Política Desafío independentista

Los Mossos tienen hasta las 15 horas para 'limpiar' Cataluña de símbolos secesionistas

La Junta Electoral Central apercibe al conseller de Interior Miquel Buch de las posibles responsabilidades penales en las que puede incurrir si no retira los símbolos independentistas de los edificios de la Generalitat.

Miquel Buch y Quim Torra en el Parlament. EFE

Ni lazos amarillos, ni pancartas, ni carteles, ni fotografías de los presos o esteladas podrán exhibirse en los edificios públicos de Cataluña hasta el próximo mes de mayo. La Junta Electoral Central (JEC) planta cara al desafío independentista. En un acuerdo, con escasos o nulos precedentes, el órgano encargado de velar por la neutralidad de los comicios no sólo deja al presidente de la Generalitat Quim Torra al borde de la desobediencia sino que adopta toda una batería de medidas legales para asegurarse que se cumplirá la ley electoral en dicha autonomía antes y durante los comicios del próximo 28 de abril y 26 de mayo.

En el acuerdo, conocido por El Independiente, el organismo que preside el magistrado Segundo Menéndez recalca que Torra pesar de tener “obligación” de retirar los lazos amarillos y esteladas de los edificios públicos de la Generalitat -porque así lo dictaron en “resoluciones firmes y debidamente notificadas” de la JEC- “ni impulsó ni controló su ejecución en las fechas en que se exigió ese cumplimiento”. La Junta entiende que se ha puesto de manifiesto “la existencia de una voluntad de desobedecer” por parte del líder del Govern bajo “una apariencia de cumplimiento o formas de inejecución directa que vendrían representadas por la ejecución o permisividad de actos tendentes a burlarla abiertamente”.

Además, explica que “a la vista del informe remitido por la Delegación del Gobierno en Cataluña en el día de hoy, Torra ha ordenado o permitido la sustitución de esos símbolos por otros con idéntico significado partidista”, en referencia al cambio de los lazos amarillos por lazos blanco con rayas rojas en la fachada del Palau de la Generalitat.

Notificación expresa a los Mossos

“La actuación llevada a cabo, que no puede entenderse o valorarse ni tan siquiera como un intento de cumplimiento formal, no tiene otra finalidad que eludir o burlar los requerimientos emitidos por esta Junta Electoral Central. Ello es así porque tanto la conformación y contenido de los carteles como la identidad de los símbolos incorporados a ellos evidencian que el significado de la propaganda es el mismo, sin que pueda concederse relevancia material a la maniobra de cambiar el color de los lazos que, con la misma forma y trazado, se incorporan a los carteles”, recalca el acuerdo.

Por ello, junto al hecho de que se remite a la Fiscalía deducción de testimonio contra Torra “por incumplimiento consciente y reiterado” de los acuerdos de la Junta, se requiere al consejero de Interior de la Generalit, Miquel Buch, para que, “de forma inmediata, dé instrucciones a los Mossos d’Esquadra para que procedan a retirar de los edificios públicos de la Administración de la Generalitat de Cataluña y de todas las entidades vinculadas o dependientes de dicha Administración autonómica, banderas esteladas, lazos amarillos o blancos con rayas rojas u otros de análogo significado, fotografías de candidatos o políticos así como pancartas, carteles o cualquier otro símbolo partidista o que contenga imágenes o expresiones coincidentes o similares a las utilizadas por cualquiera de las entidades políticas concurrentes a las elecciones”.

«Vigilancia permanente»

Además, el conseller de Interior deberá dar órdenes a los Mossos para que ejerzan “una vigilancia permanente” para que no se vuelvan a colocar durante el período electoral ninguno de estos símbolos partidistas. Si no lo hace se enfrentará a responsabilidades penales al igual que el líder del Govern. El plazo dado por la Junta Electoral Central para la retirada de dichos símbolos expira este viernes a las 15:00 horas.

Por último, el máximo garante de la legislación electoral acuerda también que “en el caso de que llegado dicho término –las 15:00 horas del viernes- no se haya producido ese cumplimiento se requerirá al prefecto de Policía de ese departamento de los Mossos para que proceda a su inmediata ejecución”. Este acuerdo, que es de obligado cumplimiento, ya ha sido notificado a la policía autonómica catalana.

Comentar ()