El Gobierno andaluz de PP y Cs ha denunciado el “maquillaje” de listas de espera sanitarias del anterior ejecutivo socialista, presidido por Susana Díaz, ya que ha desvelado que hay 843.000 personas pendientes de intervención quirúrgica o de consulta especializada, de las que medio millón no se contabilizaban en los datos oficiales.

El portavoz del Ejecutivo, Elías Bendodo, ha calificado de “escándalo” y de “gran engaño” por parte de los gobierno socialistas las cifras que se facilitaban, ya que no se incluían varios parámetros a la hora de contabilizar las listas, que ha conllevado que “afloren” 506.408 pacientes en espera, lo que supondría el 60 por ciento del total.

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha dicho que las listas de espera se contabilizaban “de forma sesgada” y ha anunciado un plan de choque presentado este martes en la reunión del Consejo de Gobierno, que estará dotado de 25 millones y se centrará prioritariamente en los pacientes en espera quirúrgica.

Para ello, se cubrirán las plantillas sanitarias al cien por cien, con los quirófanos “a tope”, si es necesario también los fines de semana; se añadirán jornadas laborales voluntarias de 5 horas extra para el personal que trabaja por la mañana, con un incentivo económico; se crearán equipos volantes que se podrán mover de centro; y se prevé derivar a otros pacientes a centros concertados.

Según Aguirre, los datos que los gobiernos del PSOE contaban no incluían -en la espera quirúrgica- ni a los pacientes con procedimientos no garantizados, ni a los que estaban en hospitales de Cádiz ni a los que eran derivados a centros concertados. Además, en consultas de especialistas no se incluía a quienes habían solicitado la primera consulta sin cita, ni las solicitudes “interconsultas”, ni las especialidades no garantizadas, ha asegurado.