Política

Los ministros salen en tromba para negar la inacción del Gobierno en Cataluña

Carmen Calvo culpa a "la herencia del PP" de los desórdenes públicos y el auge del independentismo

logo
Los ministros salen en tromba para negar la inacción del Gobierno en Cataluña

Pedro Sánchez presidiendo este jueves el Comité de Coordinación sobre los disturbios en Cataluña. E.I.

Resumen:

La Moncloa ha iniciado este jueves una ofensiva comunicativa para negar la inacción del Gobierno en Cataluña. Ministros como Fernando Grande-Marlaska (Interior), José Luis Ábalos (Fomento), Isabel Celáa (Educación) y Carmen Calvo (Vicepresidencia) llevan toda la mañana ofreciendo entrevistas en radio y televisión para negar las acusaciones de la oposición por inacción del Gobierno frente a los altercados en Cataluña.

La estrategia se completa con las imágenes de Pedro Sánchez este miércoles al frente del comité de coordinación de la situación en Cataluña antes de que se vaya hasta el viernes a Bruselas para participar en un Consejo Europeo sobre el Brexit. El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, será el encargado de informar en rueda de prensa tras el comité.

Todos ellos han reforzado el mensaje lanzado por el presidente en funciones el miércoles por la noche. Han cuestionado la condena «a rastras» que hizo anoche el presidente de la Generalitat, Quim Torra, del uso de la violencia en Cataluña, y han apostado por la «calma, la tranquilidad, la moderación y la proporcionalidad» en la respuesta a los incidentes.

Además, han defendido el trabajo del ministro del Interior después de que OkDiario publicara que se encontraba cenando en un restaurante madrileño el miércoles por la noche mientras se recrudecían los disturbios en Barcelona. «Es mezquino que el PP pida su dimisión», ha reprochado Calvo, que ha responsabilizado al partido líder de la oposición de esos altercados.

«Esto es una herencia del PP», ha asegurado, en referencia a la «mala gestión del PP» sobre el independentismo que, a su juicio, ha provocado que su apoyo social pasara de un 10% de la población a un 48%.

Calvo también ha denunciado que la actitud de Torra no está a la altura del cargo que ocupa ni de su responsabilidad como presidente de todos los catalanes, mientras ha alabado el «extraordinario trabajo» del consejero catalán de Interior, Miquel Buch, y del mando de los Mossos, Eduard Sallent.

La vicepresidenta ha recordado al presidente catalán y a la Mesa del Parlament la advertencia que les ha realizado el Tribunal Constitucional a instancias del Gobierno de que si traspasan la línea legal «automáticamente entrarían en un delito» y el Ejecutivo «actuará».

En cuanto a la petición que realizó ayer el líder del PP, Pablo Casado, de que el Gobierno aplique la Ley de Seguridad Nacional, Carmen Calvo ha insistido en que «no hay motivos» para hacerlo porque la coordinación que contempla la ley entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se está produciendo «por la voluntad firme de los Mossos, incluidos su responsable, el consejero y el ministro Marlaska», al que ha alabado por la labor de coordinación entre los cuerpos.

En la misma línea se ha pronunciado el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, que ha destacado que los Mossos d’Esquadra están funcionando frente a los disturbios en Cataluña y, por eso, «no se puede aplicar» la Ley de Seguridad Nacional como demandan el PP y Cs. «No es el caso», ha asegurado.

El también dirigente socialista ha defendido que la policía autonómica catalana está actuando «con profesionalidad» y sometida a coordinación, y ha subrayado que «el Estado es fuerte y no cabe incluir elementos de desconfianza». «Necesitamos una respuesta adecuada», ha insistido el titular de Fomento, para quien lo que se está viendo en Cataluña «no son manifestaciones sino situaciones de colapso», antes de preguntarse si «un neumático ardiendo o una trinchera entra en el derecho a la manifestación».

Los ministros también han negado las acusaciones de la oposición por la imprevisión del Gobierno. «Me sorprende que alguien piense que íbamos a perder los nervios, sabíamos lo que iba a pasar», ha asegurado la vicepresidenta, calificando de «miope» la actitud de Casado y de Albert Rivera. «No vamos a perder la calma, ya la está perdiendo bastante gente como para que la perdamos nosotros», ha zanjado.