Política

Cs aprueba por unanimidad que su "socio preferente" es el PP y descarta mesas "a tres"

El número dos de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ha anunciado que en los gobiernos en que ellos estén "no entrará Vox" por la decisión unánime de la Ejecutiva

Albert Rivera, rodeado por su Comité Ejecutivo de Ciudadanos,

Albert Rivera, rodeado por su Comité Ejecutivo de Ciudadanos, EFE

Ciudadanos no varía un ápice la tónica mantenida desde el principio de la campaña del 26-M en el anuncio de la que será su estrategia de pactos autonómicos y municipales. El número dos de la formación, José Manuel Villegas, ha anunciado que la ejecutiva nacional ha decidido «por unanimidad» aunque «con muchas intervenciones» que «el socio preferente» del partido en los gobiernos territoriales y autonómicos seguirá siendo el PP.

Y lo hará con «acuerdos a dos». Según Villegas también ha habido consenso absoluto respecto a la decisión de no entrar en gobiernos con Vox, cuyos encuentros se limitarán a «explicar» los consensos alcanzados con los populares y donde no habrá mesas «a tres», como había solicitado el PP.  «Se puede dar la foto de un dirigente de Cs con alguien de Vox para informar sobre las negociaciones que hemos entablado con el PP, pero no negociaremos gobiernos con ellos», ha manifestado en rueda de prensa.

Pero pactar con el PP en la mayoría de ayuntamientos y autonomías en jaque implica necesariamente, y en el mejor de los casos, negociar con Vox desde fuera. Y es el mejor de los casos porque los de Santiago Abascal ya han reiterado su intención de entrar a formar parte de gobiernos en los que sean necesarios para sumar, descartando de entrada la opción defendida este lunes por los naranjas: la conformidad de la vía andaluza, es decir, adquirir compromisos con el PP y que Vox se limite a apoyarles.

Ciudadanos ha levantado hoy un cordón sanitario en toda regla a Vox, una decisión rotunda que se produce en el mismo momento en que la formación ha puesto contra las cuerdas al gobierno de coalición en Andalucía, donde Vox ha rechazado en firme los Presupuestos de PP y Cs porque «se alejan de todo lo que se decía que se iba a hacer por parte del nuevo Gobierno».

Y no hay sorpresas respecto al veto al PSOE. Villegas ha aclarado que no habrá «condiciones específicas para un partido u otro para negociar», pero que llevará a la mesa de negociación «unos puntos específicos» entre los que se incluye la mención al 155, para llegar a acuerdos.

El secretario general del partido ha querido mantener abierto el escenario con barones y alcaldables socialistas en aquellos territorios «donde no podamos llegara acuerdos con el PP», eso sí, «siempre que asuman nuestros puntos y rechace la postura de Pedro Sánchez de pacto y cesión con nacionalistas».

Esta situación se estima especialmente posible en Castilla y León, donde el barón díscolo de Cs, Paco Igea, se ha manifestado en reiteradas ocasiones en contra de los «chiringuitos y clientelismo» de 32 años de gobierno popular; y Aragón, donde el escenario «está abierto» con el socialista Javier Lambán como posible compañero de pactos.

Ciudadanos ha celebrado este lunes una de las más intentas reuniones -más de tres horas- de su Comité Ejecutivo en la madrileña sede de Alcalá, donde «el único punto del día» eran las políticas de pactos y los pesos pesados de la formación que se han desmarcado de los planteamientos de pactos de la dirección nacional, como Luis Garicano o Manuel Valls.

Disidencias en Barcelona

Del mismo modo que Villegas ha borrado de la mesa de negociación a Vox lo ha hecho con Podemos en referencia a la posible investidura de Ada Colau secundada tanto por Garicano como por Valls para evitar que Barcelona «caiga en manos independentistas».

Sobre las disidencias en la ciudad condal, Ciudadanos mantiene su postura. «Hay que evitar que nacionalistas y populistas lleguen al Gobierno de Barcelona», sosteniendo que el candidato para ello es Jaume Collboni pese a las «muchas distancias con él, pero es un mal menor».

Desde Alcalá, no obstante, asumen que el gobierno de Barcelona se lo repartirán finalmente «entre Maragall y Colau», mientras Villegas ha evitado hacer declaraciones sobre qué pasará con Manuel Valls si la actual alcaldesa de Barcelona termina por aceptar los seis concejales del candidato naranja en el consistorio catalán.

Comentar ()