PolíticaSu declaración en Kitchen

‘El Gordo’ declara que dio al Gobierno un pendrive con información robada a Bárcenas

El comisario García Castaño declara en la Audiencia que dio un lápiz de memoria al ex 'número dos' de Interior Francisco Martínez que contenía información que se le robó al ex tesorero del PP Luis Bárcenas en el marco del dispositivo 'Kitchen'

logo
‘El Gordo’ declara que dio al Gobierno un pendrive con información robada a Bárcenas
Francisco Martínez, ex secretario de Estado de Interior.

Francisco Martínez, secretario de Estado de Seguridad entre 2013 y 2016. EP

Resumen:

El comisario principal Enrique García Castaño continúa tirando de la manta en la Audiencia Nacional. El policía, conocido como El Gordo, declaró este martes ante el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón y la Fiscalía Anticorrupción que entregó al Gobierno de Mariano Rajoy un ‘pendrive’ con la información que le fue sustraída al ex tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas en el marco del dispositivo “parapolicial” bautizado como Kitchen.

Según ha podido saber El Independiente, García Castaño ha confesado que entregó en el Ministerio del Interior a Francisco Martínez –entonces secretario de Estado de Seguridad– un pendrive con información que había logrado reunir tras las pesquisas que llevó a cabo como jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Nacional en Kitchen.

El comisario principal Enrique García Castaño continúa tirando de la manta en la Audiencia Nacional. El policía, conocido como ‘El Gordo’, ha declarado este martes ante el titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, y la Fiscalía Anticorrupción que entregó al Gobierno de Mariano Rajoy un pendrive con la información que le fue sustraída al ex tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas en el marco del dispositivo “parapolicial” bautizado como Kitchen.

Según ha podido saber El Independiente, García Castaño ha confesado que entregó en el Ministerio del Interior a Francisco Martínez –entonces secretario de Estado de Seguridad– un pendrive con información que había logrado reunir tras las pesquisas que llevó a cabo como jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Nacional en Kitchen. Este diario se ha puesto en contacto con el ex número dos de Interior, que desmiente la versión ofrecida por el policía retirado y subraya que no ha participado en ninguna ilegalidad.

El ‘pendrive’ contenía el clonado de los móviles sustraído a Bárcenas en plena guerra sucia por la financiación del PP

En concreto, ese dispositivo USB contenía el clonado de los móviles que la denominada brigada política de la Policía sustrajo al ex tesorero popular en plena guerra sucia por la financiación irregular de la formación conservadora. Bárcenas ya había declarado en sede judicial que el PP se financió en ‘B’ durante casi dos décadas. El coste político de la corrupción ya pesaba en las filas del partido.

Asimismo, las fuentes consultadas explican que durante su declaración, el comisario Enrique García Castaño ha manifestado que esa información se la dio a él Sergio Ríos Esgueva, el chófer de Bárcenas, que fue captado como confidente por Interior y al que se le pagó de la partida de fondos reservados hasta 48.000 euros. Se da la circunstancia de que el chófer siempre ha negado en la Audiencia Nacional haber facilitado esos datos a ex altos mandos de la Policía.

Dos policías en la cita clave

Sin embargo, ‘El Gordo’ ha aportado este martes un detalle que será clave para saber quién de los dos dice la verdad. El agente –ya jubilado– ha proporcionado la identidad de los dos agentes que le acompañaban cuando Ríos Esgueva le pasó los datos del clonado de los móviles de Bárcenas en un restaurante Vips de Madrid. En concreto, el encuentro tuvo lugar en un establecimiento que dicha cadena de restaurantes tiene en las inmediaciones de la Secretaría de Estado de Seguridad.

Fuentes jurídicas consultadas explican que es probable que dichos agentes sean llamados a testificar en la pieza secreta de la Operación Kitchen. Por su parte, Francisco Martínez, quien podría ser imputado en esta causa, fue ‘número dos’ de Interior desde el 11 de enero de 2013 –cuando fue nombrado en sustitución de Ignacio Ulloa, que había dimitido por motivos personales– hasta el 18 de noviembre de 2016, cuando Juan Ignacio Zoido se hizo cargo del departamento y puso en el cargo a una persona de su máxima confianza: el ex alcalde de Córdoba José Antonio Nieto, hoy portavoz del PP en el Parlamento andaluz.

Martínez fue diputado en la Cámara Baja hasta el pasado 21 de mayo, tras no concurrir en los últimos comicios una vez que el escándalo de Kitchen salió a la luz pública. De esta forma, no goza ya de fuero ante el Tribunal Supremo, por lo que podría ser llamado a declarar como investigado por el juez García-Castellón.

El ex secretario de Estado podría ser llamado a declarar como imputado próximamente en la Audiencia Nacional

Cuando declaró a mediados del pasado mes de enero en esta pieza separada del caso Tándem, el comisario Enrique García Castaño señaló que fue el entonces Director Adjunto Operativo (DAO) –Eugenio Pino, investigado también en este procedimiento– quien reclamó su participación en el dispositivo puesto en marcha en 2013 y que ahora se investiga judicialmente tras conocerse que incluyó presuntamente el robo de documentación que guardaba el ex tesorero popular.

A preguntas del juez y de los fiscales Anticorrupción, el imputado explicó que Pino lo llamó cierto día a su despacho oficial para pedirle su apoyo como responsable de la UCAO, el departamento policial dependiente de la Comisaría General de Información al que estaban adscritos los agentes especialistas en captación de información y encargado de llevar a cabo las escuchas, las grabaciones y los seguimientos.

Tal y como adelantó El Independiente, el comisario también ha confesado ya que entró sin orden judicial en el estudio de restauración de la esposa de Bárcenas, Rosalía Iglesias. Allí el matrimonio guardaba información sensible de la ‘caja B’ del PP, si bien García Castaño ha declarado en sede judicial que no había nada cuando él entró.