La diputada, ex ministra de Sanidad y ex alcaldesa de Málaga, Celia Villalobos, deja su escaño después de convertirse en una de las más veteranas en el Congreso de los Diputados, al que llegó en 1989. La dirigente será siempre recordada por protagonizar algunas de las más sonoras polémicas que ha vivido el Parlamento español.

  1. «Caldos de cerdo». Durante su etapa como ministra de Sanidad, Villalobos se enfrentó a los episodios de vacas locas que se dieron en Europa. En 2001, los expertos recomendaron no consumir algunos tipos de carne para evitar contagios y la dirigente, en calidad de titular de Sanidad, lanzó una recomendación más que particular dirigiéndose a «las amas de casa» como las cocineras por excelencia. «Las amas de casa no tienen que hacer un caldo con huesos de vaca, que además ya no se venden, y si los tienen en la nevera, que los tiren. Se puede hacer el caldo con huesos de cerdo», zanjaba en una entrevista radiofónica.
  2. «Las madres de Podemos no son mejores». Villalobos protagonizó el pasado febrero uno de los debates más polémicos, en plena efervescencia del movimiento feminista. La portavoz de Podemos, Irene Montero, cargó duramente contra el PP por este asunto y terminó por indignar a la ex ministra, que estalló en su comparecencia. «Mi madre me enseñó a luchar por mis derechos, por la igualdad de las mujeres, como yo hago con mis hijas y espero que ellas hagan con mis nietos. Las madres de Podemos no son mejores que las demás, somos todas iguales. Su madre seguro que también es una señora magnífica y una luchadora nata. Pero ya basta de demagogias y decir que el PP es machista”, respondió la ex ministra y ex alcaldesa de Málaga.
  3. «Lo hizo mi hermana». Una de las mayores polémicas de las primarias del PP surgió a raíz de un vídeo que atacaba a Sáenz de Santamaría y ponía en cuestión su idea de renovación. En él aparecían imágenes de hace décadas de algunos de sus principales apoyos, Javier Arenas, Cristóbal Montoro o la propia Villalobos. “Cuéntame cómo vais a renovarnos”, rezaba. El vídeo cayó como un jarro de agua fría, y Villalobos fue la que más dura se mostró. Preguntada sobre la autoría del mismo, la diputada ironizó y acusó por directamente al equipo de Casado: «No, lo ha hecho mi hermana», ironizó.
  4. «¡Vamos, coño, Manolo!». La diputada popular también se hizo célebre un día a la salida del Congreso de los Diputados, cuando esperaba a su chófer personal a la salida del parking de la Cámara. Una cámara grabó el episodio: ella esperando en la calle y gritando al túnel del aparcamiento y dirigiéndose a su chófer «Manolo». «¡Vamos, coño!», «joder». «No son más tontos porque no se entrenan», gritaba.
  5. «El tema de los tontitos». Otra de las polémicas más sonadas de Villalobos fue el enfrentamiento que mantuvo en 2011 con el entonces presidente del Congreso, José Bono. En una reunión de grupos, la popular se refirió a una medida sobre los contratos para discapacitados como «el asunto de los tontitos». Después de referirse en varias ocasiones con estos términos, Bono estalló y la llamó al orden. Ella se defendió y dijo que hablaba de forma coloquial, sin querer ofender. «Ni coloquial ni nada. Aquí todos tenemos alguna discapacidad».
  6. «Rufián me está amenazando». En octubre del año pasado, Villalobos mantuvo otro rifirrafe, esta vez con el diputado de ERC Gabriel Rufián. En una comisión parlamentaria en la que comparecía el popular Ángel Acebes, el republicano acudió con una camiseta en la que se podía ver a Rodrigo Rato entrando en la cárcel. Un elemento que la diputada no pasó por alto y que aprovechó para recriminárselo cuando pasó por su lado, cuando el dijo que era un «impresentable». La bronca no quedó ahí, y en un momento de la comparecencia Villalobos denunció que Rufián le estaba «amenazando«. La respuesta del diputado no se hizo esperar: «Tranquila, que ya te queda poco».
  7. «Las rastas, sin piojos». Con la llegada de los diputados de Podemos tras las elecciones generales de 2015, uno de los nuevos dirigentes que ocupó escaño fue el canario Alberto Rodríguez, que a su llegada impactó con las rastas. «A mí me da igual que lleven rastas, pero que las lleven limpias para no pegarme los piojos”, dijo la dirigente.
  8. Jugando al Candy Crush. Célebre fue el debate del Estado de la Nación de 2015, en el que ejerció brevemente como presidenta de la Cámara en sustitución de Jesús Posada. Fue en ese instante cuando las cámaras la descubrieron jugando al popular videojuego Candy Crush, pese a que debía estar centrada en dirigir y controlar las intervenciones.
    En aquel momento, el PP restó importancia al hecho y la propia Villalobos guardó silencio durante días. Años después, bromeó y se quejó públicamente de que la empresa desarrolladora no se pusiese en contacto con ella “para darle las gracias” por la publicidad.
  9. «Cómo coño llego yo a Torremolinos». La ex ministra protagonizó otro de sus momentos el pasado verano, cuando se vio afectada de lleno por la huelga del Taxi. A su llegada a la estación de Málaga, y ante la ausencia de transporte posibles, la diputada fue grabada mientras se quejaba de la situación. «¿Y ahora cómo coño llego yo a Torremolinos?», se preguntaba.
  10. De compras en el Congreso. Una de las últimas fue el pasado septiembre, cuando fue pillada en el Congreso de los Diputados mirando ropa en la tienda online de Zara mientras se celebraba una sesión plenaria. En aquella sesión comparecía en la cámara la ministra de Justicia, Dolores Delgado, acechada entonces por la difusión de la grabación de una comida con el polémico excomisario José Villarejo.