El abogado Gonzalo Boye, el ex alcalde de Barcelona Xavier Trias y la ex diputada socialista reconvertida al independentismo Beatriz Talegón sustituirán «temporalmente» a Carles Puigdemont, Clara Ponsatí y Toni Comín como candidatos de JxCat a las elecciones europeas del 26 de mayo. Es la decisión de urgencia adoptada hoy por el partido de Puigdemont para poder proclamar la candidatura a las europeas, tras el dictamen de la Junta Electoral Central (JEC) que excluye a los tres candidatos al considerarlos inelegibles.

Así, Boye, Trias y Talegón serán candidatos instrumentales, mientras el equipo de abogados de Puigdemont recurre el dictamen de la Junta ante el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional, aunque desde JxCat han dejado claro que su máxima confianza está puesta en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). El propio Boye ha descalificado este mediodía el dictamen de la Junta Electoral, advirtioendo que «la JEC cree que está organizando unas elecciones europeas cuando las convoca el Parlamento Europeo, se han metido en un charco bastante grande».

El abogado y candidato Jaume Alonso Cuevillas y el vicepresidente del Parlament, Josep Costa -los dos asesores jurídicos en los que más confianza ha depositado Puigdemont- han anunciado esta decisión al tiempo que denunciaban la actuación de la JEC. Cuevillas ha relacionado la decisión de la Junta con los resultados electorales del domingo y ha acusado a la Junta de actuar de mala fe al notificar su resolución a las 18.42, cuando el plazo para proclamar las candidaturas concluía a las 20.00 horas. Por eso, ha explicado, han optado por sustituir «temporalmente» a los candidatos para evitar quedarse sin candidatura europea.

Dictamen controvertido de la JEC

La resolución de la Junta Electoral Central en la que se atiende a la denuncia de PP y Cs contra la candidatura de Carles Puigdemont, Clara Ponsatí y Toni Comín contiene cuatro votos particulares, los del presidente de la Junta, Segundo Menéndez, el vicepresidente, Eduardo Calvo, y las vocales Ángeles Figueruelo e Inés Olaizola, ambas catedráticas de Derecho que serán la base del recurso de JxCat a la decisión de la Junta

La JEC argumenta en su resolución que los tres candidatos tienen sus derechos políticos suspendidos por decisión del Tribunal Supremo, y alega además que no reúnen la condición de electores porque no residen en las localidades en las que están empadronados, dado que desde hace dos años residen fuera de España «para evadirse de la acción de la justicia».

En su voto particular, los miembros de la Junta de discrepan de la exclusión de Puigdemont advierten que la «situación de rebeldía penal no está incluida en las causas de inelegibilidad, sin que resulte posible una interpretación extensiva» en base a la jurisprudencia del Tribunal Constitucional. Y añaden que los partidos no pueden impugnar el censo, ni la JEC puede acordar la expulsión del censo de un ciudadano, por lo que concluyen que la Junta «debería haber desestimado» las quejas de PP y Cs.

Costa ha denunciado en este sentido que esos votos particulares «aceptan las alegaciones que presentamos el viernes» y ha acusado a la JEC de «inventarse una causa de inelegilibilidad que ni siquiera habían alegado los partidos que presentan la queja», PP y Cs. La Junta, ha añadido, «habla del articulo 384 bis, de la LECrim, ques es el de la suspensión de derechos aplicados a diputados, aunque ni Cs ni PP alegan a este articulo, pero además ni a Comin ni a Ponsati se les ha aplicado nunca este artículo».

Comunicado de Puigdemont

JxCat ha anunciado acciones jurídicas «en España y en Europa» ante la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) de admitir las denuncias de Cs y el PP y excluir a Carles Puigdemont, Clara Ponsatí y Toni Comín de las elecciones al Parlamento Europeo por su condición de fugados de la Justicia española. El partido de Carles Puigdemont ha respondido así a la decisión, anunciada tras una jornada electoral en la que los neoconvergentes vieron como se cumplían las previsiones y Esquerra superaba por primera vez de forma clara y contundente a los herederos de Convergencia.

Puigdemont, Comín y Ponsatí han denunciado, a través de un comunicado difundido por JxCat la decisión de la JEC. La tachan de «flagrante vulneración de un derecho fundamental como es el del sufragio pasivo». JxCat ha anunciado que «desplegará de manera inmediata todas las acciones jurídicas en España y en Europa para defender los derechos de los tres candidatos y los derechos de los electores a votar esta candidatura republicana».

El partido no ha concretado, sin embargo, en qué consistirán esas acciones legales. Tampoco su abogado y ahora diputado al Congreso por Girona, Jaume Alonso Cuevillas, quien ha calificado la decisión de la JEC de «operación de estado» contra el independentismo pero no ha aclarado cual es la vía legal de recurso en instancias europeas a la que remite el partido.

Los candidatos suspendidos consideran que la presentación del recurso por parte de «dos partidos de la derecha nacionalista española» demuestra «la imposibilidad de impedir que, en caso de ser elegidos, los candidatos puedan ejercer libremente el cargo». Puigdemont y su abogados, Cuevillas y Gonzalo Boye, aseguraron tras la presentación de la candidatura que ésta otorgaría inmunidad al ex presidente catalán, inmunidad que se activaría por el simple hecho de ser elegido, por lo que Puigdemont podría recoger el acta y ejercer como eurodiputado. Un extremo que los servicios jurídicos del Parlamento Europeo desmintieron la semana pasada.

Los ex miembros del gobierno catalán acusan además a la Junta Electoral de «connivencia con determinados intereses políticos» y recuerda para justificarlo el sondeo del Eurobarómetro de la Comisión Europea, que situó a España en el grupo de cola de los países de la UE en percepción de independencia judicial. «No nos resignaremos a aceptar una resolución que la legislación española y europea contradicen, resolución que además viola, en la tradición de la justicia española cuando se trata de políticos independentistas, un pilar básico sistema democrático», aseguran.

Apoyo de Esquerra

Puigdemont ha obtenido, en esta ocasión, el apoyo de su principal rival electoral, ERC. La portavoz de los republicanos, Marta Vilalta, ha asegurado tras conocerse la decisión de la JEC que el Estado «sólo sabe censurar, reprimir y limitar derechos en su persecución al independentismo» tras considerar que la decisión es «una clara vulneración de sus derechos políticos».

La JEC, ha lamentado Vilalta, muestra así el «intento de silenciar al independentismo, del mismo modo que según algunas informaciones el Tribunal Supremo quiere evitar que los presos puedan mantener sus derechos políticos tras ser electos al Congreso y el Senado».

Lo cierto, es que la decisión de la JEC impedirá a ERC y JxCat celebrar el «segundo asalto» de su particular batalla por la preminencia en el independentismo catalán. El primer asalto, ganado holgadamente por los republicanos en las elecciones generales de ayer domingo, no contaba con candidatura de Carles Puigdemont, lo que ha perjudicado los resultados de los neoconvergentes. Pero JxCat esperaba revertir esos malos resultados en las europeas, con la candidatura del ex presidente, una opción que ahora impide la Junta Electoral.