Política

Iglesias pide un cara a cara con Sánchez para discutir los motivos de su veto en el Gobierno

La dirección de Podemos considera un "avance" el planteamiento del presidente, al que Irene Montero pide "rectificar" por acusarle de no defender la democracia

logo
Iglesias pide un cara a cara con Sánchez para discutir los motivos de su veto en el Gobierno

El líder de Podemos durante su rueda de prensa para analizar los resultados electorales del 26-M.

Resumen:

Podemos está valorando el ultimátum del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, para que Pablo Iglesias renuncie a entrar en el Gobierno y se pueda constituir un Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos sin dirigentes de peso del partido morado.

Fuentes cercanas al secretario general de Podemos han asegurado a Efe y confirmado a El Independiente que consideran un «avance» el planteamiento expresado hoy por el presidente del Gobierno en una entrevista en La Sexta, en el que ha considerado a Iglesias el principal escollo para poder pactar una coalición y ha puesto el jueves como plazo para la entrada de miembros de Podemos en el Ejecutivo. En la dirección de Podemos valoran que el candidato a la investidura haya hablado claro al señalar los motivos por los que no quiere a Pablo Iglesias en su Ejecutivo, sobre los que se abre a discutir.

Pablo Iglesias, según estas fuentes, está dispuesto a discutir con el presidente del Gobierno los motivos por los que no lo quiere en su Consejo de Ministros, entre los cuales están las «divergencias» entre ambos, sobre todo en las cuestiones de Estado, y concretamente sobre el desafío independentista en Cataluña.

El secretario general de Unidas Podemos considera que ha dejado lo suficientemente claro que respetará el liderazgo de Pedro Sánchez en cuestiones de Estado como Cataluña y le será leal, como ha quedado demostrado en pactos previos como el de los presupuestos o la propia moción de censura que hizo presidente a Sánchez.

Las fuentes añaden que Iglesias cree que lo legítimo es que el candidato a la Presidencia del Gobierno de un partido forme parte de la coalición porque así sucede en todos los gobiernos europeos en los que dos o más formaciones pactan, y, aunque renuncia a ministerios de Estado, sí le gustaría gestionar áreas como Medio Ambiente, Trabajo o Hacienda.

Pese a que estas son sus pretensiones, en 2016 el líder de Podemos trasladó a Sánchez, que si su presencia en un gobierno de coalición progresista suponía una dificultad, estaba dispuesto a ceder y a no estar en ese Gobierno. «Si el problema para el PSOE es mi presencia, renuncio a estar en ese gobierno. A partir de este momento me arremango la camisa y encabezaré la negociación», dijo Pablo Iglesias el 30 de marzo de 2016, después de que fracasase la investidura de Pedro Sánchez.

Irene Montero, la portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, ha exigido además a Sánchez pedir perdón a Iglesias por decir que el segundo «no defiende la democracia». «No todo vale, y menos entre fuerzas políticas que aspiran a gobernar juntas y por tanto, a respetarse y entenderse. Sánchez debe rectificar».

Muy activo en Twitter este jueves, Echenique ha entrado al trapo del tweet de Montero. «Decir que Pablo Iglesias no defiende la democracia, simplemente por tener ideas diferentes a las suyas, es algo muy grave, algo impropio de un presidente de España», ha destacado el ex secretario de Organización.

Fuentes cercanas al secretario general remarcan que empiezan a percibir en Pedro Sánchez un cierto miedo a ir a una repetición electoral en la que dan por hecho que ellos podrían perder diputados pero Pedro Sánchez se arriesgaría a que el próximo presidente del Gobierno sea el popular Pablo Casado. Desde Podemos esperan que el candidato a la investidura se dé cuenta de que los números son claros y de que solamente hay una opción para salvar la investidura: un acuerdo entre Podemos y el PSOE en el que insisten en trabajar cuanto antes