Política

El Gobierno ignora la propuesta de Iglesias: la investidura "no pasa por tácticas"

Moncloa ha criticado la propuesta de Podemos, que pasa por "probar si dan los números" el próximo 23 de julio antes de cambiar su postura respecto a la exigencia de entrar en el Ejecutivo de Pedro Sánchez

logo
El Gobierno ignora la propuesta de Iglesias: la investidura "no pasa por tácticas"
La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo.

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo. EFE

Resumen:

La carta abierta de Pablo Iglesias publicada este miércoles en La Vanguardia por la que se compromete a «revisar nuestra posición» sobre la intención mantenida hasta ahora por Podemos de entrar en el Ejecutivo de Sánchez si no sale adelante la investidura del candidato socialista  no ha dejado indiferente a sus socios de Gobierno.

Muy contundente se ha mostrado al respecto la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, quien ha ignorado la oferta de Pablo Iglesias y ha recordado que la investidura «no pasa por táctica» ni puede ir de «retos ni estrategias».

En declaraciones a los medios antes de inaugurar un curso de verano de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Calvo ha pedido al líder de Podemos que en «todo lo relativo a poder tener gobierno en el mes de julio» tiene que anteponer «sinceridad y seriedad» en sus «objetivos políticos». «Queremos escuchar qué prioridades hay ahí, queremos hablar de política con ellos y, a partir de ahí, pensamos que pueden participar en una administración y en las decisiones políticas», ha añadido.

Calvo ha subrayado que los morados «todavía» no han respondido a la oferta de Pedro Sánchez y les ha exhortado a tener «sentido de responsabilidad por su país».

Por otra parte, el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha señalado que Iglesias matiza lo que «ha venido planteando» anteriormente, que son «dos momentos de investidura», algo que el Gobierno no contempla. El secretario de Organización del PSOE ha calificado la propuesta del líder de Podemos de «entretenimiento» frente a una sociedad que «nos urge a tener Gobierno».

Una de las primeras en reaccionar a la oferta -que llega tan solo un día después de que Meritxell Batet anunciase la fecha del debate de investidura, emplazada al 22 de julio-, ha sido la titular en funciones de la cartera de Hacienda, María Jesús Montero, quien ha criticado que lo que a priori parece «una gran disposición» por parte de los morados, responde en realidad a la intención de Iglesias de finalmente imponer «lo que yo quiero hacer». «Es impensable que los políticos no sean capaces de ponerse de acuerdo cuando los ciudadanos ya han mostrado su voluntad», ha añadido.

La propuesta de Podemos ha sido reafirmada en redes sociales por la portavoz de la formación, Irene Montero, quien ha suscrito el discurso de Iglesias y ha instado a Sánchez a «probar si nos dan los números» el próximo 23 de julio.

Respecto a esa propuesta de renunciar a ministerios única y exclusivamente si el Congreso no aprueba el Gobierno de coalición PSOE-UP, la ministra ha rebatido la propuesta en el programa Espejo Público asegurando que en «política no se puede someter a ensayos que nada tiene que ver con el funcionamiento de las instituciones». El PSOE hasta ahora se ha negado a la exigencia de Podemos de entrar en el Gobierno aduciendo que provoca el rechazo de otros posibles socios de investidura.

Bastante menos preciso se ha mostrado uno de los nombres más destacados de la pasada jornada en Bruselas. El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell no ha entrado a valorar el planteamiento del líder morado de someter a investidura un gobierno de coalición PSOE-UP antes de cambiar su posición respecto a sus exigencias a sus socios socialistas. «No conozco en detalle la propuesta, es un tema que lleva directamente Pedro Sánchez, que es quien se somete a la investidura, y está trabajando para buscar los votos necesarios», ha apuntado.

Borrell, por contra, sí ha señalado este miércoles en una entrevista en La Ser que el rechazo expreso del presidente del Gobierno a un ejecutivo en coalición con Podemos se debe a una «cuestión de funcionalidad».

Hasta ahora, el motivo del bloqueo electoral -que precipitaría a la repetición electoral el próximo 10 de noviembre- es el enfrentamiento entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias sobre la fórmula de integración de Unidas Podemos en el Ejecutivo. El presidente en funciones no quiere a dirigentes de Podemos en su Consejo de Ministros y el líder de la formación morada exige carteras ministeriales a cambio del apoyo de sus 42 diputados.