Política 'CASO PÚNICA'

El juez investiga si el PP pagó con 'dinero negro' la reforma del despacho de Aguirre

El instructor pide al PP de Madrid los contratos de las obras de remodelación de la primera planta de Génova 13, ocupada por la dirección regional / Otro juez de la Audiencia Nacional acreditó que el PP pagó con 'dinero B' la rehabilitación del resto del edificio

logo
El juez investiga si el PP pagó con 'dinero negro' la reforma del despacho de Aguirre
Esperanza Aguirre, en su despacho durante una entrevista en 'Salvados' (La Sexta)

Esperanza Aguirre, en su despacho durante una entrevista en 'Salvados' (La Sexta) LA SEXTA

Resumen:

El juez que instruye el caso Púnica investiga si el Partido Popular de Madrid pagó con la ‘caja B’ las obras de remodelación de la planta primera de Génova, donde se ubicaba el despacho de la ex presidenta de la formación regional y de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre.

En un auto fechado este lunes, al que ha tenido El Independiente, el magistrado Manuel García-Castellón solicita al PP madrileño que le aporte “los contratos firmados por proyectos y realización de las obras de remodelación de la sede del partido” del primer piso de Génova 13, destinado a los despachos de los líderes regionales. Dichas obras habrían sido sufragadas por el yerno de Juan Miguel Villar Mir, Javier López Madrid, según publicó el diario El Español. El empresario, también imputado en la financiación irregular del PP madrileño, realizó presuntamente pagos en metálico a dirigentes del partido para costear las obras de la primera planta de Génova 13.

Los trabajos de reforma de dicho edificio madrileño tuvieron lugar entre los años 2005 y 2010 y gran parte de los mismos se pagaron con dinero negro, según concluyó el ex juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz en el auto donde dio por acreditada la financiación irregular de los populares a nivel nacional durante, al menos, 18 años.

De nuevo, las obras en B de Génova

De hecho, la Sala de lo Penal está pendiente de enjuiciar –lo hará previsiblemente a comienzos del año próximo- dicha causa, en la que se investigan los pagos de las obras con fondos opacos para la remodelación de varias plantas de Génova 13. En el banquillo de los acusados se sentarán el extesorero del PP Luis Bárcenas, el ex gerente Cristóbal Páez, el arquitecto de la empresa Unifica Gonzalo Urquijo y las empleadas de dicha mercantil Belén García y Laura Montero.

Los hechos que en el marco del caso Púnica investiga el titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, están fuera del perímetro del procedimiento dirigido por el Juzgado Central de Instrucción 5 y pendiente de enjuiciar.

Otro juez de la Audiencia Nacional ya acreditó que el PP pagó con ‘dinero B’ la rehabilitación del resto del edificio

En ese caso, las pesquisas se han centrado en la financiación de las obras de reforma de las plantas baja, segunda, tercera, cuarta, quinta, sexta, séptima, en los sótanos y en el garaje, no del primer piso. El juez José de la Mata, actual titular del Juzgado Central de Instrucción Número 5 de la Audiencia, ha cifrado en 1.552.000 euros la cantidad que el PP pagó por la reforma ejecutada en su sede nacional entre 2005 y 2010 «al margen de la facturación y contabilización oficial».

Al aceptar la diligencia solicitada por la Fiscalía Anticorrupción, el juez García-Castellón quiere averiguar si el PP de Madrid sufragó de forma irregular la rehabilitación de la primera planta de Génova 13, edificio cercano a la madrileña Plaza de Colón.

Dinero «de procedencia desconocida»

De momento, la investigación del caso Púnica ha puesto al descubierto que el PP de Madrid manejó durante años una ‘caja B’ para pagar a proveedores de servicios electorales que «se nutría con ingresos de dinero en efectivo de procedencia desconocida».

Construido en 1974, Génova 13 cuenta con una superficie construida de 10.243 metros cuadrados, según la información del Catastro. En concreto, las oficinas ocupan 6.811 metros cuadrados repartidos en nueve plantas, ocupando la primera la dirección regional.

Tras permanecer como inquilino desde febrero de 1983, el PP firmó la compra del edificio en 2006 tras solicitar un crédito hipotecario a Banesto (Grupo Santander) de 37 millones de euros. Como informó El Independiente, el Partido Popular ha amortizado ya más del 65 % del préstamo, quedándole por amortizar aún casi 13 millones de euros.