Iván Espinosa de los Monteros (Madrid, 1971) habla a veces como si fuera ajeno al mundo de la política en vez de portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados. Contrapone el ámbito de los ciudadanos al de los dirigentes que toman las decisiones, posiblemente porque con esta legislatura que nunca echa a andar, aún pendiente de si va a haber legislatura, es complicado terminar de ubicarse en la acción parlamentaria.

El objetivo de su partido, dice, «es destapar las vergüenzas» de una izquierda que «quiere silenciarnos», e insiste en no situarse en la ultraderecha ideológica porque temas como la defensa de la unidad  de España o de la familia «no son de ultraderecha, sino, habría millones de ultraderechistas en este país». Y ante  las críticas de que es el que más manda en Vox responde con un espontáneo  «no mando ni en mi casa».

Pregunta. -¿Cómo vio lo ocurrido con la investidura fallida?

Respuesta. -Sánchez y sus socios del frente popular no se pusieron de acuerdo el jueves, al menos de cara a la galería, pero nuestra sospecha, a pesar de la aparente lejanía que muestran ahora, es que ese acuerdo se producirá de aquí a septiembre. Hasta entonces, cada día que pasa sin ese gobierno Frankenstein en Moncloa es una buena noticia y un buen día para España. Nunca apoyaremos un gobierno que cuente con el visto bueno por acción u omisión de los neocomunistas de Podemos, los golpistas de ERC, los separatistas del PNV o los herederos del terrorismo etarra. Un gobierno así tendrá siempre en frente la oposición férrea de VOX; por eso nos alegra profundamente ver a Bildu tan preocupado por nuestra presencia en el Hemiciclo. Es el mejor síntoma de que lo estamos haciendo bien.

P. -¿Qué futuro le augura a ese gobierno?

R. -Hay dos noticias. Una buena y otra mala. La mala es que se avecinan años difíciles desde el punto de vista político. No va a ser esta una legislatura muy larga. El gran numero de partidos hace muy difícil encontrar estabilidad y, por tanto, no creo que vaya a ser un gobierno muy duradero, ni estable. Preveo problemas en los presupuestos, en la convivencia diaria… Pero la buena noticia, y cito a Felipe González, es que se está produciendo un cierto desacople entre el mundo de la política y el de la economía real. Los españoles estamos aprendiendo a dejar un poco al margen la política y dedicarnos a los nuestro. Los españoles han estado siempre muy por encima de sus gobernantes. España es un país muy sólido y es capaz de superar sus peores gobernantes.

Los españoles estamos aprendiendo a dejar un poco al margen la politica»

P. -En cambio, Santiago Abascal, dijo en el debate de investidura que un gobierno PSOE-Podemos es lo peor que le puede pasar a España.

R. -Es verdad que con Zapatero fue la peor época de España de los últimos 25 años desde todos los puntos de vista. La crisis tuvo una repercusión en España más dura, más severa y más prolongada por culpa de unos gobiernos absolutamente inadecuados para esa época.

P. -¿Y teme que un gobierno de PSOE-Podemos fuera incapaz de abordar una nueva crisis?

R. -No me cabe duda de que sería el gobierno más inadecuado para un momento de crisis. Pero esto quizá nos hubiera afectado mucho más hace 20 años. Ahora los españoles van a hacer un esfuerzo para compensar la mala noticia de tener un gobierno tan radical. Ayudado además porque en algunas regiones de España hay ejecutivos autonómicos que también pueden compensar un poco esa mala gestión.

P. -¿Y España también resistirá al desafío independentista en Cataluña?

R. -De nuevo la mala noticia es que tenemos el peor gobierno nacional posible y el peor en Cataluña, radical y separatista. La buena noticia es que, pese a 40 años de manipulación mediática y educativa, de intromisión en la vida de los catalanes y de desaparición del Estado en Cataluña, porque los partidos que han gobernando han abandonado a los catalanes, sigue habiendo, al menos, media Cataluña que está en desacuerdo con eso.

¿Pisarello? a veces parece que hemos importado lo peor de cada casa»

P. -Qué opina de los perfiles que se habían barajado para ese gobierno de coalición como Irene Montero o Gerardo Pisarello?

