El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha comparecido ante los medios antes del estreno de los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid oficiados por el partido morado para insistir en reclamar un puesto en el Consejo de Ministros y denunciar la estrategia de Pedro Sánchez de cara a la investidura. Preguntado como de costumbre en las últimas semanas por la formación de Gobierno, el secretario general de Podemos ha defendido que su partido ha «ido haciendo cesiones desde el principio» pero ha atacado el «marketing» del PSOE a la hora de tratar con su equipo.

«Entiendo que los especialistas en marketing [en velada referencia al asesor Iván Redondo] tengan mucha importancia en la estrategia del PSOE», ha concedido Iglesias, «pero algo tan importante como una negociación de investidura no puede quedar meramente en el marketing, en propuestas grandilocuentes. Llevamos dos meses planteando al PSOE reunir equipos de trabajo, que ya tienen experiencia en trabajar juntos en el anterior Gobierno».

Iglesias ha enumerado tres concesiones programáticas hacia Pedro Sánchez, la última sobre Cataluña. «Claro que apostamos por el diálogo y que nuestras posturas en Cataluña son muy diferentes, pero asumimos que el liderazgo lo tiene que asumir el PSOE», ha asegurado, anticipando lo que le transmitirá al presidente en funciones en la reunión que mantendrán en Moncloa este martes.

El temor del PSOE a que Cataluña se convierta en un punto de fricción constante si Podemos entra en el Gobierno es uno de los principales obstáculos para el gobierno de coalición que pretende Iglesias. Sánchez es partidario de un gobierno monocolor con mensaje unitario en temas clave, como éste. Iglesias, pese a destacar que respetará el liderazgo del PSOE, ha aprovechado su comparecencia para pedir a los socialistas que reflexionen sobre qué «modelo de país» persiguen.

Sobre la propuesta del presidente en funciones de que Podemos nombre figuras independientes para su hipotético Ejecutivo, también ha tenido respuesta el líder de Podemos: «En los Gobiernos puede haber personas independientes, pero las personas que se presentan lo hacen para ocupar cargos de Gobierno. Si no tendríamos gobiernos tecnocráticos. Tengo la sensación de que lo que estamos haciendo es sensato», ha subrayado, incidiendo en la necesidad de que sean los cabezas de lista de Podemos, él incluido, quienes ocupen responsabilidades ejecutivas en la hipotética conformación de un futuro gobierno con el PSOE.

Una ‘batalla por el relato’

«La política no puede ser una batalla por el relato, un terreno solo para los spin doctors«, ha agregado más tarde durante los cursos de la UCM. Antes de la inauguración de los mismos, el candidato a la presidencia del Gobierno había opinado que «no es demasiado serio filtrar una decisión sobre la investidura a los medios para que a mi me pregunten luego sobre ella».

El máximo dirigente de Podemos ha destacado las «cesiones» de los suyos. «El PSOE nos dijo; no tenemos ningún problema en coaligarnos con vosotros, pero va a ser imposible la investidura porque no dan los números. Después nos dicen que si nuestra posición en Cataluña es incompatible», ha indicado, con relación a la propuesta de hoy de los morados según la cual Podemos está dispuesto a asumir la postura del PSOE con el procès.

«Dijimos que reconocemos el liderazgo de Pedro Sánchez. No paramos de flexibilizar. Con 3,7 millones de votos no aspiramos a cumplir nuestro programa. Nos conformamos con que determinados artículos de la Constitución se hagan reales».

«Como en 20 países de la UE»

En defensa de la coalición, ha precisado que en la próxima reunión van «a plantear al PSOE que esto no tiene que irse a septiembre y que hagamos como en 20 de 28 países de la UE».

Preguntado finalmente por si la negociación para la investidura implica obligatoriamente un cargo en el Gobierno, Iglesias ha abogado por el derecho de sus 3,7 millones de votantes. Igualmente ha insistido en el mantra de su formación («negociar es una cosa muy seria que no debe hacerse a través de los medios»), ha repetido la letanía de propuestas, que van desde las pensiones hasta el feminismo, y ha lamentado que «da la sensación de que lo que quiere el PSOE quiere sacar la investidura como sea».