Pedro Sánchez ha inaugurado este viernes desde el Palacio de la Moncloa una campaña electoral intensa que monopolizará la actualidad política durante los próximos 74 días. El presidente del Gobierno ha hecho caso a los miembros de su gabinete que presionaban por unas elecciones lo más pronto posible para movilizar al electorado de izquierdas y aprovechar lo que consideran como un fracaso de las derechas el pasado domingo en Colón.

¿Y cuál es el estado de la batalla? Más abierto imposible. A 15 de febrero de 2019, las encuestas dibujan que cualquier mayoría parlamentaria es posible. Pedro Sánchez está muy lejos de ser un cadáver político. Si las elecciones se celebrasen hoy, sería prácticamente igual de probable una victoria del bloque PP-Cs-Vox como uno del grupo de partidos que propició la moción de censura contra Mariano Rajoy. Y aún más: PSOE y Ciudadanos tampoco están lejos de sumar los escaños necesarios para repetir, ahora con éxito, el Pacto del Abrazo de 2015.

El Independiente ha recopilado las 16 encuestas con estimación de escaños realizadas desde la celebración de las elecciones autonómicas en Andalucía. Se ha establecido ahí el límite temporal por la influencia que la irrupción de Vox ha tenido en todas las empresas demoscópicas. Y esto es lo que dice la media: el PSOE se impondría con 98 escaños, seguido del PP (89 diputados), Ciudadanos (67), Unidos Podemos (49) y Vox (21). Entre los partidos catalanes, ERC crecería hasta los 11 parlamentarios y el PDeCat se quedaría en 5. El PNV fluctuaría entre 5 y 6, y Bildu se quedaría con dos. También tendrían opciones de entrar en el Hemiciclo Coalición Canaria, Nueva Canarias e incluso el PACMA.

Delicado equilibrio

Con ese panorama general, el promedio de las encuestas, a día de hoy, le da 177 escaños a la suma de PP, Ciudadanos y Vox, en caso de que las tres formaciones estuvieran interesadas en reeditar su pacto de Andalucía. El bloque de la moción de censura se quedaría en 171 asientos, cerca de alcanzar la mayoría absoluta con cualquier mínimo crecimiento del PSOE o con una cierta recuperación de Unidos Podemos. PSOE y Cs, en este momento, sumarían 165 diputados, a la espera de que cualquier caída del PP o la consumación de la crisis de Podemos permita la consolidación de una mayoría de centro-izquierda.

Ciudadanos quiere repetir el pacto andaluz, con Rivera a la cabeza, pero la mayoría de encuestas les ponen en tercera posición con menos de 70 diputados

Esta última opción ya se ha valorado públicamente en las últimas horas. Desde Ciudadanos ya se han apresurado a cerrar la puerta a cualquier pacto con «este PSOE» y Rivera subraya que Sánchez debe «pasar a la oposición». Pero la formulación recuerda a la misma con la que aseguraba que sus votos nunca servirían para llevar a que Mariano Rajoy repitiera en Moncloa. El posicionamiento futuro de Ciudadanos será un tema central de la campaña, tanto desde el Partido Popular, que tratará de meter miedo a los votantes más a la derecha del partido de Rivera; como desde Podemos, que advertirá a sus socios sobre las consecuencias de un electoral abandono.

«Lo que está en juego es si Ciudadanos es la alternativa a Pedro Sánchez. Si Sánchez o Ciudadanos», ha dicho este viernes Rivera en el Congreso de los Diputados. Y aunque a día de hoy la intención del partido sea repetir la fórmula andaluza, con Ciudadanos a la cabeza, la formación de Rivera no podrá hacerlo ni desde la tercera posición ni con menos de 67 diputados. Basta sólo comprobar las dificultades y reproches que ha enfrentado Pedro Sánchez para gobernar el país sustentado en 84 diputados para comprobar la complejidad que regirá un Parlamento en el que ninguna formación supere los 100 asientos.

El problema de la suma de PSOE y Ciudadanos es que ha perdido fuelle durante los últimos meses. Por ejemplo, el sondeo elaborado por GAD3 para ABC entre el 10 y el 14 de diciembre daba a la entente Sánchez/Rivera 178 diputados. Un mes más tarde, la misma empresa reducía la suma a 172. Está al caer el próximo barómetro. En cualquier caso, esa de GAD3 es la única encuesta reciente en la que PSOE y Cs suman mayoría absoluta, aunque en alguna más se quedan cerca y la podrían conseguir con el apoyo o la abstención del PNV.

La triple alianza entre PP, Ciudadanos y Vox, no obstante, es bastante más probable. 10 de las últimas 16 encuestas le otorgan mayoría absoluta y otra más les deja a sólo un escaño de conseguirla. Pero las dinámicas de voto entre estos partidos pueden variar mucho en los próximos dos meses y, sobre todo, dependerán mucho de la implantación regional de las candidaturas. Desde el PP de Pablo Casado se teme especialmente que Vox le robe muchos votos en zonas rurales, sin llegar a ser suficientes para conseguir representación en circunscripciones de poca representación.