R. -Me parece dramático que personas que tienen cero experiencia en el mundo laboral y que, además, provienen de una ideología tan radical como la de los montoneros, operen tan en detrimento de los intereses de la nación española. Es muy triste y alarmante, pero insisto, espero que los españoles estemos por encima de los gobernantes que nos van a tocar. A veces parece que hemos importado lo peor de cada casa.

P. -¿Preferían ustedes repetición electoral?

R. -Repetir elecciones es un fraude a los electores. Una demostración de que el político no ha hecho su trabajo. Es la última opción posible. Espero que no nos veamos en ese escenario ni siquiera aunque nos favoreciera electoralmente, que es posible. En Murcia, por ejemplo, las encuestas dicen que si hubiera una repetición, Vox saldría altamente beneficiado.

P. -¿Por dónde y a costa de quién puede crecer Vox?

R. -Vox es un partido que está en ascenso libre en toda España y en todo el arco del espectro ideológico porque no somos un partido ideológico frente a lo que algunos dicen.

Vox es un partido que está en ascenso libre en toda España»

P. -¿Tienen sondeos, a parte de los de Murcia, que sostenga eso?

R. -Nunca hemos hecho sondeos, pero el crecimiento de afiliación de Vox es constante entre gente de todo tipo y condición. Somos un partido preocupado por la clase media depauperada, que tenía un nivel de vida que ve ahora defraudado; por los jóvenes cuyas expectativas son peores que las de sus padres; por la gente que vive en el campo, en pequeñas poblaciones, del sector primario. Todas esas personas entienden que Vox tiene unas preocupaciones que están muy en sintonía con las suyas. Esto no es de izquierdas o de derechas.

P. -¿Ve un escenario de futura confluencia con el PP como anhela el señor Casado?

R. -No sé yo si el señor Casado anhela eso, no estoy seguro. Seguimos teniendo diferencias suficientemente notables como para que tenga más sentido acudir separados a las urnas. El mejor ejemplo es el andaluz.

P. -Pero en las generales se perdieron muchos votos por la ley D,Hont.

R. -Ahí pasaron muchas cosas. La última semana se nos impidió acudir a los debates electorales. Habría sido muy bueno que la gente hubiera conocido a Abascal en primera persona y no cuando es interpretado por terceros a la peor luz posible. Y luego hubo una  campaña de desprestigio lanzada por el PSOE con el tema de las mujeres que tuvo su repercusión, no porque cayera el número de votos a Vox, sino porque consiguió movilizar a mucha gente de la izquierda. En unas futuras elecciones vamos a tener grandes ventajas; estaremos en todos los debates, estamos en las instituciones y los ciudadanos nos conocerán un poco mejor. Todas las mentiras que han dicho sobre nosotros caerán en saco roto. Y luego las ideas que defendemos son muy potentes.

P. – Si no se autocalifican de ultraderecha, ¿qué son?

R. -El partido ultranecesario para defender ideas que nadie más se atreve a defender.

Nosotros no nos definimos ideológicamente»

P. -Pero ¿ideológicamente?

R. -Es que nosotros no nos definimos ideológicamente. Nos definen nuestras ideas  y lo que defendemos. Defendemos la unidad de España, la vida en libertad de los españoles, la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, sin prevalencia de unos sobre otros, que la ley se aplique por igual a todos o que no haya una ley contra los hombres, la familia y determinados principios y valores. Si eso es ser ultra debe haber millones de españoles que lo son. Yo creo que eso no es de izquierdas ni de derechas. Nos quieren encasillar en un segmento al que no pertenecemos.

P. -Lo que pasa es que escuchándoles parece que no existe la violencia machista.

R. -Lo que decimos es que, desgraciadamente, en España existe violencia desde muchos ámbitos, pero no tiene género. En España mueren mujeres a manos de hombres, hombres a mano de hombres, mueren niños a manos de hombres y de mujeres. De esto se habla poco, pero mueren más niños a manos de mujeres que de hombres. ¿Usted hablaría de violencia feminista? España es de los países más seguros del mundo para la mujer. Lo que hay es un consenso en la izquierda de intentar dividir por categorías: hombres contra mujeres, LGBTI contra heterosexuales, izquierda contra derecha… victimizando a uno de los lados para subvencionarlo.

