.

En su opinión, los socialistas han tenido “buenos, regulares y malos gestores”, pero en los últimos años “no nos han tocado los mejores”. “Me resisto a decir esta frase, pero no tengo más remedio: nos han dejado una herencia envenenada a la que le vamos a dar la vuelta”, ha afirmado el presidente de la Junta.

Moreno, que ha querido lanzar un “mensaje de confianza pero también de paciencia” a los andaluces, ha dicho que después de cuatro décadas de gobiernos socialistas es “complejo revertir inercias” y los cambios requieren tiempo. Según ha precisado, solo en el ámbito de la sanidad se necesitan 2.000 millones para poner a este sector “en el lugar que le corresponde” y acabar con las listas de espera.

“Son 2.000 millones que no están, por lo que se requiere de audacia, inteligencia, estirar el euro público y saber escuchar a los profesionales”, ha apuntado Moreno, a la par que ha señalado que hay decisiones políticas que no requieren de dinero, como por ejemplo, la despolitización de la administración sanitaria.

En este contexto, el jefe del Ejecutivo andaluz ha manifestado que su gobierno va a bajar la presión fiscal como “llamada a nuevos inversores” y también va a utilizar otros mecanismos como la venta de suelo público que no genera actividad y que los propios ayuntamientos “no quieren”, unos solares que pueden destinarse a la construcción de viviendas, hoteles o centros comerciales.

En relación a las auditorías que su gobierno ha encargado para conocer el estado de la administración andaluza, Moreno ha dicho que se espera “cualquier cosa” y que por “muy entrenada” que esté su capacidad de asombro “siempre podemos sorprendernos más”. “Cuando vi que se usaban tarjetas de crédito con fondos públicos para ir a prostíbulos comprobé que el nivel de impunidad ha sido muy alto”, ha confesado.

Moreno se ha referido también al “problemón” que tiene Andalucía con una burocracia que “asusta” a la inversión y un exceso de leyes, “muchas contradictorias y antiempleo” y ha indicado que Andalucía no puede ser una “tierra hostil” para la inversión. “Mientras otros se levantaban pensando qué nuevas leyes hacemos, nosotros vamos a ver cuáles quitamos”, ha afirmado el presidente de la Junta.

“Plena sintonía” con Cs

De otro lado, ha sostenido que existe “plena sintonía” con Cs, socio de gobierno, y ha insistido en que aunque son fuerzas distintas y con diferencias, éstas las superan con el objetivo común de que “el cambio anhelado sea una realidad” y con el convencimiento de que “no podemos decepcionar”.

Moreno ha indicado que el traspaso de poderes ha sido “correcto pero no ejemplar, ni mucho menos” y que ha dado confianza a los consejeros de su gobierno para que diseñen sus propios equipos. Ha defendido que cada uno deber tomar sus decisiones en el ámbito de su responsabilidad y que hay personas que vienen de las administración anterior que tienen “méritos” y deben ser “tenidas en cuenta”.

A la espera de una reunión con Sánchez

Respecto a la reunión que este lunes solicitó de manera formal al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha revelado que la Secretaría de Moncloa se han puesto en contacto con la andaluza para proponerle celebrar un encuentro este viernes a las 13,00 horas, si bien Moreno no ha podido comprometerse pues para ese día ya tiene cerrada una reunión con el vicepresidente de la Comisión Europea en Málaga, con quien abordará asuntos “que afectan de manera muy importante a Andalucía”.

De este modo, el presidente andaluz ha solicitado una nueva fecha al Ejecutivo central y confía en poder reunirse con Sánchez pronto.

En cuanto al contenido que tratarán en el encuentro, Moreno ha dejado claro que no quiere más competencias para Andalucía sino que las que ya tiene “estén bien financiadas”, de ahí que reformar el modelo de financiación autonómica vaya a ser la principal reivindicación que haga al jefe del Ejecutivo central porque además, contar con 4.000 millones más, como recogía el acuerdo aprobado en el Parlamento, es “fundamental” para el mantenimiento de los servicios públicos.

Asimismo, sacará a coalición tanto el Brexit y sus consecuencias en Andalucía como la igualdad entre los españoles. Y es que, como ha garantizado Moreno, no tolerará “que el presidente del Gobierno, para mantenerse un cuarto hora más Moncloa, otorgue privilegios a los independentistas de Cataluña en menoscabo del resto españoles”.

“Andalucía tiene talla política para ser contrapeso y enfrentarse”, ha aseverado el ‘popular’, que ha indicado que Andalucía ejercerá de “altavoz” ante lo que considera “completamente irresponsable: Un presidente del Gobierno tiene que actuar como el presidente de todos los españoles y no de una parte que mira a sus intereses menoscabando los intereses del resto de los españoles”.