El Govern de Quim Torra ha previsto un aumento de sueldo para el president y sus consellers del 5,08% en los presupuestos de la Generalitat para 2019. Así consta en el proyecto hecho público por el ejecutivo catalán, que Torra y el vicepresidente económico, Pere Aragonés, defenderán hoy ante el Pleno del Parlament pese a no haberlos aprobado todavía en el Consell Executiu.

Esta previsión supondría que el president pase a cobrar 152.861,54 euros, mientras que sus ‘consellers’ recibirían 115.234,92 euros, en el caso de que las cuentas prosperen. También está previsto que el secretario general de Presidencia eleve su salario hasta 114.868,24 euros. Por su parte, el de los demás secretarios generales se situará en 89.234,44 y el de los directores generales, en 85.531,66, según el proyecto.

Torra ya es el presidente autonómico que más cobra, muy por encima de los casi 83.000 euros brutos anuales del presidente del Gobierno. Su sueldo es también netamente superior al que cobraban sus antecesores, Artur Mas y Carles Puigdemont. Sin embargo, desde el Govern justifican este aumento de sueldo porque incorporan en las cuentas de este ejercicio las subidas del IPC desde 2017 no incorporadas porque desde ese año no se aprueban presupuestos catalanes.

La subida ha sido ya ampliamente criticada por la oposición en la sesión parlamentaria de esta mañana, en la que se han debatido mociones sobre el grave retraso en Cataluña en las ayudas a la dependencia, que no han llegado a un 33% de sus supuestos beneficiarios en esta comunidad. “No tienen vergüenza” les han repetido desde PP y Cs.

Cs denuncia las ayudas a Puigdemont

Paralelamente, el portavoz de Cs, Carlos Carrizosa, ha recriminado al Govern, y en concreto a la consellera de Presidencia, Elsa Artadi, los pagos efectuados para sufragar la oficina de Carles Puigdemont. “Cuantos miles de euros nos cuesta el retiro dorado de Puigdemont” se ha preguntado el portavoz naranja, que ha exigido a Artadi que haga plúbicos esos pagos.

Carrizosa ha advertido además de que “si están invirtiendo dinero de todos en dar apoyo económico a Puigdemont no sólo están malversando fondos públicos, sino que también están encubriendo” a un huido de la justicia “para que haga efectiva su huida”.

Puigdemont no cobra indemnización como ex president, pero sí cuenta con una oficina de apoyo a cargo de Josep Lluís Alay, quien recibe un sueldo de 103.000 euros anuales. Sin embargo Artadi ha argumentado que la oficina de Puigdemont no supone un coste adicional “porque se encuentra en dependencias de la Generalitat, como la del president Artur Mas”.

Artadi ha contrastado esta situación con la de las oficinas de los ex presidentes Pasqual Maragall y José Montilla, por las que la Generalitat paga alquiler porque se encuentran fuera de las dependencias de Palau.