El portavoz del PNV en el Congreso y candidato a la reelección, Aitor Esteban, ha respondido a la polémica desatada tras negarse a dar la mano al representante de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, tras el debate en TVE. «Creo que hice lo que tenía que hacer», ha defendido en un vídeo difundido por el PNV.

Las razones de este «rifirrafe», según ha explicado Esteban, son que el portavoz de Vox le había llamado «racista» tanto a él como a todos los miembros del PNV. Justo después, en el vídeo difundido por la formación vasca, se reproducen unas declaraciones de Santiago Abascal en el Congreso de los Diputados vinculando la inmigración con la violencia.

«Desde luego, en Europa a estos partidos totalitarios fascistas que son herederos orgullosos del Franquismo se les hace el cordón sanitario, no se les blanquea en los medios de comunicación, no se les trata como un adversario demócrata más, porque no lo son», argumenta Esteban.

«A alguien que nos llama racistas, que quiere ilegalizar mi partido, que quiere eliminar las instituciones de Euskadi y la autonomía vasca no estoy obligado a darle la mano. Creo que debemos decir las cosas claras de una vez por todas», termina el portavoz del grupo vasco,

Este mismo viernes el PNV también ha salido en defensa de Esteban al asegurar que «no da la mano a franquistas».