Política

El socio de Villarejo declara que no sabía que era policía hasta que le ascendieron a comisario

Rafael Redondo comparece como investigado por el espionaje a los propietarios de la urbanización madrileña La Finca.

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre de 2017.

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre de 2017. EFE

Rafael Redondo, abogado y socio de las empresas del comisario en prisión preventiva José Manuel Villarejo, afirmó este jueves durante su declaración como investigado en el caso Tándem de la Audiencia Nacional que no supo que su socio trabajaba para la Policía hasta que le ascendieron a comisario.

Redondo estaba citado a declarar en el marco de la pieza Land, en la que se investigan los informes de espionaje que la empresaria Susana García Cereceda, hija del propietario de la lujosa urbanización madrileña La Finca, habría encargado a Villarejo sobre su hermana Yolanda García Cereceda en la pugna por una herencia familiar. Unos informes para los que Villarejo, policía en activo además de empresario por aquellas fechas, habría utilizado datos confidenciales a los que habría accedido gracias a sus contactos en la Policía, según sostiene Anticorrupción y la acusación popular ejercida por Podemos. Por estos motivos, Susana García Cereceda, su socio Francisco Peñalver, el jefe de Seguridad de una de sus empresas, David Fernández, y hasta tres policías están investigados por presuntos delitos de cohecho continuado y revelación de secretos, además de Villarejo y Redondo.

Negocios al menos desde 2004

Este último, según fuentes jurídicas, sostuvo ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 que no conoció la doble condición de policía y empresario de su socio hasta que le ascendieron a comisario, en el año 2008.

Un dato contradictorio con la trayectoria de las empresas de ambos y los indicios que les implican en el caso Tándem. Precisamente Redondo es uno de los investigados en la pieza BBVA de la causa, en la que se abordan los trabajos que el banco presidido por Francisco González habría encargado a las empresas de Villarejo durante una década, desde 2004 hasta 2014. Durante los primeros años, esos encargos habrían consistido presuntamente en averiguar los movimientos de quienes planeaban un asalto al consejo de administración del banco desde Sacyr. Una vez más, las filtraciones de bases de datos policiales con la presunta mediación del ex jefe de Seguridad del banco, Julio Corrochano, también ex agente y antiguo conocido de Villarejo, habrían sido claves.

Firmó el contrato con BBVA

Precisamente Redondo firmó el 2 de diciembre de 2004, en nombre de la sociedad Club Exclusivo de Negocios y Transacciones S.A., el contrato que daba inicio a los trabajos de su sociedad y la de Villarejo con BBVA, según publicaron Moncloa.com y El Confidencial.

Resulta complicado entender que por aquellas fechas, y después de que el contrato con la entidad llegara a ambos socios de la mano del ex policía Corrochano, Redondo no conociera la condición de agente encubierto de su socio.

Pero hay más datos que llevan a poner en entredicho ese extremo de su declaración. La sede de las empresas de Villarejo y el despacho de abogados Stuart & Mckenzie, dirigido por Redondo y participado también por el comisario, se encontraban en la misma dirección, la plaza Pablo Picasso de Madrid.

Los distintos gobiernos del PSOE y Partido Popular autorizaron a Villarejo a combinar su condición de agente encubierto con la actividad de sus empresas privadas. Según fuentes conocedoras de su trayectoria, él nunca llegó a tener un despacho en la Dirección Adjunta Operativa (DAO) ni en los departamentos de Policía para los que trabajó. Su despacho estaba en Torre Picasso. Por tanto, según las mismas fuentes consultadas, despachaba con miembros de la Policía (incluso altos cargos) en dicha sede, igual que lo hacía con sus clientes privados. Una dato más que hace dudar de que Redondo no estuviera al tanto de la doble condición de Villarejo antes del año 2008.

Comentar ()