Política

Sánchez se reunirá con Iglesias a dos semanas de la fecha límite para elecciones

Ferraz aumenta la presión y retrasa los contactos con Unidas Podemos a la segunda semana de septiembre

logo
Sánchez se reunirá con Iglesias a dos semanas de la fecha límite para elecciones
Pedro Sánchez, este jueves en el Congreso de los Diputados.

Pedro Sánchez, este jueves en el Congreso de los Diputados. EFE

Resumen:

La segunda -y última- oportunidad para investir a Pedro Sánchez se negociará, de nuevo, in extremis. Después de las críticas al líder del Ejecutivo por irse de vacaciones a Doñana con «los deberes sin hacer» y emplazar el reinicio de los contactos con sus socios potenciales a la última semana de agosto o primera de septiembre, desde Ferraz presionan aún más a los morados y aplazan la reunión formal con Pablo Iglesias a la segunda semana de septiembre, fecha en la que el Ejecutivo también tiene intención de contactar con Pablo Casado y Albert Rivera para insistir en la opción de la abstención, pese a que este último negó hasta en dos ocasiones la reunión con Sánchez antes de la investidura fallida de julio.

Así lo ha confirmado el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, que en una entrevista para la Cadena Ser ha anunciado que el PSOE no tiene previsto mantener ningún tipo de contacto con Podemos antes de la semana del 9 al 15 de septiembre, lo que abocaría a negociar a menos de dos semanas de la fecha límite para la repetición electoral: si el próximo 23 de septiembre no hay Gobierno, el Rey disolverá las Cortes y los españoles estarán llamados nuevamente a las urnas el 10 de noviembre, los cuartos comicios en tan solo cuatro años.

Pedro Sánchez sí se reunirá con líderes territoriales la próxima semana, ha recordado Ábalos, en alusión a las visitas previstas en Cantabria y País Vasco para verse con Miguel Ángel Revilla (PRC) y Antoni Orduzar (PNV), mientras que esta semana finalizarán los encuentros con la sociedad civil para ampliar el programa político que los socialistas prevén trasladar al resto de partidos.

El fantasma de la repetición electoral cobra ahora más fuerza que nunca. De apurarse el calendario al límite y en caso de haber acuerdo, la ronda de contactos con el monarca debería realizarse en la semana del 16 de septiembre, para celebrar el primer debate de investidura el viernes 20.

Pero el entendimiento continúa estancado. Ábalos ha reiterado este jueves que no repetirá la oferta de julio a Unidas Podemos y no habrá más alternativa que la de un Gobierno socialista en solitario, si bien ha insistido la negociación en el marco de un acuerdo programático progresista y «abierto» con los de Iglesias y ha incidido en la «responsabilidad» que deben tener los morados ante el riesgo de que la derecha «sin tener mayoría en unas elecciones» termine gobernando España.

También ha apelado a la responsabilidad de la oposición, especialmente la del PP, con los que, ha asegurado, mantiene contactos para pedir que faciliten la investidura «aunque sea por una cuestión de reciprocidad», en relación con la abstención del PSOE para que gobernase Mariano Rajoy en 2016 algo que, afirma, «me costó dos úlceras».