La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, ha visitado este sábado Amer, el pueblo natal de Carles Puigdemont, acompañada de simpatizantes y diputados de su grupo en el Parlament. En Amer, localidad de marcadísima mayoría independentista, la comitiva se ha encontrado con comercios cerrados, balcones repletos de esteladas y lazos amarillos, vecinos gritando «Puigdemont, president» desde sus casas y una enorme pancarta con la cara del expresident y el lema: «No surrender».

Muchos de los bares y comercios de la plaza de la Vila han permanecido cerrados coincidiendo con la visita de Arrimadas y de los diputados de Cs a Amer, donde han retirado lazos amarillos situados en el espacio público. Una treintena de vecinos del pueblo se han encarado con la comitiva de Ciudadanos, a gritos de «fuera, fuera», mientras los parlamentarios aplaudían y respondían gritando «libertad, libertad», separados por agentes de los Mossos d’Esquadra.

No renunciar ‘a ningún palmo de Cataluña’

Ante los abucheos que ha recibido por parte de estos vecinos, Arrimadas ha afirmado que su partido «no renunciará a ningún palmo de Cataluña ni de España» y ha afirmado que los ciudadanos constitucionalistas deben saber que el partido naranja «nunca» les dejará solos ante los que les «obvian e insultan». «Aunque el independentismo ocupe todo el espacio público, volveremos a cada uno de los pueblos de Cataluña», ha prometido, arropada por los diputados del grupo de Cs en el Parlament.

En declaraciones a los periodistas en la plaza de la Vila de Amer, donde luce una pancarta gigante con un dibujo del rostro de Puigdemont, Arrimadas ha denunciado las «renuncias» de Sánchez respecto a los separatistas y ha destacado que el 28A supone la oportunidad de «dejar atrás el sanchismo y el bipartidismo».

Sobre el juicio a la cúpula del «procés» en el Tribuna Supremo, Arrimadas ha subrayado que la sentencia dirá si ha habido delito o no. «Respetaremos la sentencia sea cual sea», ha apuntado la líder de la oposición en Cataluña, que ha dejado claro que si hay condena espera que «a ningún político se le ocurra» dar a los acusados «el privilegio del indulto».

«He visto a Pedro Sánchez incapaz de negar en público que se lo vaya a dar, creo que el PSOE está esperando las nuevas elecciones para pactar de nuevo con los separatistas para darles un indulto», ha advertido.