El secretario general Pablo Iglesias ha rechazado la propuesta de Gobierno monocolor del PSOE, reflejada hoy en la Comisión Permanente socialista. «La Ejecutiva socialista puede decidir lo que quiera pero los españoles no han votado un Gobierno monocolor», ha dicho en Telecinco Iglesias, para añadir que su «sensación» es que «al PSOE se le acaban las excusas». «La época de las mayorías absolutas ha terminado», ha añadido, poniendo como ejemplo a múltiples países de la Unión Europea o a las Comunidades Autónomas.

En la Comisión Permanente de la Ejecutiva federal del PSOE celebrada este lunes se ha reiterado que el deseo del presidente del Gobierno en funciones es un Ejecutivo monocolor sin presencia de ministros de Podemos. Así lo establece el documento de la Permanente. Podemos no ha recibido ese documento a lo largo del día y sus dirigentes se han enterado por la prensa. «Quizá no sea una propuesta seria enviar una propuesta a través de los medios de comunicación».

Iglesias ha calificado el documento del PSOE de «corta y pega de su programa electoral». «Viene por ejemplo la exhumación de Franco, que ya está decidida», ha explicado el líder podemista. «Y tiene muchos pasos atrás respecto al acuerdo de Presupuestos: no dice nada de bajar el precio del alquiler o de derogar la última reforma laboral, como piden los sindicatos».

En la entrevista que el presentador Pedro Piqueras ha realizado al secretario general morado, que este martes se verá por quinta vez con Pedro Sánchez desde las elecciones generales del pasado 28 de abril, Iglesias ha resaltado las «cesiones» de su partido al presidente del Gobierno en funciones».

«No hemos parado de ceder. El PSOE nos dijo que no harían un Gobierno de coalición si no obtiene los apoyos para la investidura. Y dijimos: vamos a probar y, si eso no sale, lo replanteamos. Recuerdo que Rivera presumía que con Sánchez el 80% del programa de Ciudadanos estaba. Nosotros no tenemos el 80%», ha asegurado Iglesias.

Piqueras ha preguntado entonces por el principal obstáculo a un Gobierno «de cooperación y no de coalición»: las discrepancias de ambos partidos sobre Cataluña, según ha señalado este lunes la presidenta del PSOE, Cristina Narbona. El secretario general ha dicho que aquí se produce otra «cesión» de los morados: «No hemos ganado las elecciones y asumimos el programa del PSOE con Cataluña», ha proclamado. Una asunción que ya trascendió la semana pasada, al publicar un artículo La Vanguardia de Iglesias en el que aceptaba las tesis de Sánchez sobre el conflictivo procès.

Sobre la reunión de este martes, «les vamos a plantear lo que nos parece lo más sensato: negociar de manera integral un programa de estabilidad con prioridades muy concretas». Por ejemplo, «un Gobierno ya. Hay mucha gente con dificultades a fin de mes que no entiende que los presupuestos vigentes sean los de Montoro».

El secretario general no ha contestado a una pregunta de Piqueras sobre si Sánchez le ofreció en la primera reunión tras las elecciones generales dos ministerios. «No puedo contestar por respeto». Y ha señalado sobre la oferta de nombrar ministros independientes que «cuando alguien no tiene mayoría absoluta no puede hablar como si tuviera mayoría absoluta» .

«Soy optimista porque al fin y al cabo las negociaciones son así», ha concedido, para terminar con el asunto de la investidura. «Respetamos que la primera opción del PSOE fuera Ciudadanos. Y que su siguiente opción fuese Casado. ¿Cuál es el objetivo de Pedro? Ser presidente. Esto podía haber salido bien si Rivera hubiera hecho un acuerdo con el PSOE o si el PP se abstuviese. Pero eso no ha sucedido».

Para cerrar la entrevista, ha opinado sobre el partido en el que su ex número dos Íñigo Errejón trabaja. «Si Errejón monta un partido con Llamazares o con quien quiera, pues que los electores voten tranquilamente. Eso sí, creo que a los votantes de izquierda las escisiones no son lo que más les gusta».

También le han preguntado por los abucheos a Ciudadanos en la fiesta del Orgullo Gay. «El derecho de reunión y manifestación es sagrado, y la gente de Ciudadanos tiene todo el derecho a manifestarse donde le dé la gana», ha proclamado. «Ahora, los pactos de Ciudadanos con la derecha homófoba de Vox puede parecerle hipócrita a mucha gente. No les puede extrañar que después de ir de la mano de Abascal o Monasterio a algunos, especialmente a la comunidad LGTBi, no les guste mucho».

Este lunes por la mañana, Iglesias había destacado que la negociación de una investidura es «algo tan importante que no puede quedarse meramente en una operación de márketing.