España | Navarra | Política

Chivite negocia en siete mesas su programa mientras Bildu amenaza con no apoyarle

La candidata del PSN quiere cerrar con Geroa Bai, Podemos e I-E un primer borrador antes del jueves e ignora la advertencia de la izquierda abertzale, "habrá investidura y tendrán que retratarse"

logo
Chivite negocia en siete mesas su programa mientras Bildu amenaza con no apoyarle

Resumen:

El Partido Socialista de Navarra (PSN) ha iniciado hoy las reuniones para comenzar a explorar un acuerdo programático con el que presentar la candidatura de su secretaria general, María Chivite, para presidir la Comunidad Foral. Los socialistas negocian con Geroa Bai, Podemos e Izquierda Unida a través de siete mesas sectoriales, que a lo largo de toda esta semana confían en poder cerrar un acuerdo. En ellas no figura EH Bildu, que por el momento ha quedado fuera de las negociaciones oficiales que está manteniendo el PSN. Una decisión que ha llevado hoy a la portavoz de la coalición de la izquierda abertzale a advertir a Chivite de que no podrá ser investida con el apoyo o abstención de Bildu si no dialoga con ellos.

El PSN entregó el pasado 24 de junio un primer borrador de programa a los grupos con los que quiere acordar y que sirve de punto de partida en las negociaciones. En el documento, de 40 paginas, se incluían propuestas del resto de formaciones en aras a facilitar un consenso programático suficiente y que se confía en poder cerrar esta semana. A las reuniones iniciadas hoy continuarán otras en los próximos días y el jueves está previsto un encuentro de mayor calado para actualizar el progreso en las conversaciones y ante las que en público todos los partidos se han mostrado optimistas.

Los contactos se acelerarán en la confianza de que todo quede sólo a falta de pequeños detalles que faciliten el parón de las negociaciones que se producirá durante las fiestas de San Fermín que comienzan el sábado día 6 y no concluyen hasta el 14 de julio. Por el momento en la primera ronda de contactos de partidos llevado a cabo por el presidente del Parlamento de Navarra, Unai Hualde, ninguno de los posibles candidatos presentó apoyos suficientes para ser investido, por lo que se inicia una segunda fase. Tras el parón de San Fermín, los partidos tendrían aún un plazo máximo de hasta el 26 de agosto para lograr un respaldo que impida la repetición de elecciones.

«Ni serio ni responsable»

Esta mañana el secretario general del PSN, Ramón Alzórriz, ha destacado que ven voluntad de acuerdo en el resto de grupos y que Chivite y el PSN mantienen inalterable su deseo de presentar la candidatura de Chivite. Ante la amenaza de EH Bildu de no respaldar un Ejecutivo socialista si no negocian con ellos, Alzórrin ha insistido en que el suyo será un gobierno «plural, de progreso, feminista y de izquierdas» y que quien finalmente no opte por respaldarlo quedará retratado.

La portavoz de EH Bildu, Bakartxo Ruiz, ha afirmado hoy que no es «ni serio ni responsable» la actitud que mantiene el PSN de vetar el diálogo con Bildu, Ruiz insiste en que de no hacerlo no se dan las circunstancian para asegurar un gobierno alternativo al de la derecha. La izquierda abertzale teme que Chivite decida presentarse a la investidura y recabar sus votos pero posteriormente gobernar de la mano de la derecha que lidera UPN.

Una posibilidad que también ha esgrimido el candidato de Navarra Suma, Javier Esparza, quien en una entrevista a El Independiente aseguraba este fin de semana que Chivite no sólo está dialogando con Bildu, recurriendo para ello a Geroa Bai como «relator», sino que lo que teme es que Chivite sólo pretenda una investidura «de progreso y nacionalistas» pero que gobernara con los «constitucionalistas». Hoy Esparza ha asegurado que Chivite buscará acuerdos recurriendo a «cesiones ante el nacionalismo».

Hoy la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, también se ha referido al proceso de conformación de Gobierno en Navarra y del que ha asegurado que a la derecha en España «le aterra y solivianta» la opción de que Chivite gobierne la Comunidad Foral, «esgrimen el miedo a los nacionalismos periféricos», ha apuntado. «Pero es falso, en Navarra ha  gobernado el nacionalismo cuatro años coincidiendo en el tiempo con un gobierno del PP en España y nada parecía asustarles». Mendia ha defendido que la candidatura de Chivite acredita que el socialismo es capaz de «coser una tierra plural y hacerlo con políticas progresistas».