Política

DUI real, violencia y desvío de fondos: así vivió el Gobierno de Rajoy el ‘procés’

Los testimonios que Rajoy, Sáenz de Santamaría y Montoro sostuvieron bajo juramento en el Supremo describen un desafío independentistas real que puso en peligro el orden constitucional en España.

logo
DUI real, violencia y desvío de fondos: así vivió el Gobierno de Rajoy el ‘procés’

Resumen:

Frente al relato exculpatorio oído en el salón de plenos del Tribunal Supremo durante las dos primeras semanas del juicio del procés, las testificales de Mariano Rajoy y dos miembros de su gabinete (la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y el ex ministro Cristóbal Montoro) han refutado muchos de los argumentos esgrimidos por los encausados para negar los graves delitos de rebelión que le imputa la Fiscalía y sostener su supuesta condición de “presos políticos”.

Las declaraciones de los integrantes del anterior Ejecutivo -en el poder cuando tuvo lugar el desafío independentista que casi lleva a Cataluña al abismo- dibujan un escenario diametralmente opuesto al descrito por los líderes independentistas. De sus declaraciones se extrae que la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) no fue simbólica sino que real, que hubo episodios violentos esos días en dicha autonomía y que miembros del Govern pudieron incurrir en malversación al desviar dinero de la Generalitat para gastos relacionados con el 1-O. Éstas son las claves de las declaraciones de Rajoy, Sáenz de Santamaría y Montoro.

  • El artículo 155. “Me pusieron ante una situación imposible a sabiendas de que se arriesgaban a eso”, dijo el ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy, que juró decir la verdad ante el tribunal presidido por el magistrado Manuel Marchena. El ex jefe del Ejecutivo mantuvo que habló con mucha gente y que los líderes independentistas eran “plenamente conscientes” desde el primer momento que “no iba a aceptar” de ninguna manera negociar lo que implicara el no cumplimiento de la ley y de la Constitución y de liquidar la soberanía nacional. “He hecho todo cuanto estaba en mi mano y al final pusimos en marcha el 155; un artículo que sólo se prevé para situaciones límites”, recalcó. Además, el ex líder del PP sostuvo que “pensábamos que el 155 era mucho más operativo y más justo, porque el estado de excepción o de sitio afectan a derechos individuales de las personas y el 155 no afectaba de la misma manera, se trataba simplemente de cesar a un gobierno pero sin suprimir la Generalitat”.
  • Violencia en el ‘procés’. El ex jefe del Gobierno explicó que “estaba francamente preocupado” por el clima de violencia en Cataluña. “No era una situación normal. Me preocupaba que un Gobierno autonómico quisiera liquidar la Constitución. Y también los acosos”. Tras visionar un vídeo con las cargas del 1-O, el ex líder del Partido Popular apostilló lo siguiente: “Si se hubiese actuado cumpliendo la ley, si no se pretendiera violentarla, no hubiésemos visto esas imágenes ni otras parecidas que podríamos ver. Yo lo lamento muchísimo, todas estas imágenes, como pueden entender, no me gustan, ni éstas ni otras”… “Si no se hubiese llamado a la gente a un referéndum ilegal y tomado decisiones quebrantando la legalidad vigente no habríamos tenido que ver las lesiones que sufrieron algunos ciudadanos y algunos miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”, agregó. Con todo, quien afirmó de manera más rotunda la violencia en el proceso secesionista fue su antigua número dos. La ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría fue preguntada si hubo violencia en el asalto a la Consejería de Economía y Hacienda de la Generalitat el 20 de septiembre de 2017 y durante el referéndum del 1-O. Sobre esta pregunta, la testigo respondió que los actos violentos se produjeron en Cataluña a diario “ante cualquier actuación judicial que se llevaba a cabo, como registros en domicilios o naves, se producían aglomeraciones con imágenes de naturaleza violenta”. “Lo veíamos en televisión como toda España”, explicó la ex vicepresidenta, que denunció los “acosos violentos” que sufrieron los policías nacionales y guardias civiles desplegados en Cataluña con motivo del 1-O.
  • Hubo diálogo pero no negociación. “Yo siempre he mostrado mi buena disposición al diálogo. Me vi en seis ocasiones, aparte de llamadas telefónicas, con el señor Mas, y un par de veces con el señor Puigdemont. Pero yo puse un límite al diálogo que siento reiterarlo, y es que son los españoles los que deciden lo que es España, el cumplimiento de la ley y la Constitución. No se me ocurre pensar que se pueda hacer otra cosa diferente”, subrayó Mariano Rajoy. “Dialogar con alguien que de lo único que quiere dialogar es de ponerle fecha o discutir los términos de cómo liquidar la soberanía nacional no era posible o al menos no lo era para mí”, añadió el ex jefe del Ejecutivo. “En las últimas fechas ya era muy difícil hablar con Puigdemont… Aquí se puede arreglar todo, pero no la liquidación de la ley y de la Constitución española, conmigo no cuenten para esto”. En este sentido, Sáez de Santamaría ha mantenido que “no se puede hablar de aquello que uno no tiene capacidad de disponer. Los gobiernos tienen que saber lo que pueden y no pueden hacer y ningún gobierno puede disponer de la soberanía nacional”.
  • Malversación de caudales públicos. Cristóbal Montoro explicó este miércoles que el exhaustivo control al que el Estado sometía las finanzas de Cataluña no excluía la posibilidad de que pudieran ser engañados. Asimismo, el titular de Hacienda recordó que se interpusieron cuatro denuncias ante la Fiscalía General del Estado y tres ante la Fiscalía del Tribunal de Cuentas al apreciar indicios de irregularidades. El ex dirigente del PP apreció posible malversación en la decisión de altos cargos de la Generalitat de facilitar la apertura de dependencias para llevar a cabo la votación el 1-O, lo que ha calificado como un “acto ilícito”. “Cómo no va a haber malversación si autoridades públicas abrieron lugares públicos”, recalcó. A lo largo de su declaración también salieron a relucir las manifestaciones que el entonces ministro de Hacienda realizó al diario El Mundo en abril de 2018. En este sentido, el testigo precisó que lo que quiso realmente trasladar a la opinión pública era la imposibilidad material de que la Generalitat pudiera llevar a cabo la organización del referéndum al tener el presupuesto ‘monitorizado’ por el Estado. “¿Qué clase de convocatoria es la que se hace sin un presupuesto público? Es una situación muy difícil de definir”, apostilló.
  • La DUI. La Declaración Unilateral de Independencia (DUI) que aprobó el Parlament el 27 de octubre de 2017 “no fue simbólica” y por eso el Ejecutivo de Mariano Rajoy aplicó el artículo 155. Fue la versión que dio la ex vicepresidenta del Gobierno dio ante el tribunal, añadiendo que el Estado se defendió ante quienes querían “derogar la Constitución en Cataluña” y subvertir el orden constitucional. “Puigdemont podría haber dicho que no la había declarado (la DUI) o haberla revocado” cuando le preguntó por carta el entonces presidente del Gobierno Mariano Rajoy y no lo hizo.