Política

Huarte, el municipio que el PSOE entrega a Bildu a cambio de la presidencia de Navarra

La coalición de Arnaldo Otegi se cobrará así una de las exigencias a cambio de las que facilitó la investidura de la líder socialista al frente de Navarra

logo
Huarte, el municipio que el PSOE entrega a Bildu a cambio de la presidencia de Navarra
La líder del PSN, María Chivite, en el Parlamento de Navarra.

La líder del PSN, María Chivite, en el Parlamento de Navarra. MIKEL SEGOVIA

Resumen:

EH Bildu, la coalición liderada por Arnaldo Otegi, se cobra ahora el precio de las cinco abstenciones que erigieron a María Chivite (PSN) como nueva presidenta de Navarra. Y esta no ha dudado en entregarles, a cambio, uno de los dos ayuntamientos que exigieron los abertzales: se trata de Huarte, en Pamplona, un municipio de 7.000 habitantes que ha designado este martes al segundo alcalde de una investidura que comenzó el pasado 15 de junio capitaneada por la socialista Amparo López. El portavoz de la coalición, Bakartxo Ruiz, exigió además a los socialistas la alcaldía de Sartaguda.

Tras las pasadas elecciones, López fue elegida alcaldesa de la localidad con el apoyo de Navarra Suma y el Grupo Independiente de Huarte, pero posteriormente dimitió para pasar a formar parte del nuevo Gobierno Foral, donde ejerce como directora de Interior. El PSN todavía no ha sustituido a la concejala socialista y ahora será EH Bildu quien se haga con la Alcaldía como la lista más votada, en concreto el ex alcalde Alfredo Arruiz.

El secretario de Organización del PSN-PSOE, Ramón Alzórriz, ha asegurado que no han encontrado ningún sustituto para López y no han logrado convencer al resto de integrantes de la lista en Huarte para suplir la baja de la concejala, dejando vacante el acta que le corresponde en el municipio de Huarte durante el pleno de este martes.

Pleno con ausencias

El cabeza de lista de EH Bildu, Alfredo Arruiz, ha revalidado así el cargo que ya ejerció en la pasada legislatura, al contar con los votos a favor de su propia formación y de Geroa Bai, mientras que Navarra Suma ha apoyado al candidato del Grupo Independiente de Huarte (GIH), Iñaki Crespo.

El pleno de investidura ha transcurrido con la presencia de 12 concejales, cinco ediles de EH Bildu, cuatro de GIH, dos de Navarra Suma y uno de Geroa Bai. Al producirse un empate ha salido adelante el candidato de EH Bildu al ser la lista más votada.

La decisión del PSN ha vuelto a levantar el discurso más crítico por parte de la coalición Navarra Suma, que el pasado 15 de junio había votado precisamente por Amparo López para evitar que la alcaldía recayese en manos abertzales, y habían abierto la posibilidad de que, tras la baja de la edil, los socialistas y la coalición de centro derecha apoyasen al candidato del Grupo Independiente de Huarte (GHI), Iñaki Crespo, segunda fuerza más votada por detrás de Bildu.

‘Primer pago’ a Otegi

«El sustituto de López ha decidido no tomar posesión con el fin de ceder el paso a EH Bildu» algo que «solamente se puede entender como un primar pago a Otegi», denunciaba este lunes la vicesecretaria de Organización del PP, Ana Beltrán. «Esta cesión confirma que existe un pacto oculto entre María Chivite y Pedro Sánchez con Bildu» sobre todo cuando «era posible una alternativa constitucionalista».

También se manifestó al respecto el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quien a través de las redes sociales lanzó un duro ataque al Presidente en funciones, asegurando que «estos pactos del PSOE con Otegi son una vergüenza y una humillación para la democracia española».

Lastra llama ‘miserables’ a PP y Ciudadanos

Sobre este asunto, la vicesecretaria del PSOE, Adriana Lastra, ha reprochado este martes las «miserables declaraciones» de PP y Ciudadanos sobre un supuesto pacto entre PSOE y EH Bildu en Navarra, algo que ha negado categóricamente. «No hay ningún pacto con Bildu ni Navarra ni en ningún sitio», ha afirmado Lastra, quien ha puesto como muestra que este partido no gobierna en Pamplona «gracias al PSOE» y ha criticado las palabras de la «coalición radical de derecha» a este respecto, antes de la Diputación Permanente del Congreso.

Lastra ha advertido de que ya está «un poco cansada» de que la «derecha radical» le eche a los socialistas «el terrorismo a la cabeza» cuando es un partido que «tiene las calles de Navarra y de Euskadi regada» con sangre de sus compañeros y fue «la punta de lanza para conseguir acabar con el terrorismo en España».