En teoría iba a ser un pleno urgente entre Carmen Calvo y el resto de partidos en el que la vicepresidenta iba a responder a sus «bandazos» por la gestión del Open Arms. Pero Rafael Simancas, el veterano diputado del PSOE que a punto estuvo de ser presidente de la Comunidad de Madrid en 2003, fue el elegido para desatar las hostilidades: habían hablado todos los portavoces, como Cayetana Álvarez de Toledo (PP), Inés Arrimadas (Ciudadanos) o Noelia Vera (Podemos). Entonces llegó el turno del socialista madrileño.

«No son ustedes de fiar, no podemos confiar en ustedes», disparó Simancas. «Utilizan el primer flanco para dañar al Gobierno y no es la primera vez», como el pasado 25 de julio, recordó, «cuando frustraron la investidura de Pedro Sánchez, y también en 2016».

El ataque de Simancas, basado en reprochar a los morados que votaran con PP y los naranjas, era la guinda al jueves negro para la salud de las negociaciones entre PSOE y Podemos. La mañana arrancó con declaraciones del secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, fijando la próxima reunión con Podemos a dos semanas de las elecciones.

No son ustedes de fiar, no podemos confiar en ustedes», disparó Simancas (PSOE)

Continuó poco después con el secretario general de Podemos Pablo Iglesias en una dura entrevista en la Cadena Ser, en la que aseguró haberse enterado del plan de 300 propuestas del PSOE por los medios de comunicación y confirmó que si el PSOE vuelve a ofrecerle lo mismo que en julio añadiendo las políticas activas de empleo, votaría a favor de la investidura de Sánchez. La respuesta socialista fue un portazo.

A las 16 horas del jueves empezaba el pleno urgente sobre el Open Arms. La portavoz de Podemos Noelia Vera en principio no se salió del guión: por donde más atizó al actual Ejecutivo en funciones en su primera intervención fue al reprochar la amenaza de Calvo de multar al Open Arms y por la falta de recursos de la entidad pública empresarial Salvamento Marítimo.

Noelia Vera: «Dejen el tono paternalista y de superioridad al tratarnos»

Lo que iba a ser un debate sobre inmigración terminó concentrando los focos en los embates entre ambas formaciones, que en teoría deberían negociar si quieren evitar elecciones en noviembre. Simancas desenterró el hacha de guerra. Además de destacar la poca fiabilidad que para el PSOE tiene Podemos, clamó: «No se puede ser gobierno y contragobierno. No se puede aspirar a formar parte del gobierno del Estado de derecho y luego recriminar a una vicepresidenta, que exige a todo el mundo que cumpla la ley».

Noelia Vera recogió el testigo: «Dejen el tono paternalista y la superioridad al tratar con nosotros. Ustedes no han traído el debate sobre la inmigración, quienes lo han puesto sobre la mesa son ONG como Open Arms o SOS Racismo», afeó la portavoz. «Viene hoy aquí a enfrentarse a Salvini cuando en un mes no ha sido capaz de hacerle frente».

Vera recordó las palabras de la vicepresidenta en una entrevista, frente a las que contrapuso las obligaciones de rescate humanitario: ‘Todo el mundo sabe lo que puede hacer y lo que no, incluido un barco. El barco no tiene permiso para rescatar, lo sabe el capitán y se lo recordó el ministro de Fomento’, leyó la diputada morada. Y continuó: «Dígame con qué PSOE nos podemos sentar a hablar, ¿con el que habla de Salvamento Marítimo o con el que contribuye a recortar la plantilla?; ¿con el que iba a quitar las concertinas o con el que da por lo bajini 35 millones a Marruecos?».

Acto seguido regresó Simancas a la tribuna. «¿Le parece normal traer a la ministra Calvo a asistir a una serie de reproches?». Simancas hizo referencia al efímero tuit del diputado de Podemos Pedro Honrubia, en el que este último escribió ‘Calvini’: «Hablan ustedes de Calvini en redes sociales. Señora Vera, Salvini cierra los puertos, Calvo los abre. Salvini cierra los centros de ayuda, Carmen los multiplica».

Pablo Echenique, tras el debate: «Sánchez ha decidido no negociar e ir a elecciones»

El colofón lo puso la vicepresidenta en el último turno de palabra. «Señora Vera, no me parezco a Salvini». Y de repente se dirigió a la diputada Ione Belarra: «Soy la misma Carmen a la que llamabas por las mañanas, Ione, cuando estabas preocupada por la crisis migratoria. Pero lo de Salvini me supera».

Las palabras de Calvo y Simancas también llegaron a oídos de Echenique, secretario de Acción de Gobierno de Podemos y responsable de las negociaciones con el PSOE: «La conclusión es triste pero difícil de negar: Pedro Sánchez ha decidido no negociar e ir a elecciones», subrayó en su cuenta de Twitter tras el debate. Al acabar el 29 de agosto, la desconfianza entre Podemos y PSOE no había hecho más que agravarse.