El candidato del PSOE Pedro Sánchez, tras su victoria en las recientes elecciones generales del 28-A, comenzará la próxima semana su ronda de reuniones con los líderes de las otras fuerzas políticas «para analizar la situación política tras las elecciones del 28 de abril», según fuentes de Moncloa que recoge la agencia Efe.

Así, Sánchez recibirá en la Moncloa el próximo lunes 6 de mayo a Pablo Casado (13 horas).

Al día siguiente, martes 7 de mayo, las reuniones serán con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, (11 horas), y por la tarde (17 horas), con Pablo Iglesias, líder de Podemos.

Rivera trasladará al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, su intención de liderar la oposición: «Le diremos a Sánchez que vamos a liderar la oposición y que haremos una oposición firme y con sentido de Estado», han avanzado este miércoles fuentes del partido naranja».

Las reuniones convocadas por el jefe del Ejecutivo tendrán lugar ocho días después de las elecciones generales que le dieron la victoria al PSOE, aunque los resultados le obligan a buscar apoyos en el arco parlamentario.

La idea que tiene el presidente en funciones es poder constituir su nuevo gabinete en el entorno del 20 de junio

Tanto desde el Gobierno como desde el Partido Socialista se ha insistido estos días en que se hablará con todos los grupos políticos para buscar apoyos a la investidura de Sánchez.

La ministra portavoz en funciones, Isabel Celaá, recordó este martes que la «vocación» del Ejecutivo es gobernar en solitario y apeló a la «geometría variable», es decir a pactos distintos con varias fuerzas políticas, para que salga adelante la investidura y haya una legislatura estable.

Aunque las negociaciones para sacar adelante la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno no se acelerarán hasta pasadas las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo, la idea que tiene el presidente en funciones es poder constituir su nuevo gabinete en el entorno del 20 de junio, admiten a Europa Press distintas fuentes del Gobierno. Contar con un nuevo Ejecutivo antes de que arranque el verano no sólo es lo deseable sino lo que debería ocurrir, señalan.

Lo que no contempla en absoluto el Gobierno es permanecer en funciones hasta 10 meses como lo estuvo el Ejecutivo de Mariano Rajoy desde las elecciones de 2015. La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, lo dejó claro este viernes pasado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. «El Gobierno no tiene ese planteamiento», no lo concibe, dijo.