Política

La Fiscalía se opone a la libertad de los presos tras constatar la falta de arrepentimiento

El Ministerio Público ha remitido este lunes un escrito a la Sala de lo Penal donde advierte del riesgo de reiteración delictiva si los presos son excarcelados

Carme Forcadell, en el Tribunal Supremo.

Carme Forcadell, en el Tribunal Supremo. EP

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha remitido este lunes un escrito a la Sala que preside Manuel Marchena donde se opone a la excarcelación de los líderes del procés Jordi Sánchez, Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Form, Dolors Bassa y Carme Forcadell.

Según informan fuentes fiscales a El Independiente, en su informe el Ministerio Público recoge como argumento novedoso la constatación de que los presos no han mostrado el más mínimo arrepentimiento por los hechos protagonizados en septiembre y octubre de 2017, cuando se declaró de forma unilateral la independencia de Cataluña tras la celebración del referéndum ilegal del 1-O. Los fiscales se basan en lo sostenido por Rull, Turull, Sánchez y Forcadell en su turno de última palabra de la vista oral donde no sólo no mostraron arrepentimiento sino que en alguno de los casos sostuvieron que volverían a hacer lo mismo.

«Los acusados, lejos de cualquier sentimiento de contrición o de arrepentimiento por la grave agresión al orden constitucional que protagonizaron, han insistido hasta el final -sus manifestaciones en el ejercicio del derecho a la última palabra son buena muestra de ello- en el rechazo frontal a la restauración del orden jurídico por parte del Estado, y en la absoluta convicción de que volverían a cometer los hechos delictivos que son objeto del procedimiento»,  subrayan los fiscales Javier Zaragoza y Fidel Cadena.

La Fiscalía del Alto Tribunal, ante la proximidad de la sentencia (que se espera para el próximo otoño), entiende que continúa existiendo riesgo de fuga y de reiteración delictiva por parte de los acusados ya juzgados. «La medida cautelar deviene, si cabe, más necesaria una vez terminado el juicio, cuando ya es inminente la sentencia y la posible condena», recalcan.

«Subsisten riesgos de reiteración delictiva y de fuga que podrían convertir en imposible la ejecución de la sentencia  y que la apariencia de buen derecho se ha incrementado tras el juicio oral, por lo que el ambivalente dato del transcurso del tiempo debe valorarse, en el caso concreto, como aumento razonable de la posibilidad de una efectiva condena», indican los acusadores públicos.

En su alegato final el ex líder de ANC Jordi Sánchez sostuvo que “habrá urnas y votaremos”; el ex conseller Josep Rull aseguró que “después de nosotros siempre vendrán más, no hay suficientes cárceles para encerrar la dignidad de un pueblo”; su ex compañero del Gover Jordi Turull manifestó ante la Sala que “no se va a descabezar” el movimiento independentista o la “voluntad de los catalanes de decidir su futuro político”; y, la ex presidenta del Parlament Carme Forcadell negó la realidad y dijo ser juzgada por quien era pero no por sus actos.

Por su parte, el ex conseller de Interior Joaquim Forn sostuvo en su última palabra que “el 1 de octubre fue más que un referéndum. Fue una manifestación de valores democráticos, de civismo, de ciudadanía y de dignidad” mientras que Bassa pidió una sentencia absolutaria que “solucione” el problema en Cataluña.

Te puede interesar

Comentar ()