El Ayuntamiento de Madrid, dirigido por el popular José Luis Martínez-Almeida, ha colgado este jueves una gran bandera de España en la fachada del consistorio, ubicado en la céntrica Plaza de Cibeles. Se espera que este viernes, sobre la una del mediodía, se una a ella la bandera LGTBI con motivo de las celebraciones del Orgullo que tendrán lugar en la capital en las próximas semanas.

Precisamente el colgado de esa bandera LGTBI había generado cierta polémica con Vox, que retó al PP a colocar la bandera de España en su lugar «si Almeida quiere demostrar que Madrid respeta los derechos de todos, al margen de su orientación sexual».

Horas antes, el propio Almeida había confirmado que la bandera del Orgullo volvería colgarse en la fachada del Ayuntamiento, «como todos los años». «Esta cuestión no es objeto de debate», declaró Almeida, que pidió «poner fin a los debates interesados por parte de algunos partidos políticos que solo quieren politizar el Orgullo».

Pese a las reclamaciones de Vox durante la campaña electoral, en la que reclamó que el Orgullo y otros grandes eventos se sacaran del centro de la ciudad y se llevaran a la Casa de Campo, esa aspiración ha quedado enterrada con los pactos de gobierno. De hecho, en el pacto entre PP y Ciudadanos se menciona expresamente que el evento continuará en su misma ubicación y con sus mismas características reivindicativas e inclusivas.