Las elecciones generales del próximo 10 de noviembre no han sido una buena idea para el PSOE. Las encuestas, ya casi al unísono, pronostican que empeorará sus resultados respecto al 28 de abril, cuando obtuvo 123 escaños. Ahora la media de todas las encuestas publicadas ubica al Partido Socialista en 121, y no son anecdóticas las que le dejan por debajo de 120. Pedro Sánchez puede acabar pagando la responsabilidad del bloqueo político en el que España, probablemente, continuará tras los próximos comicios.

La irrupción de Más País no ha alterado apenas los equilibrios en el Hemiciclo. Desde que Íñigo Errejón confirmó que concurrirá a las generales el 10-N se han publicado 12 encuestas con estimación de escaños. La media de todas ellas estima que PSOE, Unidas Podemos y Más País sumarán en total 165 diputados, sólo uno menos que los 166 que lograron el 28 de abril entre Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Compromís, ahora integrado en la coalición de Errejón.

El bloque del centro-derecha compuesto por PP, Ciudadanos y Vox también calcaría su desempeño del 28-A, aunque con un reparto de fuerzas muy diferente al actual. El PP escalaría desde 66 hasta 96 escaños (98, con los de Navarra Suma), mientras que Ciudadanos pasaría de 57 a 31 y Vox de 24 a 20.

Vox resiste en las encuestas pese a la crisis de dimisiones y aviva las esperanzas de ‘remontada’ en el bloque de la derecha

Sin embargo, esa tendencia es positiva para este bloque, que mejora sus perspectivas en las encuestas más recientes. La publicada esta semana por GAD3 tiene el trabajo de campo más reciente -entre el 4 y el 6 de octubre- y eleva la suma de este bloque hasta 153 escaños (93 para el PP y 29 para Ciudadanos y Vox), a sólo nueve de la suma de PSOE, Podemos y Más País.

El crecimiento del Partido Popular impulsa este intento de remontada y lanza a los de Pablo Casado claramente por encima de los 90 diputados. Sigma2, Celeste Tel y Hamalgama dejan al PP a uno o dos diputados de la barrera de los 100, que sí supera según los últimos paneles del portal web Electomanía, en los que el PP llega a amenazar la primera posición del Partido Socialista.

El sorpasso de Vox

En el bloque del centro-derecha llama también la atención la fuerte resistencia de Vox, que mantendría prácticamente inalterada su fuerza del 28-A. Incluso llega a fantasear con el sorpasso que culmine el fracaso de Ciudadanos, que compareció en la pasada noche electoral para oficializar su asalto al liderazgo de la oposición y lucha ahora por no caer a la quinta plaza a nivel nacional.

Errejón no altera el panorama y se arriesga a obtener un resultado pírrico que complique incluso la obtención del grupo parlamentario

Donde también coinciden las encuestas es al señalar que la irrupción de Íñigo Errejón y Más País no será para tanto. La media de sondeos coloca a la nueva formación en 10 escaños, lo cual sería un resultado ciertamente pobre si finalmente se presenta en por lo menos 15 circunscripciones.

Errejón, según encuestas como la de Sociométrica para El Español, a duras penas optaría a conseguir cinco diputados y grupo parlamentario propio. Su peso, a día de hoy, no sería especialmente decisivo para la conformación de un futuro gobierno.

Sánchez, si renuncia a mirar hacia Ciudadanos y el Partido Popular seguirá necesitando de la connivencia de los nacionalistas para sacar adelante la investidura. Y tampoco en ese flanco habrá grandes variaciones: ERC y Junts per Catalunya mantendrían su peso actual y cederían como mucho uno o dos diputados a la CUP, que debuta en unas elecciones generales. PNV y EH Bildu también mantendrían su reparto de fuerzas.