Partido Popular y Ciudadanos se han enredado esta semana discutiendo la forma y el fondo de un hipotético «gobierno de coalición» tras las elecciones generales del próximo 28 de abril. Rivera se lo ofreció a Casado y el líder del PP respondió diciendo que el de Cs sería un buen «ministro de Exteriores». En el plató de El Hormiguero, Rivera se revolvió ofreciendo a Casado la cartera de «Universidades», en poco discreta referencia al asunto de su máster. Pasa que ese gobierno, según coinciden en apuntar las encuestas, existirá sólo en la imaginación o en la esperanza de ambos dirigentes.

La probabilidad de un Ejecutivo de PP y Cs apoyado en la investidura por Vox palidece a marchas forzadas. Pese a que la media de todas las encuestas publicadas desde las pasadas elecciones andaluzas da a la suma de PP, Cs y Vox 173 diputados (86+60+27), la tendencia es dramática para este bloque. Las encuestas recientes pronostican un bajón espectacular que hundiría esta suma hasta sólo 163 escaños. De los tres partidos, Vox es el único que mantiene una tendencia positiva, aunque estancada en la barrera de los 30 representantes.

El PSOE, de momento, no encuentra techo. Si la media de encuestas coloca a Pedro Sánchez en 108 diputados, su expectativa en realidad es mucho mayor. Las últimas siete encuestas le dan un promedio de 123 asientos, ocho por encima de los 115 que le concedían las inmediatamente anteriores. El presidente en funciones capitaliza la debilidad de todos sus rivales y ya amenaza la barrera de los 130, que superó en tres de las encuestas publicadas la pasada semana: dos de IMOP para El Confidencial y una de GAD3 para ABC.

Los socialistas continúan aprovechando la caída libre de Podemos, que vuelve a perder 5 escaños de una semana para otra. La media de encuestas coloca al partido de Pablo Iglesias en 42 diputados, pero las más recientes les colocan en sólo 33, incluso sumando a Compromís, que competirá por libre en Valencia. Los sondeos, eso sí, todavía no reflejan del todo el retorno del secretario general a la actividad política, su gira televisiva ni la revelación sobre el supuesto espionaje al que fue sometido por la cúpula policial del PP en el año 2016. Habrá que esperar unos días para confirmar si todos estos elementos frenan la debacle demoscópica de Podemos o si, por el contrario, el partido cede definitivamente la cuarta plaza a Vox.

El partido de Santiago Abascal sufre un cierto estancamiento en las últimas semanas y, tras su crecimiento, pierde tracción en la barrera de los 30 diputados y del 11% del voto. Sólo Sondaxe, para La Voz de Galicia, coloca al partido en un umbral muy superior: 50. Las encuestadoras, por lo general, siguen comprando el discurso del voto útil y consideran que la fuerza de Vox no será suficiente para conseguir representación en las provincias que reparten tres, cuatro o cinco escaños. De que eso se cumpla o no dependerá estar en un escalón o en el otro.

En el resto del espectro del centro-derecha, las noticias siguen siendo muy malas para Ciudadanos. Conseguiría 60 escaños según la media total de encuestas, pero sólo 56 según las encuestas de la semana anterior y 51 según los de la actual. Con el PSOE como gran beneficiado, porque sus pérdidas no se traducen ni en una gran subida de Vox ni en un fortalecimiento del PP, que tras un mes de estabilidad también empieza a venirse abajo.

Las polémicas azotan al partido de Casado, cuyo mensaje de unión de la derecha en sus siglas no cala entre el electorado. Sólo GAD3 mantiene viva la opción de que Casado se acerque a los 100 diputados y cuatro de las últimas siete encuestas dan al PP menos de 80 asientos, enterrando cualquier opción de un tripartito a la andaluza.

En el espectro nacionalista, la situación continúa estable. ERC obtendría 12 diputados y Junts per Catalunya cinco, aunque la irrupción del Front Republicà de Albano Dante Fachin podría modificar esto. Las encuestas de momento no tienen en cuenta este factor, salvo el panel de ElectoMania que daba cuatro diputados a la coalición, a costa de ERC. El PNV conseguiría seis escaños y EH Bildu se quedaría en dos. En la última semana, las encuestas de El Confidencial también contemplan un asiento para el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA).