Política

Sánchez fuerza la actividad de las Cortes ya disueltas en plena campaña con sus decretos

La contienda electoral se trasladará a la Diputación Permanente del Congreso, donde la oposición enmendará esos proyectos

logo
Sánchez fuerza la actividad de las Cortes ya disueltas en plena campaña con sus decretos
Pedro Sánchez, en la última sesión de control al Gobierno antes de la convocatoria de elecciones.

Pedro Sánchez, en la última sesión de control al Gobierno antes de la convocatoria de elecciones. EFE

Resumen:

El Gobierno de Pedro Sánchez podrá seguir aprobando decretos leyes en los Consejos de Ministros que ha denominado como”viernes sociales”, y que la oposición denuncia como “viernes electorales”, sin ninguna limitación temporal por la campaña electoral de las generales del 28-A ni las municipales, autonómicas y europeas del 26-M. A pesar de que fue el propio presidente del Gobierno quien disolvió las Cámaras el 5 de marzo para convocar elecciones anticipadas, Pedro Sánchez fuerza ahora la actividad del Congreso y del Senado para convalidar esos decretos del Ejecutivo.

La insólita situación jurídica que se plantea ahora ha sido analizada este martes por la Mesa del Congreso, que ha decidido convocar todas las reuniones de la Diputación Permanente que sean necesarias hasta la constitución de las nuevas Cámaras el 21 de mayo. Tras consultar un informe de los letrados, la Mesa ha decidido “cumplir la ley” y mantener el trabajo de forma extraordinaria hasta ese día, lo que se traduce en un traslado de la campaña electoral al Congreso y el Senado ya disueltos.

De hecho, el representante de Ciudadanos en la Mesa, Ignacio Prendes, ha anunciado que su grupo pedirá que todos los decretos se tramiten como proyecto de ley, lo que permitirá a la oposición presentar sus enmiendas a la propuesta legislativa del Congreso. En plena campaña electoral, que coincide con la Semana Santa, las propuestas programáticas de los partidos cobrarán forma en estas tramitaciones.

Según los servicios jurídicos, la Diputación Permanente no sólo está capacitada para convalidar los decretos leyes sino que también podrá tramitarlos como proyectos de ley, permitiendo que puedan ser modificados en el Congreso o en el Senado antes del 21 de mayo, que es cuando se constituyen las nuevas Cortes. Esa tramitación la puede pedir cualquier grupo y debe ser aprobada por mayoría en la Diputación Permanente, el único órgano parlamentario que permanece en funcionamiento y que asumiría todos los trámites posteriores en lectura única.

La Mesa ha pedido un segundo informe a los letrados sobre el decreto del Gobierno que regula los permisos de paternidad, ya que modifica la Ley Orgánica de Igualdad de 2007 y la legislación prohíbe que las leyes de rango orgánico puedan ser modificadas por una norma extraordinaria como el decreto ley. En concreto, el artículo uno del decreto ley recoge la modificación de dos artículos de esta norma en lo referente a la elaboración de planes de igualdad por parte de las empresas. Su tramitación y su aprobación queda así, de momento, en el aire.

El presidente del Gobierno ha reiterado en los últimos días que, pese a las críticas de la oposición, su Ejecutivo seguirá gobernando “hasta el último minuto” a través de esos decretos-leyes.

El jefe de la oposición, Pablo Casado, ha denunciado que es propio de “repúblicas bananeras” que Pedro Sánchez, esté gestionando el país mediante decretos ley, un total de 30 con los aprobados por el Consejo de Ministros. El presidente del PP ha reprochado que Sánchez gobierne “con el rodillo de la Moncloa” mediante decretos ley, con lo que no están de acuerdo ni sus propios socios de moción de censura: “Ni los comunistas de Podemos, ni los batasunos, ni los independentistas de ERC y del PDeCAT”, ha asegurado.

En su opinión, es “escandaloso” que se utilice a la Diputación Permanente del Congreso para convalidar los proyectos ley una vez que ya se han convocado las elecciones generales. Casado ha explicado que la Diputación Permanente es un órgano que aprueba las “cuestiones urgentes” una vez disueltas las Cortes, y los reales decretos se emplean para temas de “urgencia y extrema necesidad”. Es “muy grave y escandaloso”, ha apostillado.