Pedro Sánchez y Pablo Iglesias comparecerán juntos este martes en el Congreso de los Diputados para anunciar un principio de acuerdo para buscar un «gobierno progresista» en España. Los líderes de PSOE y Podemos mantienen negociaciones desde este lunes y el PSOE ha aceptado la presencia de Pablo Iglesias en el Ejecutivo como vicepresidente, tal y como ha adelantado La Política Online.

Fuentes parlamentarias han confirmado los contactos y han anunciado la convocatoria, a las dos de la tarde, de una comparecencia en la que los candidatos de ambos partidos comparecerán para explicar el preacuerdo que han logrado en las últimas horas.

El texto incluirá referencias a Cataluña, donde apostará por «garantizar la convivencia» con un redactado ambiguo que apele a «la normalización de la vida política con fórmulas de diálogo para el entendimiento y el encuentro», como ha informado La Vanguardia. Será una especie de decálogo centrado alrededor de la lucha contra el cambio climático, políticas contra la violencia machista y «contra la precariedad y el desempleo».

Los contactos se han llevado con absoluta discreción y han avanzado muy rápido desde el mismo lunes por la mañana. Han estado dirigidos por los propios Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que ahora deben completar los números para que la investidura salga adelante en el Congreso y se permita la formación de Gobierno.

La suma de PSOE (120) y Unidas Podemos (35) suma 155 escaños, a los que presumiblemente habrá que sumar los tres de Más País, alcanzando así los 158. Si se suma al PNV (7), PRC (1), Teruel Existe (1) y BNG (1), le suma podría llegar hasta 168 diputados.

Con el probable voto en contra de Partido Popular y Navarra Suma (90), Vox (52), Junts per Catalunya (8), EH Bildu (5) y la CUP (2), el acuerdo tendría 157 escaños de oposición tanto desde la derecha como desde el nacionalismo de bloqueo.

Todo el peso recaería, por tanto, sobre ERC (13) y Ciudadanos (10), que podrían permitir la formación de gobierno con su abstención, o impedirlo con su voto en contra. Es previsible que los dos escaños de Coalición Canaria también se mantengan en la abstención si el acuerdo incluye la presencia de Podemos en el Ejecutivo.