Política REACCIÓN DE LOS FRANCO AL FALLO DEL ALTO TRIBUNAL

"La sentencia del Supremo supone la expropiación del cadáver de nuestro abuelo"

Los siete nietos del dictador insisten en que plantearán batalla en los tribunales “hasta el final” y confían en que el prior del Valle de los Caídos siga sin conceder la autorización eclesiástica al Gobierno para acceder a la basílica pese al fallo del Alto Tribunal

logo
"La sentencia del Supremo supone la expropiación del cadáver de nuestro abuelo"
Francisco Franco, uno de los siete nietos del dictador.

Francisco Franco, uno de los siete nietos del dictador.

Resumen:

Los siete nietos de Franco han dado este martes el mandato al abogado Luis Felipe Utrera-Molina de «seguir adelante» y plantar batalla en los tribunales «hasta el final» al Gobierno de Pedro Sánchez, decidido a ejecutar en vísperas de las elecciones del 10-N la exhumación de los restos del dictador y su traslado al cementerio de El Pardo-Mingorrubio (Madrid) tras el espaldarazo que acaba de recibir de la Justicia.

«La sentencia del Supremo supone la expropiación del cadáver de nuestro abuelo. Iremos hasta el final». Éste es el mensaje que a través de su abogado han trasladado a este diario Carmen, María de la O, María del Mar, José Cristóbal, María Aránzazu, Jaime Felipe y Francisco Franco Martínez-Bordiú tras analizar el fallo del Alto Tribunal.

Por unanimidad de sus seis magistrados, la Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo ha rechazado íntegramente el recurso que los nietos del dictador interpusieron contra los acuerdos de 15 de febrero y 15 de marzo pasados por los que el Consejo de Ministros acordó la salida de los restos de Franco de la basílica del Valle de los Caídos -donde permanecen enterrados desde primera hora del 23 de noviembre de 1975- y designó el camposanto de El Pardo como lugar para la reinhumación.

El Supremo ha rechazado que la decisión del Ejecutivo suponga una vulneración del derecho de los descendientes a que su familiar pueda «recibir sepultura digna sin discriminación por motivos religiosos» y ha concluido que lo que se busca es sacar al dictador de un lugar público para «retirar del primer plano cuanto signifique un enfrentamiento civil». También ha justificado el veto a que el posterior enterramiento pudiera llevarse a cabo en la cripta que la familia tiene en la catedral madrileña de la Almudena, como deseaban los descendientes en el caso de que el Supremo avalara la exhumación.

El letrado Utrera-Molina (socio del despacho JY Hernández-Canut Abogados) considera que están «fuera de lugar» las valoraciones de «tipo político» que hace el Supremo en la sentencia, cuando el objeto del procedimiento era determinar si la decisión del Gobierno de Sánchez es o no conforme al ordenamiento jurídico. «No se trataba de juzgar la Historia, sino de si se han vulnerado derechos fundamentales. Con esta sentencia, se les ha quitado el derecho a mis representados de disponer sobre el cadáver de su abuelo», ha censurado.

Los Franco confían en que el prior del Valle de los Caídos siga sin conceder la autorización eclesiástica al Gobierno pese al fallo del TS

El abogado ha mostrado la confianza de los Franco en que el prior de la abadía del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, siga sin conceder la autorización eclesiástica al Ejecutivo para acceder al interior de la basílica. El benedictino denegó el permiso solicitado a finales del pasado año por el Ministerio de Justicia al no existir el «indispensable consentimiento» de los familiares para sacar los restos de Cuelgamuros y llevarlos a otra sepultura.

La Iglesia española puede hacer recomendaciones pero carece de autoridad para doblegar al prior del Valle de los Caídos a fin de que éste conceda la autorización que hasta ahora ha rechazado. El religioso tan sólo responde ante el Papa, el único que podría obligar a renunciar a la inviolabilidad que consagra el artículo 1.5 del vigente Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre asuntos jurídicos.

Respuesta judicial con «carácter inmediato»

Utrera-Molina ha excusado precisar qué pasos judiciales piensa dar en su intento de evitar que se materialice la exhumación, si bien ha reconocido que se hará con «carácter inmediato» ante los planes del Ejecutivo de materializar el traslado «lo más rápido posible» para alejarlo de la campaña electoral del 10-N. «No vamos a esperar», ha anunciado.

Entre otras opciones, los Franco podrían interponer un incidente de nulidad ante el mismo Tribunal Supremo o recurrir ante el Tribunal Constitucional por entender que se vulneran derechos fundamentales de sus representados. De tomar este camino, el abogado sí reconoce que solicitarán la suspensión cautelar de la exhumación, como ya hicieron cuando acudieron al Supremo.

La familia también ha anunciado ya que, en caso de que no prosperen las pretensiones que seguirá ejerciendo ante la Justicia española, acudirán al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). Eso dilataría la resolución del pleito.