Política

"No nos da ningún miedo que Sánchez fuerce elecciones", responde Casado

Le pide que "no se manche" con pactos con "los herederos de Batasuna" en Navarra

Javier Esparza y Pablo Casado EFE

«No es un escenario que nos dé ningún miedo pero sería una tremenda irresponsabilidad». Así ha reaccionado este martes Pablo Casado (PP) a la posibilidad de que se repitan elecciones el 10 de noviembre si la investidura de Pedro Sánchez resulta fallida el próximo 23 de julio. El líder del PP ha recordado que el candidato socialista tiene opciones para lograr distintas mayorías para ser investido, desde un pacto con Navarra Suma e incluso con Coalición Canaria que saque a EH Bildu de la ecuación, hasta reeditando la mayoría de la moción de censura «con Junqueras y Otegi».

Si Sánchez sigue sin negociar esos apoyos es porque quizás «está intentando forzar nuevas elecciones» según el dirigente popular, que ha rechazado esa posibilidad aunque las encuestas le sean favorables.

Pablo Casado ha realizado estas valoraciones tras reunirse con el líder de Unión del Pueblo Navarro, Javier Esparza, y firmar una declaración «por la dignidad de las instituciones navarras y españolas» que también ha suscrito Albert Rivera, aunque ha querido hacerlo por separado para que los tres líderes políticos no comparecieran juntos.

El presidente del PP también ha pedido a Sánchez que «rectifique» y que el PSOE de Navarra no pacte con EH-Bildu para evitar que gobierne la mayoría de Navarra Suma, ganadora de las elecciones y coalición formada por UPN, PP y Cs.

Casado ha insistido en que la máxima representación del Gobierno «no se puede manchar con pactos con los herederos de la banda terrorista ETA». Ha recordado el 22 aniversario de la liberación de Ortega Lara y la «entrevista sonrojante» a Arnaldo Otegi en la «TVE de todos los españoles», en la que un «ex terrorista confeso se negó a condenar la historia de sangre, extorsión y dolor de ETA». La relación con EH-Bildu se vuelve todavía más grave para Casado después de que Otegi «acuñara» un nuevo concepto contrario a los derechos humanos: el «derecho a causar dolor», es decir, a matar, torturar, mutilar, extorsionar, amenazar y expulsar de tu tierra a cientos de miles de ciudadanos.

«Gente de esa catadura moral no puede ser socio ninguno», ha advertido Casado, que ha recordado el listado de víctimas de ETA que pesa sobre el PSOE. «El relato de la equidistancia y equivalencia no se puede tolerar», ha asegurado.

Esparza también ha insistido en esa línea y ha situado el veto a EH-Bildu en cuestiones prepolíticas: «Se trata de dignidad, de ética y de moral, cuestiones que van antes de la actividad política», ha destacado, antes de recordar que EH-Bildu no ha condenado la violencia de ETA y que participa en homenajes a asesinos terroristas.»Apelo a la dignidad de miles de socialistas. Sánchez sería un presidente indigno si lo consigue a través de pactos con aquellos que han causado tanto daño y tanto dolor», ha advertido.

Comentar ()