La detención del jefe de la Policía Judicial de la Guardia Civil en Algeciras es como «un jarro de agua fría para todos los componentes de este cuerpo», una noticia que evidencia «la extensión de los tentáculos del narcotráfico en el Campo de Gibraltar, según han destacado las asociaciones de agentes.

Así lo han puesto de manifiesto la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) y la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), dos de las entidades que representan a los agentes, tras la detención el miércoles de este capitán, con las iniciales J.F, uno de los máximos responsables de la lucha contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar.

El Juzgado de Instrucción número 4 de Algeciras ha ordenado este jueves el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza del agente de la Guardia Civil detenido el miércoles en esta provincia.

En principio, y a la espera de que se desarrolle la instrucción de la causa, la juez le atribuye presuntos delitos de revelación de secretos, omisión del deber de perseguir delitos, prevaricación y pertenencia a organización criminal.

En una nota de prensa, la AEGC recuerda a los compañeros fallecidos en la persecución de narcotraficantes y señala: «nos duele que, presuntamente, el que debería estar al frente de toda esta lucha pudiera estar manchado por el narcotráfico».

«AEGC espera que se lleve a cabo una rigurosa investigación y que se depure cualquier implicación con el narcotráfico de este o aquellos compañeros que puedan tener vinculación con estos delincuentes que nos acosan y agreden sin importarles nuestra vida», agregan.

«No queremos ningún garbanzo negro en la Guardia Civil. Nos levantamos y vamos a trabajar cada día por un sueldo muy inferior al que el más bajo de la pirámide del narcotráfico consigue en unas horas, pero lo hacemos sabiendo que cumplimos con la sociedad, por eso que un integrante de la Guardia Civil pueda estar asociado con estos delincuentes debe ser investigado hasta el final», añaden.

Por su lado, la AUGC expresa «con todas las reservas y respeto a la presunción de inocencia de este mando» su «honda preocupación ante una situación que, de demostrarse, pondría en evidencia algo que ya en su momento denunciamos: la extensión de los tentáculos del narcotráfico en la provincia de Cádiz hasta altas instancias de la Administración y la función pública».

«Desde AUGC, tras la detención del capitán, vamos a permanecer atentos a la evolución de los hechos. En función de ésta, nuestros servicios jurídicos estudiarán las medidas oportunas a adoptar», agrega tras indicar que uno de sus cometidos es luchar contra la corrupción dentro de la Guardia Civil.

Añaden que «la profundidad de la amenaza del narcotráfico en la provincia de Cádiz es de tal envergadura que, como ya venimos advirtiendo reiteradamente, requiere de un plan integral de seguridad permanente que aborde la situación en todas sus derivaciones».

Insisten en reclamar que el área de Campo de Gibraltar sea declarada zona de especial singularidad, que «debería abordar otras cuestiones como la incentivación para compensar la mayor peligrosidad, penosidad y sobreesfuerzo que conlleva ejercer la función policial en esta zona».

Para la organización Independientes de la Guardia Civil (IGC) esta detención podría «poner en evidencia las relaciones informales entre grupos de narcotraficantes y algún jefe del cuerpo». Además insta al Gobierno «a acabar con la libre designación en la Policía Judicial de la Guardia Civil, que permite que los jefes puedan rodearse y a la vez echar de los equipos de investigación».