Política

Fallece el ex fiscal Eduardo Fungairiño, uno de los mayores azotes de ETA

El ex fiscal jefe de la Audiencia Nacional ha fallecido este domingo a los 73 años de edad por una insuficiencia respiratoria

El ex fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño

El ex fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño.

Eduardo Fungairiño Brigas, ex fiscal jefe de la Audiencia Nacional durante 26 años, ha fallecido este domingo a causa de una insuficiencia respiratoria a los 73 años de edad.

Fungairiño ocupó un papel fundamental en la lucha contra ETA al convertirse en uno de los principales azotes de la banda terrorista.

Fungairiño investigó numerosas causas sobre el terrorismo de ETA, como los casos de Henri Parot, José Javier Arizcuren Ruíz, «Kantauri», Francisco Múgica Garmendia, «Pakito»; Santiago Arróspide, «Santi Potros», Ignacio Etxebarria, «Mortadelo», o contra Idoia Lopez Riaño, alias «Tigresa».

Por esta lucha contra el terrorismo, en 1990 fue objeto de un atentado con paquete bomba enviado por ETA. La policía lo desactivó antes de que le estallara en las manos.

Fue destituido de su cargo en la Audiencia Nacional 2006, en plena negociación del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero con la banda terrorista, lo que generó una enorme polémica e indignación entre las víctimas del terrorismo. «No hace falta ser muy inteligente para saber que me cesaron por exigencias de los terroristas», declaró a Europa Press.

La banda terrorista hizo público un comunicado anunciado la declaración de una tregua el 22 de marzo de 2006, poco más de un mes después de que el cese de Fungairiño se hiciera efectivo.

La Fiscalía General ha lamentado su pérdida y ha trasladado el pésame a familia, amigos y compañeros de Fungairiño, cuya imagen era muy conocida y reconocible porque empleaba una silla de ruedas a raíz de un accidente automovilístico que sufrió en 1965 cuando estudiaba Derecho.

Licenciado en Derecho, en noviembre de 1972 ingresó en la Escuela Judicial y en 1980 fue nombrado fiscal en la Audiencia Nacional, donde ocho años después tomó posesión del cargo de teniente fiscal.

Fungairiño también se ocupó de casos de narcotráfico y delitos económicos, así como peticiones de extradición y de colaboración judicial o comisiones rogatorias en el extranjero.

También ejerció como fiscal en el macro juicio por el envenenamiento masivo con aceite de colza desnaturalizado, en el que intervino durante los nueve años que duró su instrucción.

El 7 de enero de 1984 fue condecorado con la Cruz Distinguida de Primera Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort, y está en posesión asimismo de la Cruz de Honor de la Orden de San Raimundo de Peñafort, por una Orden de 7 de Enero de 1988.

Comentar ()