Política

Montesinos: “Casado me planteó todos los escenarios post 28-A”

"He sido crítico con algunas posiciones del PP y lo voy a seguir siendo, pero con toda la lealtad. Si hay algo que no me gusta, se lo voy a decir a Casado", dice el candidato por Málaga.

logo
Montesinos: “Casado me planteó todos los escenarios post 28-A”
El periodista Pablo Montesinos, cabeza de lista del PP por Málaga.

El periodista Pablo Montesinos, cabeza de lista del PP por Málaga. EFE

Resumen:

Todavía transita Pablo Montesinos los escenarios que recorrió en calidad de periodista y que, en no mucho tiempo, volverá a pisar como diputado del PP por la provincia de Málaga. La charla tiene lugar en un casi desértico Palacio de la Carrera de San Jerónimo, un viernes por la tarde, donde lo único que se oye es la protesta de los trabajadores de la Naval. Mal día para que le escuchen a uno sus reivindicaciones con las Cámaras disueltas y sus señorías volcadas en la precampaña electoral. La persona que cubriera para Libertad Digital la información del PP también dice tener prisa por ponerse en traje de faena y recorrer la provincia cuya candidatura va a encabezar.

Admite que a Pablo Casado “le costó bastante poco” convencerle para dar el triple salto mortal a la política. Se imaginaba algo así cuando a finales de la semana pasada, en conversaciones informales de pasillo, le comentó “si me atrevería a dar el paso”. Cuando le cita en Génova para el lunes por la tarde tiene la certeza de que puede haber una oferta en ese sentido, bien para encabezar la lista de Málaga o para entrar en la candidatura de Madrid, hasta el punto de que aprovechó el fin de semana para comentárselo a sus padres. “Adelante si lo tienes claro”, le dijeron sus progenitores.

Casado “me habló con mucha claridad de la situación y de los escenarios a corto plazo”

Casado no le oculta, asegura, que el panorama es complejo y que, precisamente por ello, le propone que se embarque en el proyecto. “Me habla con mucha claridad de la situación, me dice los pros, los contras, me explica también los escenarios a corto plazo, pero más allá de sus explicaciones le digo que sí porque lo tengo muy claro: de verdad creo que en los momentos actuales, el hecho de que alguien de la sociedad civil que tiene más o menos amarrado su presente laboral, con un buen sueldo y sus tertulias, debe dar un paso al frente”.

Ante la pregunta de si Casado le habló también de la posibilidad de que tras el 28-A pueda quedarse cuatro años en la oposición admite que sí. “Sí, él me habla con mucha sinceridad y me cuenta los distintos escenarios”. Evidentemente, agrega, si Casado “no gana las elecciones, yo me pondré a disposición de lo que mande el PP en ese escenario, que voy a luchar porque no se produzca, y a partir de ahí nos veremos en el Congreso, ya sea en la oposición o en el Gobierno”, asevera.

A pesar del futuro incierto, se sube al carro porque dice creer “en el proyecto y puedo ayudar a la moderación, a intentar rebajar un poco la soflama”. Defiende que un PP fuerte “es un PP moderado”, idea en la que insiste no pocas veces. Aún a sabiendas de lo que transforma la política, Pablo Montesinos va a intentar “ser yo mismo, que vean el mismo tono, la misma forma” que no pocas veces ha expresado en las tertulias televisivas en las que participa. De hecho, La Sexta se va a quedar un poco huérfana con su marcha en la que ha constituido, junto con el regreso de Cayetana Álvarez de Toledo, una de las  principales novedades de las listas del PP para el 28-A.

Se propone “defender ideas y principios claros desde la moderación y el sosiego. No quiero estridencias, no voy a entrar en el ‘y tú más’, en la batalla de descalificativos, no soy así… y a partir de ahí, con toda la humildad, me pongo a disposición del partido a nivel nacional y provincial”.

“No pienso callar”

Sin carné del partido, al menos por el momento,  y sin que nadie se lo haya pedido, es consciente de que se va a presentar a las elecciones “bajo la bandera del PP. Y lo hago porque me identifico con sus principios, con sus recetas económicas, con su programa educativo, sanitario… no voy a mirar para otro lado”. Pero eso sí, y se lo advirtió a Casado, “no me pienso callar”. Sabe el líder del PP que “he sido crítico con algunas posiciones de su partido y lo voy a seguir siendo, pero desde dentro y con toda la lealtad. Si hay algo que no me gusta, se lo voy a decir”. De hecho, el presidente del PP le ha emplazado para que le llame siempre que lo considere necesario “y lo voy a hacer”.

Montesinos tiene que sortear dos acusaciones que se le han hecho. Una, de carácter externo, esto es, haber escalado hasta la candidatura de Málaga por ser “periodista palmero” del PP, y otra, interna, que es la de “cunero” o “paracaidista”, reservado con desprecio para aquellas personas que aterrizan en un territorio donde nunca hicieron política.

“Periodista palmero” y “paracaidista”

De lo primero, y con toda la tranquilidad del mundo, dice quedarse con la “valoración” de los compañeros periodistas “que me conocen y la verdad es que me he sentido emocionado”. Luego ha habido otras críticas de compañeros “que no me conocen en lo personal y creo que tampoco en lo informativo, porque he sido muy crítico en algunas de mis informaciones, pero respeto su opinión, no me cabe otra”. Y les dice a unos y  a otros que “voy a intentar hacerlo lo mejor posible”.

En cuanto a lo de “cunero paracaidista” y tras reivindicar sus vínculos con Málaga, ciudad donde vivió hasta que aterrizó en Madrid para trabajar, no duda en admitir que “a los que me acogen con recelo en el PP les digo que les necesito”. Ha hablado en las últimas horas con la que estaba destinada a encabezar esa lista, Carolina España, sobre la que “me voy a apoyar mucho”. A partir de ahora su intención es trasladarse a Málaga para trabajar con sus nuevos compañeros “codo con codo para presentar un proyecto ilusionante”.

Asegura estar tan volcado en su nuevo reto que le va a pedir a la ex ministra y ex diputada Celia Villalobos que le apoye en campaña. “Cuento con ella”, dice aunque es difícil imaginar dos personas más distintas. Pueden saltar chispas.

A la pregunta de si se ve de secretario de Estado para la Comunicación, pide una tregua. “Estás -dice- ante un periodista que hace solo unos días le ha dicho sí a Casado para ser número uno del PP de Málaga. Ahora estoy intentando no equivocarme demasiado, superar esta semana y a ver lo que pasa”. Y respecto a si este es un trabajo de ida y vuelta, explica que no va a dejar de ser periodista y “me va a costar mucho guardarme algunas cosas”.