Mueren más niños a manos de mujeres que de hombres»

P. -Javier Maroto les preguntó hace poco qué tienen contra los gays.

R. -No tenemos nada contra los gays ni a favor. No preguntamos la condición sexual de las personas, no hay que discriminar a nadie por su condición sexual… Pero con el tema de los gays hemos pasado de que las relaciones homosexuales estuvieran prohibidas, perseguidas, incluso penadas, a que estuvieran más o menos toleradas, luego aceptadas con toda naturalidad y ahora están siendo promovidas y lo siguiente es que sean obligatorias.

P. -¿Qué cualificación, según ustedes, deben tener las personas del colectivo LGTBI que dan charlas en los colegios?

R. -Lo que preferimos es que los padres sepan qué tipo de charla les van a dar a sus hijos y, segundo, elijan voluntariamente si desean que sus hijos acudan, que no se produzcan sin el conocimiento paternal. Al colegio se va a aprender matemáticas, lengua, ciencia, tecnología….

P. -También a socializar

R. -Sí, pero no a recibir formación ideológica. Cualquier persona que vaya a un colegio a dar unos cursos a los niños, y más tan ideologizados como son éstos, tienen que tener algún tipo de formación.

Las relaciones homosexuales están siendo promovidas y lo siguiente es que sean obligatorias»

P. -¿Pero cuál sería, según Vox, el título que tendrían que tener?

R. -Pues como mínimo un título suficiente como para saber que los niños están en buenas manos, saber que no tengan antecedentes penales, que sean gente con una cierta rectitud… Igual que los profesores, deben tener algún tipo de formación para llegar a los niños. Es también muy relevante saber si provienen de algún ámbito ideológico porque  los cursos los dan entidades y lobbies altamente ideologizados muy cercanos a ciertos partidos. Acaba siendo un método de financiación irregular e indirecta de algunos partidos.

P. -¿Se van a sentar a la mesa de alguna comisión parlamentaria?

R. -Lo que pedimos es que se nos respete la proporción en que hemos sido votados. Tenemos 1 de cada 9 votos representados en este Parlamento y no estamos en la mesa del Congreso. En las comisiones nos correspondería estar en una de cada nueve, pero la izquierda quiere silenciar a Vox porque sabe que destapamos sus vergüenzas.

P. -¿En qué comisiones quieren estar?

R. -Eso forma parte de la negociación y no queremos enturbiarla adelantando acontecimientos, pero lo que pedimos es  que estemos representados de manera proporcional por respeto a nuestros votantes. Como decía el señor Iglesias al señor Sánchez, sus votos no valen más que los nuestros y sus votantes no son menos dignos que los nuestros.

P. -¿Están negociando con PP y Ciudadanos?

R. -Como digo es parte de lo que estamos hablando y lo único que aspiramos es a una representación justa, proporcional y adecuada a los votos que hemos tenido.

No sé si habrá  gobierno de Madrid  antes de que acabe julio»

P. -¿Va a haber gobierno en Madrid antes de que acabe julio?

R. -Pues no lo sé. Hemos dicho siempre que para que haya un pacto se tienen que producir tres condiciones: que se reúnan las partes interesadas, que se busque un nexo común y que eso se explique. En Murcia se han dado esos tres pasos.

P. -¿Y cuál es el escollo en Madrid?

R. -Que no se están reuniendo porque hay un partido que no quiere. Rocío Monasterio está yendo todas las mañanas a  la Asamblea de Madrid, ya le conocen los ujieres, los de seguridad, los de la cafetería, los periodistas, pero no es fácil que se siente con PP y Ciudadanpos.

P. -¿Manda ustred mucho en Vox?

R. -Yo no mando ni en mi casa. Aquí el que manda es Santiago Abascal y el comité ejecutivo nacional, y todos nos sometemos a lo que dice ese órgano del que yo ni siquiera formo parte.