Política

El pasado de Isabel Díaz Ayuso, a examen: "No hay ningún motivo para su imputación"

Fuentes jurídicas confirman a El Independiente que "por el momento" no se han encontrado causas que hagan sospechar de la comisión de delitos por parte de la futura presidenta de la Comunidad de Madrid pese a aparecer en conversaciones de la Púnica

logo
El pasado de Isabel Díaz Ayuso, a examen: "No hay ningún motivo para su imputación"
La candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso

La candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso EFE

Resumen:

Desde que se abriese el cajón de las corruptelas, las aguas del PP de Madrid nunca han estado en calma. Justo para dejar ese pasado atrás llegó la gran apuesta de Pablo Casado, una nueva cara avalada por Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, desvinculada del agitado pasado -y presente- en los tribunales de sus compañeros de partido y con la promesa de la regeneración política en Madrid como bandera.

Isabel Díaz Ayuso encara el próximo 13 y 14 de agosto una sesión de investidura en que, casi con toda probabilidad salvo las posibles injerencias de Vox saldrá elegida nueva presidenta de la Comunidad de Madrid dejando tras de sí un tortuoso camino de negociaciones y ataques constantes entre sus dos socios necesarios: Monasterio y Aguado.

Pero la última decisión por parte de la Fiscalía Anticorrupción de solicitar la imputación de Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes por encontrar indicios sobre la participación de ambas ex presidentas en la financiación ilegal del PP se ha cobrado una víctima inesperada y la investidura de Isabel Díaz Ayuso se encuentra ensombrecida ahora por su señalamiento, según información de Vozpópuli, como «interlocutora» con los integrantes de la ‘Púnica’ para mejorar la imagen de Esperanza Aguirre en Internet.

Tras saltar la noticia de la posible imputación de las ex dirigentes conservadoras y a un paso de alcanzar ese esperado cetro madrileño, Ayuso trató de desmarcarse del anuncio del Ministerio Público aclarando que «mi nexo con ellas es exactamente el mismo que el de cualquier militante o afiliado del PP durante las épocas en las que ellas han sido presidentas».

Pero no fue exactamente así. La periodista y política sí trabajó de manera directa con Esperanza Aguirre durante el mandato de esta, siendo Ayuso la encargada de llevar las redes sociales de la líder regional y la comunicación online del partido en la capital. Y su relación directa con Aguirre no terminaba ahí, pues paralelamente trabajó, según publica El País, en Madrid Network en calidad de asesora, una entidad opaca creada durante la primera legislatura ‘aguirrista’ que acogió a varios jóvenes promesa del PP. Por dicho trabajo percibía más de 4.000 euros mensuales hasta acceder a su escaño en la Asamblea de Madrid en 2011.

Sin embargo, pese a la multiplicación de informaciones sobre la posible vinculación de Ayuso a la macrotrama Púnica, lo cierto es que fuentes jurídicas han confirmado a El Independiente que «hasta ahora no se ha encontrado motivo alguno para su imputación» y, pese a haber mantenido un vínculo directo con Esperanza Aguirre durante los años en que se desarrollaba el entramado delictivo, «ella como responsable de redes no poseía ningún elemento ni responsabilidad que supusiese la comisión de delito alguno».

La falta de motivos que por el momento estima la justicia para no investigar a Isabel Díaz Ayuso hará respirar no solo a Casado, sino también a su socio preferente. Ciudadanos, encarnado en la figura de José Manuel Villegas, ha quitado hierro a las informaciones contra la candidata y futura presidenta de la Comunidad de Madrid, aunque sí ha advertido que serán «implacables» con los casos de corrupción. «Si algún miembro es imputado por corrupción, deberá dejar el partido», recalcaba tajante, conscientes de que, de cumplirse las sospechas sobre la candidata que cuenta actualmente con la rúbrica naranja, se tambalearía tanto la coalición de centro-derecha en Madrid como los propios cimientos de un partido hastiado por los críticos.