El Ucraniagate empieza a adoptar el tono de un serial televisivo. La Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes ha desvelado la queja que presentó un agente estadounidense, donde este funcionario denunciaba cómo la Casa Blanca había intentado impedir el acceso a la transcripción íntegra de la conversación telefónica que mantuvieron el presidente Trump y el líder ucraniano Volodomir Zelenski.

«Altos cargos de la Casa Blanca me dijeron que abogados de la Casa Blanca les habían ordenado que retiraran la transcripción electrónica del sistema informático en el que estas transcripciones son habitualmente almacenadas para luego distribuirse a los altos cargos de Gabinete», señala este funcionario que ha desvelado el caso por el que Trump puede ser sometido a un proceso de impeachment, según informa Europa Press.

Ahora se ha sabido que el Departamento de Justicia decidió no abrir una investigación cuando recibió la queja del agente. La conversación entre Trump y Zelenski fue escuchada por 12 personas.

A su vez, el director nacional del Inteligencia, Joseph Maguire, ha declarado ante la comisión de Inteligencia cómo el caso del denunciante es «único y sin precedentes». Añadió que cree que «el denunciante hizo lo correcto» y respetó los procedimientos adecuados, según informa Univision.

En su cuenta de Twitter, el presidente Trump afirma, en mayúsculas, es decir, a gritos, cómo los demócratas pretende «destruir el Partido Republicano» a la vez que insta a su partido a «pelear duro». A su juicio, «el país está en juego».

El presidente Trump habría abusado de su poder como presidente con el fin de conseguir un rédito político en su previsible carrera presidencial con el ex vicepresidente demócrata Joe Biden. En la conversación telefónica, que fue dada a conocer por la Casa Blanca el miércoles, Trump pide a Zelenski que informe al fiscal general de todo lo que averigüe sobre los negocios del hijo de Biden, Hunter, quien trabajó como abogado para una empresa gasística ucraniana.

En las nueve páginas de documento desclasificado que ha publicado el Congreso, el denunciante anónimo cuenta que ha recibido «información de múltiples altos cargos gubernamentales» que mantienen que Trump «está usando las competencias de su cargo para favorecer la injerencia de un país extranjero en las elecciones estadounidenses de 2020».

Ocultación del documento

«Durante los últimos cuatro meses, más de media docena de altos cargos estadounidenses me han informado de varios hechos relacionados con este esfuerzo», indica el denunciante. Reconoce, sin embargo, que no ha sido «testigo directo de la mayoría de los hechos descritos» en su denuncia.

«La transcripción fue almacenada en otro sistema electrónico separado que se utiliza para almacenar y gestionar información clasificada de una naturaleza especialmente sensible. Un alto cargo de la Casa Blanca ha descrito esta acción como un abuso del sistema electrónico porque la llamada no contenía nada remotamente sensible desde el punto de vista de la seguridad nacional», explica el denunciante.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

El abogado personal de Trump, Rudolph Giuliani, cobra un papel protagonista en esta trama, tal y como se desvela en la denuncia. Habría mantenido encuentros con dirigentes ucranianos para recabar datos sobre Hunter Biden, que fue abogado de una empresa gasística vinculada al ex presidente Yanukovich.

La denuncia aporta dos anexos que han sido parcialmente censurados en los que señala que el Gobierno de Estados Unidos bloqueó la ayuda militar a Ucrania por decisión directa del presidente Trump y apunta indirectamente a que este bloqueo de las ayudas podría estar vinculado con el hecho de que la Fiscalía General ucraniana no estuviera investigando al hijo de Biden.

El presidente Trump, en su línea de victimizarse para defenderse de cualquier crítica, asegura que es víctima de «la mayor caza de brujas de la Historia de EEUU». Añadía, además, que era de chiste que trate de promoverse su destitución por la conversación que mantuvo con Zelenski.

Como decía la veterana Nancy Pelosi, presidente de la Cámara de Representantes, o bien Trump ignora las consecuencias de sus actos, o bien carece de sentido ético y de responsabilidad. En cualquier caso, los demócratas han dicho basta.