Activistas de la ONG Greenpeace han bloqueado desde primera hora de la mañana de este lunes 1 de julio el acceso a Madrid Central desde la calle Alcalá para protestar contra la moratoria de multas ordenada por el Ayuntamiento de Madrid, bajo el lema ‘Madrid central Funciona’.

«Poniendo este freno humano en las calles de manera pacífica reclamamos al Ayuntamiento que no rebaje una medida que ha demostrado su eficacia reduciendo la contaminación a su valor más bajo en 10 años», ha indicado la organización en un comunicado, acompañado de imágenes de los activistas sentados en el suelo para impedir la entrada de coches en esta calle y con una pancarta en la que denuncian que la contaminación es la responsable de 38.000 muertes anuales.

Además, recuerdan que Madrid Central sigue en vigor «con o sin multas», y animan a los ciudadanos a seguir utilizando el transporte público y evitar ir al centro en coche: «Por eso hemos dejado libre el carril bus, permitiendo el paso a los autobuses y vehículos de emergencia».

Además, varios piquetes informativos se desplegarán este lunes en distintos puntos del perímetro de Madrid Central para pedir responsabilidad a los conductores. A las 10 y a las 19 horas, piquetes informativos se situarán en Cibeles con Alcalá, en la calle Atocha, en la plaza de Embajadores, en la Puerta de Toledo y en Plaza de España con Gran Vía.

Coincidiendo con la entrada en vigor de la moratoria de multas, que se extenderá hasta el 31 de agosto, los piquetes informarán a conductores y conductoras de lo que supone esta suspensión de facto de Madrid Central, señalan, pidiéndoles «que sean responsables y dejen el coche en casa» aunque el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, «sea un irresponsable».

Cientos de personas acudieron ayer sábado a una multitudinaria manifestación por Gran Vía para reivindicar la continuidad de Madrid Central. La marcha arrancaba al grito de ‘Madrid Central Sí’ y ‘Gobierne quien gobierne, Madrid Central se defiende’.

Algunos lemas de las pancartas fueron ‘Yo sí quiero Madrid Central’, ‘Respirar también es de derechas’ o ‘Almeida céntrese’. «Toda esta inmensa fuerza de la gente tiene que hacer pensar al Ayuntamiento su intención de arrasar con un proyecto como Madrid Central porque se empieza por una moratoria y después todo es barra libre», declaraba la concejala de Más Madrid Inés Sabanés.

El coordinador de Ecologistas en Acción y uno de los portavoces de la Plataforma en Defensa de Madrid Central, Paco Segura, recalcó que la ciudadanía «está a favor de Madrid Central porque la gente ha comprobado en estos meses que sin coches se vive y respira mucho mejor y que la ciudad es más agradable».