No ha habido ni portazo ni negativa explícita, pero el PSOE lleva ya casi dos semanas sin responder a la oferta del PP de un cara a cara entre los jefes de filas de ambos partidos en un intento por salvar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de un debate a dos con Pablo Casado. El jefe del Ejecutivo no quiere sentarse a solas con el líder del primer partido de la oposición delante de una cámara, pero en lugar de admitir su negativa e intentar justificar lo que antes defendía con otros argumentos, Génova sigue pendiente de acuse de recibo. «No nos han contestado», admiten fuentes del partido consultadas por El Independiente.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS